Monday, December 08, 2014

Dos hombres de Hezbolá muertos en el supuesto ataque del IDF en Siria - Roi Kais y Yossi Yehoshua - Ynet



Dos activistas de Hezbolá murieron el domingo en lo que fuentes extranjeras han calificado de un ataque aéreo israelí contra objetivos militares en Siria, según informó el canal de noticias Al Arabiya este lunes. El informe contradice afirmaciones anteriores de las fuerzas de seguridad sirias que dijeron el domingo que no había habido víctimas en el ataque.

Mientras tanto, el Israel oficial sigue manteniendo silencio sobre el ataque en Siria que se le ha atribuido, mientras la prensa árabe entretanto publica más y más detalles sobre el presunto ataque israelí.

Al-Arabiya también dijo que uno de los dos hombres muertos era un militar de alto rango de Hezbollah.

Según los informes, que hasta ahora no tienen confirmación, ocho aviones de combate de la Fuerza Aérea de Israel participaron en los ataques cerca del aeropuerto internacional situado en las afueras de Damasco. El objetivo, según los informes, era más que probablemente un almacén que contendría nuevos misiles antiaéreos de fabricación rusa que estaban de camino al Líbano.

El ministro de Inteligencia israelí, Yuval Steinitz, se negó a comentar directamente el incidente del domingo, pero señaló que Israel tiene una "firme política de prevención de todas las posibles transferencias de armas sofisticadas a organizaciones terroristas".

Por su parte, Rusia exigió este lunes una explicación de los ataques aéreos, mientras que los ministros de Asuntos Exteriores de Siria e Irán lo consideraron como un acto de agresión que demuestra que Israel está "en la misma trinchera" que los grupos extremistas que luchan contra el gobierno sirio.

"Moscú está profundamente preocupado por esta peligrosa situación, cuyas circunstancias exigen una explicación", dijo el portavoz del ministerio Alexander Lukashevich. El ministerio envió una carta a las Naciones Unidas quejándose de la "acción agresiva" de Israel y exigiendo que tales ataques no vuelvan a ocurrir, agregó Lukashevich.

El periódico publicado en Londres, Al-Quds Al-Arabi, citó en la mañana del lunes a funcionarios sirios que dijeron que, posiblemente, la intención de la acción israelí era atacar el almacén que contenía los misiles de fabricación rusa destinados a Hezbollah. Según las mismas fuentes, el aeropuerto de Dimas, cerca de la frontera entre Siria y el Líbano, era al parecer un punto de almacenamiento para los misiles avanzados de defensa aérea recientemente entregados por Rusia.

Mientras tanto, el periódico Al Akhbar del Líbano, próximo a Hezbollah, citó a fuentes de seguridad diciendo que ocho aviones de combate israelíes atacaron dos objetivos. Según las mismas fuentes, "el primer sitio atacado, cerca del aeropuerto internacional de Damasco, era un hangar para descarga de mercancías. El segundo lugar era una hilera de hangares dentro de una instalación militar".

Las fuentes negaron informes no confirmados de que el ataque incluyera bombardeos de posiciones en Sabura o ataques a la 90 división del ejército sirio en Quneitra. La historia principal en el periódico apareció bajo el título: "Israel bombardea las armas de la resistencia".

Al mismo tiempo, el diario libanés As-Safir, también próximo a Hezbolá, citó a funcionarios sirios diciendo que los ataques fueron diseñados para interrumpir las recientes entregas de armas a Siria. Los funcionarios negaron los rumores que alegaban que lo que se hallaba en los almacenes bombardeados fueran misiles S-300 de fabricación rusa. Esos misiles, dijeron, aún no se habían entregado.

El periódico también informó de la relativamente "pequeña" intensidad de las explosiones, en comparación con las grandes explosiones que se escucharon en incursiones anteriores, y afirmó que esto apoya la impresión de que los golpes no habían logrado su objetivo - la destrucción de las grandes reservas en el aeropuerto -.

Horas después de que Siria informara de los ataques, su ministerio de Asuntos Exteriores envió dos misivas al secretario general de la ONU y al jefe del Consejo de Seguridad en protesta por los ataques de Israel.

"Siria exige que se instalen sanciones para disuadir a Israel, que no oculta su política de apoyar el terrorismo y sus intenciones maliciosas contra Siria", decía una carta. "Siria demanda implementar todos los métodos determinados en la Carta de la ONU para impedir que Israel vuelva a repetir estos ataques".

Mientras tanto, el periódico Al Akhbar de Líbano publicó el lunes por la mañana un artículo que lleva el título: "Netanyahu refuerza su crédito público... en Siria", lo que sugiere que el momento del ataque tuvo motivos políticos.

También el domingo, el ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammed Javad Zarif se reunió con su homólogo sirio, Walid Muallem, en Teherán. En una conferencia de prensa al término de la reunión, Zarif dijo que "Irán condena el ataque israelí en Siria. El ataque de ayer indica que este paso fue coordinado con las organizaciones terroristas en Siria". Muallem dijo que "Israel atacó ayer para levantar la moral de los terroristas después de sus derrotas".

Según informes extranjeros, esta es la octava vez en los últimos años que el IAF golpea en el territorio sirio. En la mayoría de los casos, los ataques se dirigieron contra envíos de misiles avanzados que acababan de aterrizar en Damasco, como los Fateh-110 y M-600 con cabezas muy precisas de cientos de kilogramos, y cuyas habilidades para atacar a los ciudadanos de Israel serán muy apreciables en una tercera guerra del Líbano. Más tarde, se dirigieron contra los misiles tierra-aire y un cargamento de misiles de crucero antibuques Yakhont.

Un ataque como el llevado a cabo este domingo requiere de muchas semanas de inteligencia y de preparación operacional. Al contrario de lo que algunos podrían pensar, no se trata de un ataque electoral. Los que tratan de vincular el presunto ataque israelí en Siria a un esquema político destinada a atraer más votos, probablemente no están familiarizados con el ejército israelí en su época actual, y especialmente con su cauteloso - y a veces demasiado prudente - jefe del Estado Mayor, Benny Gantz.

Ante esa realidad regional, y a la luz del hecho de que Siria y su ejército han perdido buena parte del control, Israel debe mantener sus vuelos, sus ataques y su recopilación de información e inteligencia como lo está haciendo en el Líbano. Israel debe proteger sus intereses, especialmente de cara a la amenaza de una difusión de armas avanzadas, lo que haría la próxima guerra bastante complicada.

Si los informes son ciertos, y en la medida en que se refieren a Israel, esta es una acción militar necesaria destinada a eliminar o reducir una amenaza que causaría un daño dramático en el futuro. Los sirios, que lo entienden muy bien, sustituyeron al portavoz de IDF y emitieron un anuncio oficial sobre el ataque.

El hecho de que casi no hubo víctimas demuestra que Israel no está interesado en una escalada en el frente norte, pero está tratando de erradicar gradualmente los problemas y amenazas mientras todavía son manejables.

Sólo uno de sus ataques dio lugar a una respuesta y cambió las reglas del juego. Fue el presunto ataque israelí de febrero, y que se llevó a cabo por primera vez en suelo libanés. El secretario general de Hezbollah, Hassan Nasrallah, aclaró inmediatamente después del ataque que su organización no aceptaría una violación de su soberanía. Se comprometió a tomar represalias y llevó a cabo su amenaza con una serie de incidentes en las fronteras de Israel con Siria y el Líbano que, milagrosamente, terminaron sin soldados muertos y sin escalada.

El ataque del domingo es similar en su magnitud a otros dos importantes ataques llevados a cabo en territorio sirio a principios de mayo. Siria no respondió entonces y probablemente no responderá ahora tampoco. Según las estimaciones, Hezbollah es el defensor del Líbano, no de Siria, y por lo tanto se contendrá y no tomará represalias.

Se espera que Hezbollah juegue con las reglas que se ha fijado, pero la situación puede verse inflamada por los iraníes, quienes están buscando cualquier oportunidad y puede hacerlo a través de organizaciones subcontratadas.

Cabe señalar, sin embargo, que a pesar de estos ataques exitosos y de los envíos de armas frustrados, esto es sólo una gota en el océano. Hezbollah ha logrado vaciar y tomar el control de casi todas las armas del ejército sirio. La premisa de trabajo del IDF es que en una tercera guerra del Líbano se enfrentaría a una organización terrorista con las capacidades de un Estado, lo que hará la próxima guerra particularmente complicada.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home