Wednesday, July 16, 2014

Las ocultas agendas de inteligencia detrás de Hamas y del aluvión de 1.000 cohetes y de los 1.500 ataques aéreos de Israel - DEBKA



La especulación ha sido abundante sobre las motivaciones detrás del aluvión de más de 100 cohetes diarios de parte de Hamas y de los otros grupos palestinos contra la población israelí, semana tras semana. La teoría más popular es que los islamistas palestinos están buscando una espectacular victoria sobre Israel al golpear a un objetivo estratégico importante y/o un elevado número de víctimas mortales israelíes. Hasta que uno o ambos de estos objetivos se logren, los islamistas palestinos no dejarán de disparar.

Pero, tal como la operación israelí Margen Protector finalizó su primera semana el 14 de julio, otra explicación ha encontrado aceptación entre los observadores militares y de inteligencia con conocimiento de causa: ellos no creen que los estrategas de Hamas hayan despilfarrado 1.000 cohetes hasta ahora por capricho o al azar. Están muy probablemente motivados por tres objetivos, que también son importantes para los planes de futuro de Hamas, y no sólo de Hamas:

1.- ¿Por qué Hamas sigue disparando cuando tantos de sus cohetes no alcanzan sus objetivos o están destinados a ser derribados por las baterías de intercepción de la Cúpula de Hierro de Israel? La respuesta es que sus estrategas tienen una agenda oculta. Las cuadrillas de cohetes y sus amos están poniendo a prueba las fortalezas y debilidades del arma estrella de Israel para futuros ataques.

Hamas sabía de antemano que los bombardeos masivos de cohetes que lanzó contra Israel en la última semana de junio se volverían si no impermeables para el escudo defensivo de la Cúpula de Hierro, sí se convertirían en un gran impedimento.

Al mismo tiempo, golpeando las mismas áreas donde está desplegado ese escudo, los planificadores de Hamas tratan de exponer sus puntos débiles y proporcionar a los terroristas palestinos y a sus aliados, Irán y Hezbollah, datos valiosos sobre el eje de las defensas de Israel.

Esta explicación podría explicar el cambio de enfoque de las andanadas de cohetes: después de tres días de fuego concentrado contra las tres principales ciudades de Israel, la conurbación de Tel Aviv, Jerusalén y Haifa, Hamas volvió el lunes 14 de julio a sus víctimas preferidas alrededor de las fronteras de la Franja de Gaza. En esos tres días habían recopilado datos sobre el desempeño de la Cúpula de Hierro y se los habían entregado a los analistas.

2.- Cuando se examina la distribución de objetivos de Hamas, un programa premeditado se vuelve visible: no se orientaron al azar hacia Dimona, Tel Aviv, Modiin y Hadera, sino que buscaron al reactor nuclear (Dimona), al corazón nacional y de negocios de Israel (Tel Aviv), a las instalaciones del centro nacional de energía (Hadera), al aeropuerto Ben Gurion (Modiin), a las bases aéreas israelíes cercanas a las ciudades del Neguev, y a los puestos militares y portuarios en Haifa, Ashkelon y Ashdod.

Los estrategas de Hamas comprobaron que cuando el fuego de cohetes se intensificó, lo mismo ocurrió con las intercepciones de la Cúpula de Hierro.

Si bien no son reacios a golpear directamente los principales sitios estratégicos de Israel, los palestinos también trataron de obtener en sus lanzamientos perdidos datos sobre los sistemas de orientación que harían a sus cohetes y morteros más precisos para futuros conflictos.

El primer dron (avión no tripulado) de Hamas lanzado desde Gaza sobre la costa de Ashdod fue derribado por un misil Patriot durante la madrugada del lunes, también servía a esa estrategia. El dron parece haber pasado algún tiempo sobre el Mediterráneo, sin acercarse a la costa de Israel antes de ser detectado y derribado. Puede que haya sido una misión de recopilación de información de la costa de Israel y de las instalaciones estratégicas ubicadas allí.

Hamas posteriormente se jactó de que había lanzado no uno, sino seis drones, cuyo rango era de 60 kilómetros y que alegaban eran capaces tanto de vigilar como de atacar [N.P.: las imágenes distribuidas de esos “drones” recogían imágenes cuasi inmóviles de kibbutz situados cerca de la frontera de Gaza, cuya barrera de seguridad se veía claramente].. El ejército israelí respondió rápidamente al declarar la zona costera del sur zona militar cerrada.

3.- Las fuerzas armadas de Israel han participado en el combate contra los cohetes durante siete días, realizando un total de 1.470 ataques aéreos, en comparación con los más de 1.000 cohetes disparados por Hamas y su socio la Yihad Islámica.

Hamas aún conserva la mayor parte de su arsenal de cohetes. Algunos observadores sugieren que la Fuerza Aérea de Israel pronto se quedará sin objetivos que valgan la pena. La base de datos de objetivos de la Fuerza Aérea se renueva casi cada hora con los datos entrantes. Para incrementar los objetivos, el ejército tendría que ampliar sus recursos de inteligencia y de otro tipo, incluida la vigilancia y otros medios de seguimiento de los sitios utilizados por el enemigo para el control y mando, y para ello necesitará informantes.

La inserción de una variedad de sensibles recursos de inteligencia en los puntos clave en la Franja de Gaza es un requisito esencial, no sólo para el actual conflicto, sino a largo plazo. Estarían allí para tener una inteligencia de calidad y estar disponibles en tiempo real, proporcionando un factor clave para inclinar la balanza en las rondas actuales y futuras de violencia.

Las fuerzas especiales que trabajan de manera secreta para "etiquetar" los objetivos proporcionarían esa inteligencia a la fuerza aérea o a la "artillería inteligente", al igual que Hamas utiliza los ataques con cohetes y aviones no tripulados para conocer los secretos de las defensas avanzadas de Israel.

Por encima de todo, la inserción clandestina de las fuerzas especiales en la Franja de Gaza podría romper el punto muerto entre Israel y Hamas al poder descifrar el sistema de comunicaciones que unen a los comandantes en el suelo con los principales rangos militares y políticos que dictan las ordenes desde zonas subterráneas  de control y vigilancia.

Irónicamente, la naturaleza primitiva de esas señales de comunicaciones las vuelven invulnerables para los sofisticados métodos de inteligencia de señales del IDF.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home