Wednesday, July 09, 2014

La Cúpula de Hierro salva vidas palestinas y otras observaciones desde la zona de guerra de Tel Aviv - Shmuel Rosner - Jewish Journal



1.- Hace dos años, en Santa Monica, escribí un artículo para el New York Times sobre la primera incursión de mi hija en un refugio antiaéreo. Ella tenía unos cinco años de edad en esos momentos, y ahora tiene siete. Ella tenía miedo entonces y lo tiene aún más hoy. "Mis hijos están entre los afortunados", escribí entonces. "Viven en Tel Aviv y no en las ciudades del sur de Israel, donde los niños israelíes, entre ellos algunos de los amigos de mis hijos, experimentan los cohetes con mucha más frecuencia. Ellos también son unos afortunados, viven en el poderoso Israel, no en Gaza, donde los niños palestinos llevan la parte del león de la violencia".

Siguen siendo unos afortunados. El número de víctimas en Gaza ya supera con creces el número de víctimas israelíes. Ya está claro que la población de Gaza va a sufrir mucho más que los israelíes. Por supuesto, este es un pequeño consuelo - de hecho, no es un consuelo - para la mayoría de los israelíes. Golda Meir dijo una vez, a su también famosa pedante manera: "Podemos perdonar a los árabes por matar a nuestros hijos. Pero no podemos perdonarlos por obligarnos a matar a sus hijos". Nunca me gustó demasiado el sentimiento expresado en esta cita, y no creo que sea muy honesto. Pero para la mayoría de la gente es mucho más difícil perdonar la matanza de nuestro propia gente que la violencia que Israel se ve obligado a infligir a otras personas.

Y, sin embargo, al pensar en el daño que inflige Hamas y sus colegas, vale la pena recordar que daña a los palestinos más de lo que perjudica a Israel.

2.- Ayer, sólo media hora después de que la sirena sonara, me decidí a ir a correr por el parque, racionalizando dicha decisión mediante la comparación de una mayor probabilidad de ser alcanzado por un cohete frente a la disminución de las probabilidades de ser golpeado por un coche. Era una fórmula simple: los cohetes rara vez golpean a nadie, pero los coches sí lo hacen. Si la gente, por los cohetes, tienen menos probabilidades de estar en la carretera, esto significa menos coches y menos riesgo mientras cruzo la calle. Por encima de todo, supuse, era menos peligroso siendo el día de ayer un día con cohetes.

Me estaba engañando a mí mismo. El número de coches era casi el mismo que todos los demás días, al igual que el número de corredores y ciclistas en el parque. En el parque de atracciones de Tel Aviv la gente estaba montando en las montañas rusas. Es decir: Israel estaba bajo ataque, y muchos israelíes estaban sufriendo y con miedo, especialmente los que viven más cerca de Gaza. Pero muchos israelíes tratan todo esto como nada más que una molestia periódica. Es decir: al menos desde Tel Aviv, parece que Hamas está perdiendo.

3.- Mucho se ha dicho acerca de la insostenibilidad de la situación. Jeffrey Goldberg tuiteó ayer el siguiente mensaje: "Obama ha estado diciendo desde hace tiempo que el status quo entre israelíes y palestinos es insostenible. Esta semana se demuestra que tiene razón". Tengo mucho respeto por la destreza analítica de Goldberg (y de Obama), pero tengo la oportunidad de estar en desacuerdo: la escaramuza actual es, tristemente, el status quo, no una desviación del mismo, y por lo tanto, ninguna prueba se ha presentado hasta ahora de que el status quo sea insostenible.

4.- En 2008, yo escribí para Slate sobre "el problema que nadie quiere: Gaza". Sólo una facción quería Gaza, Hamas. En 2010, escribí de nuevo en Slate sobre Gaza. Y creo que vale la pena repetir el siguiente párrafo de ese artículo que también se desarrolla en la situación actual:
Con los acontecimientos en el Oriente Medio en rápido movimiento, con paisajes políticos cambiando semana a semana, pocos observadores se preocupan de recordar cómo se llegó a la situación de Gaza y por qué. Desde 2007, la política del Cuarteto Internacional ha sido la de aislar al gobierno que controla Gaza después de que las fuerzas de Hamas expulsaran a las fuerzas leales al representante oficial de los palestinos mediante un golpe de Estado. Un golpe feo y violento. 
"En cinco días de intensos combates",  informaba Der Spiegel, una respetable publicación europea, "Hamas arrebató el control político sobre los 1.4 millones de palestinos que viven en la Franja de Gaza. Las tropas de Fatah ofrecieron sorprendentemente poca resistencia. Al final de la semana, los combatientes victoriosos de Hamas estaban conduciendo a los pocos hombres restantes [de un líder de Fatah] semidesnudos por las calles, antes de ejecutarlos en el desierto".
Hoy escribí un nuevo artículo para Slate. Uno de los asuntos que desarrollo en él es simple: "en la actualidad, nadie quiere que el gobierno de Hamas en Gaza llegue a su fin. Hamas es el guardián de un, aún deprimente, status quo sostenible".

5.- Y aquí hay otro viejo artículo mío a considerar. Se trata del éxito de la Cúpula de Hierro, el sistema que intercepta la mayoría de los cohetes de Hamas. "Cuando el sistema se encontraba en discusión", escribía en 2012, cuando por primera vez parecía aparente qué tipo de cambio produciría en los cálculos de Israel, "el establishment de defensa de Israel estaba en contra de ese sistema. Demasiado caro, decían los opositores, y quién sabe si funcionaría". Pero llegó entonces el ministro de Defensa en aquellos momentos, Amir Peretz, "un hombre sin formación según la jerga de la defensa, pero con un ojo en las necesidades de sus conciudadanos - incluyendo a sus vecinos de Sderot, donde los cohetes de Gaza han sido durante mucho tiempo una molestia habitual -, insistiendo en dar al sistema un primer empujón y encontrándole un presupuesto inicial cuando ni siquiera el primer ministro era de mucha ayuda. Luchando contra los generales, los estrategas y los veteranos, Peretz hizo que sucediera".

¿Pueden ustedes imaginarse lo rápido que las cosas se habrían agudizado actualmente si Israel no tuviera la Cúpula de Hierro? Piénselo de esta manera: la Cúpula de Hierro no sólo protege la vida de los israelíes, sino que también ahorra la vida de muchos, muchos, palestinos que viven en Gaza, ya que da a los líderes israelíes más margen de maniobra política y más tiempo para responder con calma y con menos violencia.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home