Friday, December 14, 2012

El ensueño (y no solo la pesadilla) de una solución de un único Estado - Brent E. Sasley - Open Zion



Yousef Munayyer tiene razón al decir que un debate productivo acerca de como resolver el conflicto israelí-palestino es totalmente necesario. Pero también debe ser un debate informado y realista, sin embargo los defensores de una solución de un único Estado a menudo pierden de vista estos aspectos, ya que tratan de hacer realidad por encima de todo los derechos palestinos, su seguridad y libertades. La pieza clave de la información que ignoran o pasan por alto es el hecho de que la mayoría de los judíos de Israel simplemente no quieren vivir en un estado con varios millones más de palestinos.

Es cierto que algunos de los líderes de los colonos más políticamente astutos se han movido en esa dirección, y que algunos dentro de la extrema izquierda han concluido que es la única solución justa. Pero aparte del hecho de que la idea que tienen esos colonos de un único Estado no es aquella en la que los palestinos tienen todos los derechos colectivos o políticos, estos defensores de un único Estado ignoran completamente el hecho de que la mayoría de los israelíes no quieren tener nada que ver con una solución de un único Estado, ya que representaría el fin del sueno sionista, e Israel fue creado específicamente para realizar ese sueño.

Basándose en la famosa frase de Theodor Herzl, Munayyer sostiene que a todos los efectos un único Estado ya esta aquí y es regido opresivamente por los judíos. Crear una única entidad estatal y legal seria mejor para todos, afirma Munayyer, y si bien "no necesariamente cumpliría el sueño sionista, tampoco seria una pesadilla". Además, según él, sería la única verdadera solución al conflicto.

Así Munayyer escribe: "la idea de que los israelíes y los palestinos son fundamentalmente incapaces de una coexistencia y convivencia etno-religiosa bajo un sistema de normas acordado que regiría ese único Estado - a pesar de un sinnúmero de grupos étnicos y religiosos que coexisten pacíficamente en las democracias -, además de resultar poco imaginativo, como poco, y ofensivo”.

Yo no veo ese escepticismo como ofensivo. Sin duda, la historia del Oriente Medio nos enseña que abarrotar y agrupar grupos separados en una única entidad estatal o regional en contra de su voluntad, es la peor forma posible de crear estados. Pero más importante aún, es precisamente la idea de un Estado judío independiente, de un Estado-nación del pueblo judío, de una subyacente judeidad, la que subyace en el sueño sionista.  Pero para Munayyer la explicación es más sencilla: "se debe a que los judíos israelíes no quieren vivir en un Estado de no judío". Pero precisamente por esto un único Estado sería simplemente un sueño, o una posible pesadilla.
.
La encuesta más reciente del Instituto de la Democracia de Israel proporciona más datos: el 72,9% de los judíos israelíes se sienten parte "en gran medida y de manera muy notable" del Estado de Israel y de sus problemas, mientras que 17,2% se sienten parte "en cierta medida". El 89,1% de los judíos se sienten muy o profundamente orgullosos de su "israelidad”. En caso de que uno se pregunta si dicha “israelidad” podría incorporar elementos que disminuyeran la judeidad (es decir, una solución de un único Estado), las siguientes cifras cuentan una historia diferente: el 45,3% de los judíos israelíes se consideran "muy sionistas", el 36,4% se consideran "bastante sionistas", y solo el 5,3% se considera "nada sionista".

Cuando se les preguntó acerca de cómo consideraba la naturaleza específica del propio Estado, el 11,7% pensaba que era "muy sionista" y el 44,6% creía que era "bastante sionista", mientras un 33,5% sentía que "no era tan sionista" y el 7,7 decía "en absoluto sionista".

A primera vista esto puede parecer que ofrece esperanzas a una solución de un único Estado, pero esa conclusión resulta desvirtuada por el hecho de que la mayor parte de los componentes de estos dos últimos grupos son haredim y sionistas religiosos. El estudio en su conclusión considera que hay razones para suponer que el campo haredi-Leumi (haredíes y sionistas religiosos), que se definen como sionistas en un grado mayor que todos los demás grupos, ven a Israel como “no tan sionista” en el sentido de “no suficientemente sionista", mientras que los ultra-ortodoxos, que se definen en su mayoría como no sionistas, evidentemente no perciben “la falta de sionismo en el Estado como un rasgo negativo", ya que prefieren un Estado basado en la halajá sobre todos los demás.

Es cierto que las condiciones actuales - con la ocupación israelí, las condiciones azarosas y las rondas de violencia organizada entre Israel y Palestina - son terribles. Pero teniendo en cuenta como los judíos de Israel sienten y consideran la finalidad y naturaleza del Estado de Israel, toda la evidencia indica que esto solo empeoraría si una “solución” de un único Estado se les trata de imponer.

Por ultimo, una solución de un único Estado asume que la crítica de las acciones de una de las partes (Israel), abre la puerta a pensar que sería legítimo socavar sus derechos y necesidades, mientras que se promocionan los de la otra parte (Palestina)..Hacemos bien en forzar el fin de la ocupación en Palestina para siempre, ¿pero por qué entonces también tendríamos el derecho de imponer el final de su Estado a los judíos de Israel?

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home