Wednesday, July 09, 2014

Un frustrado Hamas busca un ataque terrorista de "calidad" - Avi Issacharoff - Times of Israel


En el segundo día de la Operación Roca Solida, está claro que ambas partes están tratando de causar el máximo daño a la otra parte. Como dijo el primer ministro Benjamin Netanyahu, los guantes de boxeo están superados. Israel y Hamas están desangrándose y no hay ninguna señal de una solución en el horizonte. La clave para la "estrategia de salida" se encuentra en un tercero, Egipto. Hasta cierto punto, Hamas está disparando cohetes y misiles contra Israel con el fin de presionar a El Cairo para que abra el paso fronterizo de Rafah, y permita la transferencia de dinero a través de ese cruce, a fin de asegurar la supervivencia futura de su régimen.

Desde el inicio de la operación, el ejército israelí ha atacado un gran número de objetivos, algunos de Hamas, otros de la Yihad Islámica, incluyendo las casas de los militantes que están utilizando a sus familias como escudos humanos. Ese fue el caso el martes con la familia Kaware de Khan Yunis. Inicialmente, disparos de advertencia fueron lanzados contra la casa de un familiar, un operativo de Hamas, pero en lugar de evacuar el edificio, un gran número de sus familiares se reunieron en el techo para tratar de evitar un ataque. Minutos más tarde, sin embargo, el bombardeo tuvo lugar, y siete miembros de una misma familia murieron, algunos niños entre ellos.

Este incidente le dio a Hamas el pretexto que quería para lanzar sus cohetes contra la región de Dan. Por ahora, ese es el "gran logro" de Hamas: el éxito en el lanzamiento de misiles no sólo sobre Tel Aviv, sino más allá, hasta cerca de Hadera, a unos 110 kilómetros al norte de Gaza. El secretario general de Hezbollah, Hassan Nasrallah, se jactó durante la Segunda Guerra del Líbano de 2006 de que podían golpear al sur de Haifa. Ahora Hamas ha demostrado que puede golpear al norte de Tel Aviv.

Esta no es la única táctica de Hezbollah que Hamas está tratando de imitar. Al igual que el grupo chiíta libanés, Hamas también está tratando de llevar a cabo acciones terroristas de "calidad". Hasta el momento, sus dos intentos han fracasado: la infiltración de hombres rana de Hamas a través de las playas del norte de Gaza, en dirección a Zikim, y el túnel lleno de explosivos de Rafah. En el caso del ataque en Zikim, los cinco miembros de la célula terrorista de Hamas fueron asesinados. Poco antes, el comandante de esa unidad de Hamás Muhammed Shaaban y dos de sus ayudantes fueron eliminados en un ataque aéreo israelí. En cuanto al túnel de Rafah, la inteligencia israelí logró frustrar un intento de ataque inusual: Hamas había pasado meses, si no años, preparando ese túnel, que fue pensado para permitir que decenas de terroristas armados de Hamas llevaran a cabo incursiones simultáneas dentro de Israel contra numerosos objetivos, incluidos civiles.

La paradoja, el Catch-22, es que la ausencia de una "acción de calidad victoriosa", tan frustrante como es para Hamas, sólo está alentando a que sus agentes intensifiquen sus intentos de ataque. Hamas TV y las estaciones satélites árabes están celebrando los ataques con cohetes y los "raids" en Zikim y en Rafah, pero se puede esperar que los jefes militares de Hamas continuarán invirtiendo no poca planificación y esfuerzo en la obtención de una "acción de calidad" exitosa.

Hamas tiene más opciones: incursiones a través del Sinaí, parapentes, explosivos en libros, infiltraciones al estilo de Zikim por mar, ataques a los buques de guerra israelíes y más. El ejército israelí sospecha que Hamas tiene cohetes tierra-mar con un alcance de 35 kilómetros (22 millas).

¿Cómo puede terminar todo esto? Hamas ha presentado una lista de demandas, encabezada por su llamamiento a la liberación de prisioneros y terroristas ya liberados con el acuerdo sobre Shalit en el 2011, pero que fueron arrestados nuevamente en las últimas semanas. Esa es en realidad la única demanda que está haciendo a Israel. El resto de las demandas se dirigen a Egipto: Hamas quiere que El Cairo permita la transferencia de fondos desde Qatar a Gaza para poder pagar los salarios de sus 40.000 empleados y así seguir gobernando. También quiere que el cruce de Rafah se abra para que pueda exportar bienes y para que los habitantes de Gaza puedan viajar. La organización ya no está dispuesta a vivir con la fórmula "calma para la calma".

Pero Egipto tiene otras prioridades y preocupaciones en estos momentos. Los precios del combustible han aumentado un 78% con la cancelación de los subsidios, y los cigarrillos y el alcohol han subido hasta un 200%. Más pertinentemente, el líder de Egipto, Abdel-Fattah El-Sissi, ve a Hamas como un firme aliado de los Hermanos Musulmanes y es mucho más feliz viéndolo sudar la gota gorda. Las posibilidades de que Egipto acuerde la reapertura permanente del paso fronterizo de Rafah son casi nulas.

La única exigencia que Israel, socio y aliado de El Cairo en la conformación de una realidad de seguridad en la región, puede esperar ver aceptada por parte de Egipto es la transferencia de dinero por Qatar por un medio u otro. ¿Sería eso suficiente para Hamas? En este momento, posiblemente no.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home