Saturday, March 08, 2014

¿Debemos confiar en el secretario de Estado John Kerry? - Shmuel Rosner – Jewish Journal


"Nunca vamos a dejar que la Ribera Occidental se convierta en otra Gaza", dijo el secretario de Estado, John Kerry ante los asistentes del congreso anual del AIPAC. Palabras fuertes, en un momento miserable (Ucrania). Programado para hablar en la conferencia política anual de AIPAC, la crisis ucraniana eclipsó todas las demás cosas. Kerry ayer fue un hombre con una misión imposible: convencer a un grupo de activistas pro-Israel de que pueden contar con que la administración Obama mantenga el buen juicio con respecto a Israel, Irán, Palestina y todas las otras cuestiones por las que están justamente preocupados. Pero a medida que los activistas estaban escuchando a Kerry, las tropas rusas seguían burlándose de cualquier intento por parte de la administración Obama de pretender tener la capacidad de contener y prevenir el caos. ¿Podría evitar Kerry que una posible guerra en Crimea se convierta en "otra Gaza"?
Por supuesto, la guerra de Crimea no se va a convertir en "otra Gaza", pero es un testimonio de la limitada capacidad actual de los EEUU para controlar los acontecimientos no deseados en el mundo. Una y otra vez, la administración Obama ha emitido amenazas huecas y ha cosechado tormentas dentro del escenario mundial. Una y otra vez, su enfoque ha sido cuestionable.

¿Todavía creen que este es el esfuerzo más urgente al que un secretario de Estado de EEUU debe dedicar su valioso tiempo? Escribí sobre Kerry la semana pasada: "Trabajar en el proceso de paz entre israelíes y palestinos es una empresa noble, y realmente lo es, pero, estratégicamente, y desde el punto de vista estadounidense, resulta dedicar mucho tiempo a un asunto relativamente menor. Más civiles murieron en Ucrania en los últimos siete días que en el conflicto entre Israel-Palestina en Cisjordania en los últimos siete años. Más civiles son asesinados en Siria cada mes que lo han sido en Israel y Palestina durante los últimos diez años. Por lo tanto, salvar la mayor cantidad de vidas no puede ser la auténtica motivación para solucionar el conflicto palestino-israelí. Y ni siquiera las consideraciones estratégicas pueden ser hoy en día la razón".

He tenido que reescribir este párrafo hoy mismo, pues me parecía que un lenguaje más duro sería incluso más apropiado.

Kerry advirtió a Rusia este domingo. "A menos que se adopten medidas inmediatas y concretas por parte de Rusia para distender las tensiones, el efecto sobre las relaciones ruso-estadounidenses y sobre el prestigio internacional de Rusia será profundo". Pero he aquí unas de esas preguntas fáciles de responder: Usted es un líder mundial y tiene los dos teléfonos conectados, en uno está Kerry advirtiendo y en el otro está Vladimir Putin… ¿Cuál sería la primera respuesta y que amenaza sería par usted la más peligrosa para su salud y para su país?

Los israelíes parecen tener su respuesta a tales preguntas. La semana pasada, el encuestador israelí Menachem Lazar, de Panels Politics, me remitió a petición mía las respuestas a una serie de últimas preguntas acerca de las relaciones Estados Unidos-Israel. Aquí está una del 16 de enero:
-  El presidente Obama dijo que los EEUU se han comprometido por una paz duradera y por la seguridad de Israel. ¿Tiene confianza en el compromiso de los EEUU con la seguridad de Israel? Sin lugar a dudas, un compromiso estadounidense con la seguridad de Israel es la piedra angular de las relaciones de los dos países. Sin embargo, sólo el 40% de los israelíes dijo tener confianza en Obama con respecto a ese compromiso, mientras que una mayoría del 53% dijo que no la tiene. 
-   En una pregunta distinta, hecha a partir del 27 de febrero, Lazar preguntó a los israelíes si veían en la administración Obama (que se definía en su pregunta como "la actual administración de EEUU") a "un verdadero amigo de Israel". La respuesta, nuevamente, es inquietante. El mayor aliado de Israel, su faro, consiguió un magro 43% sobre esta cuestión. El 43% dice que es un "verdadero amigo", y otro 43% dice que "no es un verdadero amigo". Añadan a estos últimos aquellos israelíes que responden que "no saben", es decir, los israelíes que tampoco saben con certeza si los EEUU es un "verdadero amigo", y tendrán una mayoría del 57% que actualmente no ve a la administración Obama como a un amigo.
Esto es, se diga lo que se diga, un resultado muy molesto. Es molesto para cualquier persona que crea en las relaciones entre Israel y EEUU, y seguramente para muchos activistas que están gastando su tiempo y su dinero en asistir a la conferencia de la entidad encargada de fomentar estas relaciones.

Por supuesto, los israelíes se equivocan. La administración Obama, hablando en general, es más amigable de lo que ellos piensan. Y conociendo el poco grado de confianza que proporcionan otros países en su defensa de la seguridad de Israel, los EEUU siguen siendo los más confiables de todos los demás juntos. Estas cifras de las encuestas que yo recibí de Lazar - hay más, pero supongo que la idea es clara por ahora - no son una descripción exacta de este estado de cosas. Pero nos dan un sentido bastante preciso del estado actual de la opinión publica israelí - que es también, por lo que yo he podido juzgar, una opinión compartida por muchos activistas del AIPAC -. La administración Obama no puede esperar más confianza mientras observemos su falta de compromiso y su debilidad.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home