Wednesday, July 09, 2014

Deconstruyendo la Conferencia de Paz del Haaretz: Ciegos ante la realidad (pero corriendo cuando suenan las sirenas) - Dror Eydar - Israel Hayom



Y entonces el cohete fue interceptado. Es decir, el cohete que fue despedido desde la sitiada Franja de Gaza hacia Tel Aviv, como un saludo a la Conferencia de Paz organizada por el periódico Haaretz (traducción: No-es-Nuestra-Tierra), y que se celebraba en la primera ciudad hebrea. ¡Ah, si hubiéramos hablado más de paz, no necesitaríamos ahora una espada. ¿Pero qué es lo que hemos estado haciendo durante los últimos 20 años? ¿Y la creación de la Autoridad Palestina, Camp David, la retirada de Gaza, y las propuestas de paz por los entonces primeros ministros Ehud Barak y Ehud Olmert?

Qué simbólico resulta que esta ridícula conferencia organizada por el Haaretz se esté llevando a cabo cuando la mitad de nuestros ciudadanos se dirigían a los refugios debido a los ataques con cohetes desde Gaza (como sería la cosa que los participantes en la conferencia también tuvieron que correr por sus vidas). Cuando usted oye las sirenas, puede pensar, por ejemplo, en estas palabras de Shimon Peres cuando Olmert era viceprimer ministro, inmediatamente después de la retirada de Gaza a mediados de 2005: "¿El hecho de que nos fuéramos de Gaza reforzaba a Hamás? Todo lo contrario". (Es decir, en realidad fortalecía al presidente de la AP Mahmoud Abbas). Un auténtico genio, ¿no lo creen así?

Lastima que poco después Gaza cayó en manos de Hamas - para todos los efectos una organización nazi -, cuyo objetivo no es simplemente aniquilar a Israel, sino a todos los judíos en todas partes. Lean su Carta fundacional. Ahora quieren hacer lo mismo con las colinas de Judea y Samaria, a un tiro de piedra del centro del país. Total, solamente será un paseo por el parque, ¿o no?

¿Cuán ciegos a la realidad pueden estar aún? Pero lo importante para la izquierda israelí es lo siguiente: sus adversarios reales somos nosotros, la mayoría de los ciudadanos de Israel, esos que ya no compran el circo de delirios que nos vendieron. En lo que a ustedes se refieren, y según esa izquierda, todos nosotros somos extremistas, fascistas, belicistas... y todas esas acusaciones habituales. Un editorial del Haaretz esta semana trataba de difundir que una mayoría del público israelí no estaba consternado por el horrible asesinato de Muhammad Abu Khdeir por parte de esos cabrones (judíos, para nuestra vergüenza). Insolencia y condescendencia en un mismo editorial.

La realidad es un rompecabezas compuesto por eventos y símbolos que, cuando se unen, crean una imagen muy clara acerca de la percepción de los palestinos del "proceso de paz". Ellos no están interesados en ese tipo de "proceso". Para ellos el debate no es territorial, sino existencial. Simplemente, no están dispuestos a compartir esta tierra con los judíos. Y lo afirman a voz en grito: ellos nunca estarán verdaderamente dispuestos a firmar cualquier documento que ponga fin al conflicto.

¿Pero por qué, por el amor de Dios, somos los únicos que hacen propuestas? ¿Dónde está la sugerencia de Abbas? ¿Puede alguien enseñarla por escrito? Por supuesto que no. Él no ha ofrecido nada; él nunca renunciará a un "derecho" colectivo de retorno para los palestinos. Pero es que si él pone en marcha una propuesta que incluya ese derecho al retorno, perderá al departamento de marketing y a sus comerciales de la izquierda israelí. Así que mientras tanto, Abbas vende declaraciones vacías sobre una "paz valiente" y esas otras basuras publicitarias, las cuales compran invariablemente nuestros fundamentalistas progresistas e izquierdistas, y que, como es lógico, empeoran las cosas para nosotros. Pero "nuestros comerciales" de la izquierda israelí no están dispuestos a aceptar la realidad, prefieren pisarse los pies y nos culpan por no alcanzar la paz. No estamos hablando de una facción política más, sino de un "culto cuya fe no puede cambiar la realidad".

La Conferencia de Paz organizada por el Haaretz era una especie de Arca de Noé en la que los ilusionistas de Oslo y los devotos de la separación reunieron sus fuerzas, pero eso sí, rodeados por una lluvia de misiles resultado de la retirada de Gaza y del inmoral terrorismo palestino que no ha dejado de disparar desde los Acuerdos de Oslo.

Después de ellos, nos dicen estos tontos útiles, el diluvio. Pero seremos nosotros los que tengamos que limpiar, tras sufrir sus ocurrencias, posteriormente. Pero incluso esa irreal Arca de Noé de la izquierda fundamentalista no es segura, los cohetes buscaron echarla a pique.

¿Quién dijo que la historia no tiene sentido del humor?

Labels: , ,

2 Comments:

Blogger Baal said...

SOIS UNOS LOCOS HIJOS DE PUTA. CON VUESTRA VARA OS MEDIRÁ LA EXISTENCIA.

1:42 AM  
Blogger José Antonio said...

Buen apodo, te define bien

11:54 AM  

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home