Sunday, October 05, 2014

Obama no tiene ni idea una vez más - Jennifer Rubin - Washington Post



La Liga Anti-Difamación (ADL) la condenó. El senador Mark Kirk (republicano por Illinois) la denunció. Y la administración Obama no había oído hablar de ella. Pero entonces ¿por qué la administración no se ha molestado con lo que el ADL ha denominado como "un surtido internacional de negadores del Holocausto y antisemitas" que se reunieron en Teherán? Sencillo, eso supondría ir en contra de la actual iniciativa para congraciarnos con los mullahs, por lo que habría que evitar cualquier confrontación sobre su patrocinio del terror y sus graves violaciones de los derechos humanos, y todo ello, por supuesto, para trabajar por un acuerdo ventajoso que permita a la administración Obama, en una especie de paraguas protector que ha agarrado con fuerza, declarar que ha traído la paz en nuestro tiempo.

En su declaración, la ADL explicaba:
La Conferencia New Horizon formaba parte de la 13 edición del Festival de Cine Internacional de la Resistencia de Teherán. 
El año pasado, la cancelación de esta conferencia se atribuyó al tono "más moderado" del nuevo gobierno del presidente Hassan Rouhani. 
Esta conferencia ofrece un ejemplo más de cómo el gobierno iraní facilita la propagación del antisemitismo global", afirmó Abraham H. Foxman, el director nacional de la ADL. 
Y agregó: "La participación en ella de una variedad internacional de negadores del Holocausto y de antisemitas es de rigor para este tipo de eventos. Un nuevo elemento perturbador en esta reunión anti-judía es la aparición en la lista de invitados de unos pocos activistas estadounidenses de gran visibilidad contra la guerra y anti-Israel que afirman que sus posiciones no están motivados por el antisemitismo. Será ahora más difícil para ellos volver a realizar esa afirmación, dada su abierta connivencia con este evento y sus patrocinadores del gobierno iraní".
Los materiales de la conferencia de Teherán afirman que la reunión se dedicara a centrarse en una serie de temas, incluyendo "Las similitudes entre el nazismo y el sionismo", "América y los crímenes sionistas en el mundo", "Hollywood y el lobby de Israel...".

El aspecto más alarmante de la conferencia de este año fue la presencia de los ex negociadores nucleares iraníes, Saeed Jalili, Ali Asghar Soltanieh y, como destacó Kirk: "La llamada conferencia 'New Horizon' de Teherán demuestra por qué el actual régimen iraní bajo la presidencia de Hassan Rouhani no es, en su esencia, menos extremista y peligroso que el régimen bajo Mahmoud Ahmadinejad. Los participantes de la conferencia promovieron el antiamericanismo, el antisemitismo y la negación del Holocausto, e incluso fueron recibidos el primer día por el clérigo iraní de alto rango Mohsen Ghomi, un asesor cercano al líder supremo iraní, Ali Jamenei, que falsamente alegó que "los funcionarios estadounidenses son marionetas del lobby sionista"'. 

Kirk explicó que"es crítico con los funcionarios de la administración Obama por estar ofreciendo desesperadamente concesiones nucleares muy peligrosas con el objeto de conseguir que Irán acepte un acuerdo nuclear aguado, y para que abran sus ojos a la verdadera naturaleza del actual régimen iraní".

Preguntado por esta conferencia y por lo que podría significar para la búsqueda de la administración Obama de una suerte de distensión con Teherán, la portavoz del Departamento de Estado en la sesión informativa diaria del jueves declaró: " No he visto informes de esta conferencia. ¿Dónde dicen que se celebró la conferencia?".

Esa respuesta resume verdaderamente el despiste de esta administración: ¿Qué me cuentan del derramamiento de veneno por parte de un régimen genocida disfrazado de estado normal? La administración Obama no se ha molestado en mantenerse al tanto de estos avances, y mucho menos los ha condenado, ya que está ante una misión preferente, y meros hechos como estos se convertirían en una distracción. Ella debe seguir insistiendo en que Irán es una nación como todas las demás, racional y deseosa de relaciones armoniosas con Occidente.

Porque si realmente fuera un fanático régimen islamista el que perpetra esta red de mentiras y quiere destruir a Israel, y para ello trata de obtener los medios para conseguirlo, entonces un acuerdo aguado, por ejemplo, desconectando y no destruyendo las centrifugadoras, sería totalmente ridículo y los que lo promueven serían tomados por tontos. Así que hay que seguir caminando y no hay nada que ver por ahí.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home