Tuesday, June 10, 2014

Telos Group, revisen su lista de portavoces y sus argumentos raciales y teológicos superados - Tricia Aven - First Things


El Telos Group trabaja para ofrecer una voz que sea "genuinamente pro-israelí, pro palestina, pro-estadounidense y pro-paz”, todo al mismo tiempo. Estas son unas metas admirables, y esa parece ser la autoelegida misión del Telos Group para fortalecer la capacidad de los evangélicos estadounidenses "para ayudar a transformar positivamente el conflicto palestino-israelí". Con este fin, Telos ofrece muchos servicios, como peregrinaciones con todos los gastos pagados a Israel, donde seleccionan portavoces o guías para asistir a los participantes del viaje.

Todos estamos de acuerdo que este es un conflicto que pide a voces una una transformación positiva. Sin embargo, el Telos Group Grupo puede ayudar más a obtener tal transformación si presta más atención a los ponentes que invita a hablar en estas peregrinaciones. El Telos Group está tan atrapado en la necesidad obvia de trabajar sobre esta cuestión para dejar de lado comprobar las credenciales de las personas con las que trabaja.

Por ejemplo, los participantes de peregrinación organizada por el Telos Group se han podido reunir con el reverendo Mitri Raheb, el pastor de la Iglesia Evangélica Luterana de Navidad en Belén. En su intervención en una conferencia titulada "Cristo en el Checkpoint" celebrada en Belén en el 2010, Raheb ofreció una teoría racial para apoyar su creencia de que “los judíos no tienen conexión con la Tierra de Israel”:
"Israel representa a la Roma de la Biblia, no a los pueblos indígenas de esa tierra. Y esto no es solamente porque sea un palestino. Estoy seguro de que si tuviéramos que hacer una prueba de ADN a David, que era de Belén, a Jesús, nacido en Belén, y a mí, nacido al otro lado de la calle donde nació Jesús, estoy seguro que los ADN demostrarían que existe un vínculo. Mientras que si evalúan los del rey David, Jesús y Netanyahu, no obtendrán ninguno, porque Netanyahu proviene de una tribu de Europa del Este que se convirtió al judaísmo en la Edad Media"
La idea de que los judíos de ascendencia europea no son realmente judíos no deja de ser una vieja fabricación antisemita, a menudo empleada en el contexto de Israel y siempre altamente ofensiva. Esta teoría ha sido desacreditada por los recientes estudios genéticos como “Legado: una historia genética del pueblo judío”.

Pero si Raheb es cuestionable, esperen a oír hablar al arzobispo Elias Chacour, el antiguo obispo católico melquita de Galilea, un antisemita de manual que ha empleado con frecuencia comparaciones entre el estado de Israel y la Alemania nazi. En una presentación dada en el Calvin Theological Seminary, en enero de 2010, Chacour hizo una serie de declaraciones que demuestran su creencia de que su pueblo, los palestinos, son el único pueblo indígena de Galilea y que Jesús era un palestino.

Pero a diferencia de Raheb, que utiliza ese supuesto argumento para decirnos que los judíos actuales, no los israelíes de entonces, no son realmente judíos, Chacour sostiene que Jesús y sus discípulos no eran judíos en absoluto. Además identifica al pueblo que habitaba por esa época Galilea como distinto de los judíos cuando habla de la reunión de los discípulos en Jerusalén después de la muerte de Jesús. Afirma que "los hombres de Galilea" se encontraban en una habitación superior y "las puertas cerradas por miedo a los judíos. No sé por qué los judíos asustan a toda la gente con la que conviven. ¿Acaso no es eso un problema?"

Esta es una declaración descaradamente antisemita a más de un nivel. Es obviamente inflamatorio sugerir que "los judíos asustan a todos con quienes conviven". Pero cuando distingue a los discípulos como siendo distintos de los judíos, o refiriéndose a ellos como "los hombres de Galilea", sólo trata de desjudaizar a los discípulos incluso aunque tal posición es, de hecho, evidentemente errónea.

Por ejemplo, el primer y segundo capítulos del libro de los Hechos dejan claro que los discípulos de Jesús formaban parte de la multitud reunida en Jerusalén durante el primer Pentecostés, una multitud que el texto identifica como judía. Lo que la Iglesia llama el Día de Pentecostés era la fiesta judía de Shavuot. Los que oyeron a los discípulos hablando, y los identificaron como "galileos" (Hechos 02:07), en ese contexto histórico también los identificaba como judíos.

Chacour podría objetar que, en realidad, no tiene la intención de establecer que los discípulos de Jesús no eran judíos, pero incluso posicionarlos en "contra de los judíos" resulta incorrecto. Los discípulos de Jesús fueron unos judíos que participaron en la vida y en los rituales asociados con su ser judío, y no hay manera de restarle importancia a ese hecho, y no hay razón para intentar hacerlo, a menos que sea su judaísmo el que se vuelve incómodo.

No se trata de acusaciones de mala fe. Los líderes y aliados del Telos Group creen que están sirviendo a la causa de la paz y están ayudando a los evangélicos estadounidenses a transformar positivamente el conflicto palestino-israelí. Pero al alinearse con aquellos que utilizan una combinación de teoría racial y de teología personalizada para promover una falsa narrativa por el bien del nacionalismo palestino, es el propio Telos Group el que se vuelve cómplice de un proceso ideológico que no solamente es anti-Israel, sino que conduce a algunas consecuencias muy oscuras.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home