Thursday, October 08, 2015

Luchar contra el terrorismo sin utilizar la política - Dan Margalit



La lucha contra el terrorismo sin política - Dan Margalit

Miles de personas protestaron frente a la residencia del primer ministro Benjamin Netanyahu el pasado lunes, cantando que Jerusalén - que ha sido inundado de ataques terroristas palestinos - es una ciudad bajo soberanía israelí. Eso es muy cierto. Pero los manifestantes no consideraron que sólo Israel reconoce ese hecho. Esto complica y ralentiza de alguna manera la guerra contra el terrorismo, un terrorismo que parece haber cambiado de forma y que aún no ha llegado probablemente a su fin.

Hay una amplia gama de quejas políticas internas. Hay quienes ven a Netanyahu como responsable por no ser lo bastante flexible en cuanto a la difícil situación del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y hay quienes afirman que debería tomar una postura aún más dura para acabar con el terrorismo. Sin embargo, dentro de la coalición - sobre todo viniendo de los ministros del Habayit Hayehudi - se han hecho afirmaciones que no tienen ninguna conexión con la realidad.

¿Qué significaría que Israel emprendiera una Operación Escudo Defensivo II? La Operación Escudo Defensivo ha sido probada durante varios años, y trajo muchos beneficios de seguridad a Israel. Antes de ella, necesitábamos grandes unidades para recuperar a un asesino herido de un hospital de Yenín o en Nablus. Después del asesinato de la pareja Henkin, necesitamos a fuerzas relativamente mínimas para detener al asesino. Esto es gracias al efecto duradero de la Operación Escudo Defensivo.

La emergente guerra israelí contra el terrorismo, que aún no ha alcanzado su punto más álgido, se está llevando a cabo de manera constante. En su mayor parte, se frustran planes palestinos antes de que puedan ser ejecutados, pero no hay guerra sin heridos y en ocasiones los terroristas tienen éxito, incluso antes de que utilicen toda la extensión de su fuerza.

El dolor de las muertes es tan fuerte y tan profundo que puede dificultar ver el éxito de Israel en la lucha contra el terrorismo. No hay manera de erradicar el terror por completo sin causar indignación en todo el mundo, pero podemos mantenerlo al mínimo. Este objetivo es muy probable que sea alcanzable por el establishment de defensa.

La tendencia táctica predominantemente empleada por las Fuerzas de Defensa de Israel, la agencia de seguridad Shin Bet y la policía, (y que se lleva a cabo por separado de las negociaciones actualmente estancadas con los palestinos), es lograr la calma en el campo de batalla y entre esos que protagonizan ataques con apuñalamientos y lanzan piedras y otros objetos. Esto requiere una mayor libertad de acción (sujeta a los controles, por supuesto) para Netanyahu, el ministro de Defensa Moshe Yaalon, el jefe del Estado Mayor de las FDI Gadi Eizenkot y el jefe del Shin Bet, Yoram Cohen. Pero cuando los ministros de Habayit Hayehudi están a la cabeza de las quejas públicas contra el gobierno, están alentando a los extremistas israelíes a tomar la ley por sus propias manos.

Y así, Israel estaría dando testimonio de una situación en la que los judíos también estarían tirando piedras y llevando acciones que estarían contaminadas por un cierto tipo de terrorismo, y los ministros de Habayit Hayehudi están encendiendo esencialmente al conflicto, en lugar de ayudar a calmar las cosas. Esa es una verdadera anomalía israelí.


Piquetes ellos mismos - Dan Margalit

Los futuros historiadores mirarán hacia atrás este período con incredulidad. Concluirán que el gobierno de Israel tenía dos diferentes Haim Katzes y dos diferentes Yariv Levin. ¿Cómo pueden ustedes explicar que haya dos ministros del Likud en los piquetes situados frente a la casa del primer ministro, Benjamin Netanyahu, y que además presentaran un pliego de peticiones desde el propio gobierno, del que forman parte? Este tipo de comportamiento no es aceptable en cualquier democracia que se precie.

Levin, Katz, y los demás ministros que criticaban al gobierno estaban tratando esencialmente de mendigar votos dentro de sus propios partidos. El ministro de Educación Naftali Bennett y la ministra de Justicia Ayelet Shaked esperan que su retórica radical convenza a los votantes del Likud para "volver a casa", es decir, al Habayit Hayehudi. En el Likud, sus ministros quieren reforzar su poder en el Comité Central del partido. Pero si el primer ministro Benjamin Netanyahu (que está respaldado por el ministro de Defensa Moshe Yaalon) hiciera un llamamiento a los miembros del Comité Central y les dijera cómo Levin y Katz están bloqueando sus esfuerzos para dirigir al gobierno y llevarlo a un puerto seguro, los dos ministros comprobarían su menguante dentro de su partido. Ellos no pasarían esa prueba.

La conducta de los partidos de oposición, los cuales han exigido a Netanyahu que erradique el terrorismo, ha sido igual de mala.

¿Esta el líder de la oposición (Unión Sionista) Isaac Herzog, tratando de convertirse en una réplica del líder de Yisrael Beytenu, Avigdor Lieberman? ¿Desea Herzog que los miembros de la Unión Sionista se comporten de la misma manera ingobernable que el diputado del Habayit Hayehudi, Mordhay Yogev, que fue visto bloqueando el paso a una mujer palestina que caminaba pacíficamente por Jerusalén (protestando contra las burlas y el desprecio árabe que desató en esa misma zona una mujer judía apuñalada)?

Las Fuerzas de Defensa de Israel, la Policía de Israel y la agencia de seguridad Shin Bet han tratado de luchar contra este "brote (de violencia)" (Ehud Yaari del Canal 2 dijo que así es como se denomina esta última conflagración en la calle palestina), incluso a medida que evalúan el cálculo político general que les rodea. Esto está en consonancia con su conducta durante las operaciones Escudo Defensivo y Plomo Fundido. A las fuerzas de seguridad israelíes les gustaría restaurar el orden sin crear una ola de animosidad mutua entre los dos pueblos, a la vez que refuerzan al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, y detienen a los jóvenes matones que surgen de los campos de refugiados en Judea y Samaria. El nombre del juego es el ajedrez, no las damas.

Un público inteligente no debería dejarse llevar por las emociones, y sabemos que eso reportará muchas ventajas. Se sabe muy bien que la comunidad internacional va a tolerar medidas de autodefensa, pero que no va a tolerar un esfuerzo israelí que provoque un baño de sangre como pretexto para la emisión de nuevos permisos de construcción en Itamar. El verdadero debate se desarrollará en los próximos días, junto con el intercambio de ideas estratégicas.

Mientras tanto, Israel tiene una crisis que tratar. "Cuando se escuchan los cañones, las musas callan", reza el famoso cliché, pero eso no es lo que estoy defendiendo. Lo que me gustaría ver es un debate a fondo sobre los límites del poder; un debate que reconozca que el álgebra político de Israel comprende muchas variables desconocidas, no sólo una.

El martes, Yaalon fue citado diciendo que el ejército israelí no tiene que pasar a la ofensiva porque ha estado a la ofensiva desde la Operación Escudo Defensivo en 2002. Debería haber añadido lo siguiente: La conducta del ejército israelí ha producido muchos éxitos, pero no existe tal cosa como una guerra con cero muertes y cero errores.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home