Saturday, December 06, 2014

Las encuestas muestran al bloque formado por el Likud, partidos de derecha y ultra-ortodoxos a la cabeza



El Likud y el bloque del resto de partidos de la derecha y ultra-ortodoxos estarán en una mejor posición para formar un gobierno si las elecciones se celebraran hoy, según sugiere una encuesta del New Wave Investigation. La coalición que surja de las próximas elecciones probablemente deberán integrarla los siguientes partidos: Likud, Habayit Hayehudi, Shas, Judaísmo Unido de la Torah y Yisrael Beytenu. Juntos conformarían una mayoría de unos 64 escaños según las proyecciones.

La encuesta, encargada esta semana por Israel Hayom, sugiere que un bloque de centro-izquierda que comprendiera a los Laboristas, Hatnuah, Meretz y Yesh Atid obtendría unos 32 escaños. Si el ex ministro Moshe Kahlon establece un nuevo partido y finalmente se une al centro-izquierda, aún seguirían teniendo solamente 45 escaños en la Knesset, por lo que no es suficiente para una mayoría de 61 diputados. La izquierda podría tratar de incorporar a la coalición a los partidos predominantemente árabes, que se proyecta que puedan ganar unos 9 escaños, pero esto seguiría sin inclinar la balanza a favor de la izquierda. A lo más, esto incrementaría la representación del centro-izquierda a 54 diputados, lo que tampoco les daría la mayoría.

Dicho esto, el partido de Kahlon probablemente será la fuerza a tener en cuenta en la próxima campaña, ya que se proyecta actualmente que ganaría cerca de 13 escaños.

La encuesta se basa en una muestra representativa de 630 israelíes mayores de 18 años que fueron escogidos al azar, con un margen de error estadístico de +/- 3,9 puntos porcentuales.

Sorprendentemente, una pluralidad de los israelíes (el 49%) estaban a favor de elecciones anticipadas, con sólo el 42% diciendo que estaban en contra de la probable disolución de la Knesset.

A medida que las elecciones se acercan, podríamos llegar a ver a extraños compañeros de cama que se coaligan. Cualquier cosa puede pasar. Después de todo, cosas más extrañas han sucedido en la política israelí. Oigan al líder de la oposición, Isaac Herzog (Laborista), quien llamó a todos las partidos, "desde el Yisrael Beytenu al Meretz", a unirse a una coalición dirigida por el Laborismo. Junto con Kahlon, el bloque de centro-izquierda entonces seguramente cosecharía 55 escaños. Pero si Herzog quiere conseguir una mayoría en la Knesset tendría que cortejar a los partidos predominantemente árabes (es improbable que oficialmente se unan a la coalición, pero tampoco es probable que voten en contra de la creación de esa coalición de centro-izquierda). Sin embargo, es dudoso que los árabes se sientan demasiado interesados en formar parte de un acuerdo que garantice al ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, un asiento en la mesa del gabinete.

Cuando se preguntó a los encuestados "¿Quién es el más calificado para ejercer como primer ministro?", el 24% de los encuestados eligió el actual primer ministro Benjamin Netanyahu. Ninguno de los otros candidatos estuvo cerca. Herzog obtuvo un distante segundo lugar con un 11%, seguido de Tzipi Livni con el 9%, Lieberman y Naftali Bennett con un 6% y Yair Lapid y Moshe Kahlon cada uno con un 5 por ciento.

Una abrumadora mayoría, el 65%, señaló que el proyecto de ley de renuncia al impuesto al valor agregado para ciertos apartamentos era poco probable que bajara los precios de la vivienda. Sólo el 25% dijo que la medida - que fue uno de los temas que precipitaron el colapso del gobierno - era probable que lograra el efecto deseado.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home