Saturday, May 17, 2014

La falsa relación entre pobreza y terrorismo - Ben-Dror Yemini - Ynet



A la luz de las turbulencias del debate público sobre "quién tiene la culpa" de las fallidas negociaciones con los palestinos, debemos prestar atención a otra declaración realizada por John Kerry que apunta de manera problemática al tipo y estado del pensamiento del secretario de estado.

Kerry habló sobre la difusión del terror difusión por parte de Boko Haram  la organización islamista que ha sido matando sin cesar en Nigeria y sobre las 276 niñas que han secuestrado recientemente. "¿Por qué están sucediendo estos hechos?", le preguntaron, "Es la pobreza", explicó Kerry. ¿Realmente? Vamos a tratar de poner esta teoría bajo la prueba de los hechos.

En primer lugar de todo, ninguno de los autores de los atentados terroristas en los Estados Unidos provenía de un ambiente de pobreza. Al contrario, todos ellos eran jóvenes exitosos, miembros del club de la élite del mundo musulmán. Osama bin Laden, el pope de terror, provenía de una familia de millonarios. Los cientos de jóvenes que llegan desde Europa a las organizaciones de la yihad en Siria no solamente son miembros de las clases desfavorecidas. Por lo general, son profesionales y estudiantes.

En segundo lugar, Kerry aseveró que basaba su teoría del vínculo entre la pobreza y el terror en una serie de conversaciones con líderes africanos. Eso es interesante, porque África tiene a millones de cristianos pobres junto a millones de musulmanes pobres. Según la teoría de Kerry, esos cristianos deberían haber producido una cantidad similar de terrorismo.

Pero la realidad es ligeramente diferente. Y como Abdul Rahman Al-Rashid, el ex editor en jefe del periódico en lengua árabe con sede en Londres Al-Sharq al-Awsat, escribió: "No todos los musulmanes son terroristas, pero casi todos los terroristas son musulmanes".

En tercer lugar, ocurrieron dos cosas en las últimas décadas. Según cifras del Banco Mundial, desde 1990 hasta 2013 la población pobre del mundo disminuyó en un 50%, un logro impresionante para la guerra contra la pobreza. Al mismo tiempo, las últimas décadas han visto altibajos en el nivel de terrorismo, pero no existe una investigación seria que señale un vínculo directo entre el terror y la pobreza.

El problema es que Kerry tiene una profunda fe, característica de ciertas partes de la izquierda mundial y de los académicos occidentales, según la cual si todas las personas deprimidas de la tierra recibieron un trato algo más agradable y generoso, ello daría lugar a una regresión en la hostilidad y los jóvenes no se sentirían atraídos por el terror.

Me gustaría que fuera verdad. En lugar de los comandos que luchan contra el terrorismo, los EEUU deberían haber enviado regimientos de trabajadores sociales con mucho dinero para todos esos centros de la pobreza en el mundo. Habría costado miles de millones, pero mucho menos que la guerra contra el terror.

¿Qué es lo que lleva a la gente al terrorismo? Los 250 millones de musulmanes del África subsahariana se regían por la escuela moderada sufí del Islam. El cambio se produjo con la llegada del capital de Arabia Saudita, que fue utilizado para una educación de acuerdo con la escuela wahabí. Afganistán fue una vez, en la década de 1960, un país en su sano juicio. Las mujeres podían caminar sin ir completamente cubiertas y nadie las acosaba por ello. En algún momento capital saudí comenzó a fluir hacia allí, y se utilizó para establecer una red de instituciones educativas que produjo una nueva generación de yihadistas.

En la última década, el capital saudita también ha estado fluyendo hacia las universidades de Gran Bretaña para el establecimiento de "centros de aprendizaje del Islam". El resultado fue similar: la radicalización. En otras palabras, el problema no es la falta de capital, el problema es el exceso de capital, que se utiliza para el lavado de cerebro y la incitación.

Para evitar cualquier duda, la mayoría de los musulmanes no son terroristas. Ellos son las víctimas. Pero no hay necesidad de una mayoría. Sólo hay necesidad de una minoría violenta aterrorizando.

La mayoría de los que escriben acerca de los procesos de radicalización influenciados por el capital saudí son musulmanes. Resulta sorprendente que sean esos valientes musulmanes los que sean capaces de ver esos hechos que muchas personas ilustradas y progresistas tienen dificultades de reconocer. La corrección política altera su sentido común.

Lo más triste es que Kerry tiene un sinnúmero de investigadores y expertos, quienes le han presentado con los datos veraces. Se trata pues de datos más que de ilusiones.

Y ese mismo problema de corrección política el que está distorsionando las fuentes de información de Kerry sobre el conflicto palestino-israelí. Esta es una mala noticia en cuanto a la actuación de la administración americana y es una peor noticia para las posibilidades de paz.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home