Tuesday, January 13, 2015

Una carta en el Guardian de un grupo judío antisionista reivindica que se acuse a los judíos de la díaspora, por su sionismo, del antisemitismo que sufren - CifWatch


Deborah Maccoby

Los miembros del grupo Judíos por la Justicia para los palestinos (JfJfP) estarían muy probablemente entre los que inspiraron la galardonada novela de Howard Jacobson, "La cuestión Finkler", ya que se asemejan totalmente a eso judíos del Reino Unido a los que define como "judíos avergonzados", es decir, judíos que están orgullosos de estar avergonzados de Israel y de los judíos que lo apoyan (solo les enorgullecen los judíos "no judíos" universalistas y antisionistas).

La líder del grupo, una judía antisionista llamada Deborah Maccoby que trabaja en el Servicio Mundial de la BBC como productora asistente y que escribe reseñas para el Servicio Árabe, publicó una carta en The Guardian el 12 de enero ("Lo qué los judíos pueden aprender de los musulmanes" se titulaba) en respuesta a un artículo de opinión de Jonathan Freedland sobre los recientes ataques yihadistas en París ("Charlie Hebdo: primero vinieron por los caricaturistas, luego fueron por los judíos").

Maccoby, en su carta al Guardián, no sólo afirma que los judíos tienen que aprender de sus homólogos musulmanes por sus supuestas condenas de la violencia yihadista "y decir alto y claro en respuesta a las atrocidades israelíes que 'No en mi nombre' ", sino que sugiere que los judíos, al fracasar a la hora de distanciarse de las "atrocidades" israelíes, les ha vuelto culpables de la posterior violencia antisemita:
Jonathan Freedland... afirma que los judíos son puestos en la diana simplemente por ser "una especie de último símbolo de Occidente", como resultado de "un curioso giro en la mentalidad ultra-islamista", o como el tradicional chivo expiatorio de los fascistas europeos. 
Pero el gobierno israelí, con su nuevo proyecto de ley que propone convertir a Israel en el Estado-nación de todos los judíos del mundo, y las organizaciones judías, como el Board of Deputies británico, con su afirmación de que la mayoría de los judíos apoyan las políticas opresivas de Israel, contribuyen a la fusión de los judíos (de la diáspora) con Israel y al posterior incremento del antisemitismo y de los ataques contra los judíos europeos.
Maccoby afirma además que una campaña judía que dijera claramente a Israel "No en mi nombre", convertiría "el reclutamiento de jóvenes musulmanes yihadistas en mucho más difícil".

Cuestionando absolutamente esa creencia que sostiene que los judíos individualmente, o las organizaciones judías, son responsables en cierta medida de los ataques racistas contra sus correligionarios judíos - tal como defiende Maccoby - por ser algo moralmente indefendible, probemos por un momento con esta otra acusación hipotética:
Los grupos musulmanes de América, a través de sus acciones, contribuyen al aumento de la islamofobia y de los ataques contra los estadounidenses musulmanes.
O bien, prueben con esta:

Las organizaciones afroamericanas, a través de sus acciones, contribuyen al aumento del racismo blanco y de los ataques contra los afroamericanos. Además, los afroamericanos estadounidenses deben cambiar su comportamiento para que el reclutamiento de jóvenes blancos por los grupos neonazis y supremacistas blancos sea más difícil.
Tales sentimientos - culpando a las víctimas, ya sean afroamericanos, musulmanes o judíos, por los crímenes racistas cometidos en su contra - representan por supuesto nada más que el último refugio de los canallas, ya sean intelectuales y/o meros fanáticos, y de sus difundidores

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home