Sunday, June 08, 2014

¿Cristiano o judío? - Renée Levine Melammed - JPost



Cuando los conversos de Iberia optaron por abandonar su patria, se enfrentaron a muchas decisiones. ¿Qué lugar sería seguro para un descendiente de judíos conversos? ¿Dónde sería prudente económicamente volver a residir? ¿Era preferible seguir siendo católico o tratar de adaptarse a un estilo de vida judío? Abraham Righetto fue una de estas personas, pero en su caso prefirió dejar todas sus opciones abiertas. Aprendemos sobre su vida inusual en los juicios llevados a cabo por la Inquisición de la República de Venecia, así como por los de la Inquisición de Portugal. Tanto Brian Pullan (The Historical Journal, 1977) y Pier Cesar Ioly Zorattini (The Mediterranean and the Jews, 1989) escribieron artículos que analizan cada juicio en detalle.

No es fácil reconstruir la vida de Righetto, ya que los datos registrados por cada tribunal inquisitorial difieren. En 1570 Venecia, el acusado afirmó que era un judío italiano nacido en Ferrara, cuyo padre era un judío portugués que había muerto en Venecia, y cuya madre estaba viviendo en el Levante. Sin embargo, sólo dos años después, en Lisboa, numerosos testigos dan fe del hecho de que nació en Portugal en 1531 (su nombre sería Enriquez Nuñez), de padres cristianos nuevos que muy probablemente habían sido convertidos a la fuerza en 1497, junto con todos los demás judíos en Portugal. Sus registros de bautismo no se han encontrado y la suposición es que fue bautizado en su infancia.

En una segunda versión, su familia se trasladó a Amberes, donde fue circuncidado en 1536. Amberes estaba bajo control español, y cualquier nuevo cristiano que judaizara en esta ciudad tenía que llevarlo en secreto. La familia parece haber permanecido allí hasta 1547, cuando su padre fue detenido y luego puesto en libertad.

Venecia fue su siguiente destino, pero su estancia se vio interrumpida en 1550 por una expulsión parcial de conversos que les incluyó a ellos. Righetto pasó a moverse por toda Italia. En Ferrera se le conocía como Abraham Benvenisti; uno de los testigos dijo que tenía una sinagoga en su casa. Mientras tanto, otros testigos afirmaron que fue un cristiano en Amberes, y un judío en Venecia y Padua. En un tribunal Abraham explicó que, a pesar de que era judío, había visitado iglesias y había fraternizado con los cristianos, comiendo, bebiendo y jugando con ellos. Era un hombre con gustos extravagantes que disfrutaba retozando con los miembros de la alta sociedad, siendo el juego uno de sus pasatiempos favoritos, como también lo fue frecuentar las cortes cristianas.

Brian Pullan interpreta sus acciones como una especie de rebelión adolescente; por ejemplo, después de asistir a las fiestas cristianas en Mantua, fue golpeado por su padre. Él también robó dinero de su propia familia para poder visitar las cortes europeas, incluido la de Lisboa. Parece haber hecho tres viajes a Iberia, y los motivos sugeridos para estas empresas incluyen la frivolidad, el gusto extravagante, unas exigentes deudas y fomentar que otros cristianos nuevos emigraran.

Este personaje impredecible fue visto en misas, comiendo carne de cerdo, alojándose con cristianos y teniendo una aventura con una mujer cristiana. También fue visto en Venecia con el sombrero amarillo exigido a los judíos, así como poniéndose el sombrero negro típico de los cristianos. Durante un viaje al Imperio Otomano fue arrestado como supuesto potencial enemigo a causa de una violenta guerra con Venecia. También fue encarcelado dos veces en Venecia, escapando la primera vez durante la celebración en la ciudad de la victoria de Lepanto. Fue devuelto después de ser localizado en Ferrara, pero escapó a Constantinopla en 1573. Mientras tanto, esperando limpiar su nombre, fue detenido de nuevo en 1576 en la Europa cristiana y fue juzgado en Lisboa.

¿Por qué volver a Portugal? ¿Nostalgia? Tal vez él esperaba a frecuentar los cortes europeas nuevamente. Mientras tanto, su nombre había llamando la atención de la Inquisición, ya que una solicitud había sido enviado allí desde Venecia cuatro años antes. Durante el curso de su juicio, confesó y proveyó al tribunal de una lista de correligionarios. Los nombres de conversos ibéricos que vivían ahora como judíos en Burdeos, Ancona, Florencia, Turín y Ferrara confirmaban la idea de que efectivamente se había organizado una red de conversos emigrados. El acusado fue sentenciado a ser condenado como apóstata, pero a base de penitencia y por cuestiones de salud, el tribunal fue aligerando progresivamente su sentencia en 1582.

Enriquez Nuñez o Abraham Benvenisti, alias Righetto, finalmente se trasladó a Castilla, España, para vivir el resto de sus días como un católico fiel; mientras su madre y sus hermanos habían decidido unirse a las comunidades judías ibéricas en Italia y el Imperio Otomano. Cada lado había hecho su propia elección, pero Righetto fue el más impredecible de todos.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home