Wednesday, July 16, 2014

¿Qué significa decir que las bajas son "desproporcionadas"? - Eric H. Yoffie - Time


En el "NBC Nightly News" del 12 de julio, David Gregory habló de la creciente presión de las Naciones Unidas para un alto el fuego en Gaza. Señaló que los Estados Unidos y muchas otras naciones creen que Israel tiene derecho a la legítima defensa. Sin embargo, informó Gregory, esos países eran propensos a ser comprensivos con las convocatorias de un alto el fuego debido a la cantidad "desproporcionada" de las bajas entre las dos partes. Entre los residentes de Gaza, el número de muertos luego superaba por entonces las 100, mientras que Israel había sufrido decenas de heridos, pero no hubo víctimas.

Gregory estaba simplemente relatando las noticias, pero me pareció que sus comentarios eran inquietantes. ¿Qué significa decir que las víctimas son "desproporcionadas"? ¿Y cual es realmente la cuestión moral de la que tendríamos que preocuparnos?

La implicación de la afirmación de la "desproporcionalidad" es que, dadas sus pérdidas, la población de Gaza es la verdadera víctima. Pero moral y políticamente, se trata de una interpretación intolerable y distorsionada de la realidad de la región.

La razón de que Hamas no haya matado a más israelíes no se debe a que no lo haya intentado. En los siete años durante los cuales ha controlado Gaza, Hamas y sus aliados han lanzado más de 5.000 cohetes contra Israel; casi 800 se han lanzado apenas la semana pasada. Cada uno se ha dirigido contra la población civil israelí con la intención de asesinar y mutilar. La razón por la que más israelíes no hayan muerto es que sus armas eran en su mayoría inexactas y que, con el tiempo, Israel ha preparado refugios, sirenas de alarma y un sistema anti-misiles. Además, los israelíes han tenido simplemente suerte.

Pero esa suerte podría cambiar en cualquier momento. Si un solo cohete llegara a golpear una escuela o un centro comercial, el número de muertos podría equilibrarse en un instante. Entonces, para estar seguros, algunos tendrían su "proporcionalidad", pero no hay ningún cálculo moral por el cual los civiles muertos adicionales sea un resultado preferible.

Para Israel, la cuestión fundamental es la responsabilidad de su gobierno de proteger a sus ciudadanos. Como los misiles han ido cayendo en sus ciudades a través de los años, el gobierno no ha logrado proporcionar esa protección. Las razones son muchas, incluyendo su sensibilidad ante los deseos de los Estados Unidos y la preocupación por la opinión pública mundial; pero el deseo de no herir a los inocentes es lo más importante. Ahora, sin embargo, cuando los niños en el sur siguen viviendo en el terror y la población civil de Israel huye a los refugios varias veces al día, los líderes de Israel han llegado a la conclusión de que deben actuar.

Hay algo extraño, de hecho, en la idea de la "proporcionalidad" que se utiliza como una crítica moral contra Israel. Una respuesta proporcional por parte de Israel a los ataques de los últimos siete años significaría que ante cada cohete disparado por Hamas contra un centro civil israelí, Israel debería responder con el disparo de un misil contra un centro civil de Gaza. Israel, por supuesto, ha rechazó esa "proporcionalidad", tanto entonces como ahora. Aún así, cuando Hamas violó el alto el fuego una vez más y puso sus manos sobre los cohetes de largo alcance, algo había que hacer.

La mejor manera de evaluar la acción de Israel es imaginar cómo nosotros, como estadounidenses, responderíamos ante provocaciones similares. Supongamos lo siguiente: un grupo terrorista incrustado en México y que el gobierno mexicano se negado a desarmar está disparando misiles contra Houston, noche tras noche, poniendo en peligro las vidas estadounidenses. Nuestro gobierno no iba a esperar una semana o un mes; de hecho, no esperaría ni un día antes de adoptar las medidas para asegurar el bienestar de sus ciudadanos. De hecho, sólo necesitamos recordar cómo las fuerzas estadounidenses recorrieron medio mundo para participar en una guerra en Afganistán contra los terroristas que llevaron a cabo el ataque en suelo americano. Por aquel entonces "no se hablaba de proporcionalidad", sino de garantizar la seguridad de nuestro país y detener a aquellos que deseaban hacernos daño.

Por supuesto, no pensemos ni por un momento, Dios no lo quiera, que podemos ser indiferentes a la muerte de inocentes. La muerte de cualquier niño, israelí o árabe, musulmán o judío, es una tragedia indecible que desgarra el corazón. Israel debe hacer todo lo humanamente posible para evitar las víctimas civiles; y para eso emite advertencias y llama para una evacuación de las áreas que van a ser atacados, y debería hacer más. Sin embargo, para cualquier país, la moral comienza con un nivel razonable de protección para sus propios ciudadanos, y no es correcto decir que Israel debe proteger a los civiles palestinos a costa de abandonar a su propia gente.

El problema nunca fue la "proporcionalidad", el problema es el sufrimiento y la muerte de muchos árabes y judíos. Y si bien hay muchas cosas complicadas en el Oriente Medio, poner fin a la violencia en Gaza no debería serlo. Hamas debe poner fin a los ataques con misiles y ofrecer garantías creíbles a Israel y al mundo de que no van a reanudarse. Si los cohetes se detienen, la tranquilidad podrá venir mañana. Y mañana no es lo suficientemente pronto.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home