Sunday, October 11, 2015

Recomendable: Parlamentarios piromanos - Dror Eydar - Israel Hayom



No cometamos ningún error en esto: las acciones de los miembros árabes de la Knesset la semana pasada no fueron ocasionadas por la libertad de expresión, sino por su piromanía, buscando añadir más leña al fuego que se cierne sobre la calle árabe. Los que perderán como resultado de las luchas violentas serán, una vez más, los árabes. Su economía se verá afectada, sus relaciones comerciales sufrirán, y se necesitará más tiempo para que puedan integrarse en la sociedad israelí.

Pudiera ser que esto fuera lo que andan buscando pirómanos como los diputados árabes Ahmad Tibi y Jamal Zahalka, quienes no buscan estar en comunión con Dios en el Monte del Templo, sino hinchar la mentira de que "Al-Aqsa está en peligro" propagada por el Movimiento Islámico israelí, la Autoridad Palestina, Hamas, y el resto de los enemigos de Israel. El resultado será más y más víctimas, en su mayoría árabes.

Pero es importante detenerse un momento en Tibi, el niño mimado de los medios progresistas israelíes, que piensa que él es dueño de ese lugar y que los judíos sólo son los "invasores", tal como él afirma. Completamente al contrario: La mezquita de la Cúpula de la Roca fue construida en el lugar donde se elevó el Templo judío, y solamente porque el Islam quería reemplazar a los judíos como pueblo elegido. Mil quinientos años antes de la llegada del Islam, cuando los antepasados ​​de Tibi eran paganos que enterraban a sus hijos vivos en Arabía, el templo judío se elevaba en la cima de esa colina, y desde allí llegó el evangelio para el cristianismo y, más tarde, el Islam. Después de que los musulmanes conquistaron la Tierra de Israel en el siglo VII después de Cristo, se apropiaron de nuestra historia y de nuestra teología, y decretaron que nos habían erradicado y que ya no existíamos. Pero oh sorpresa: todavía estamos aquí. Entonces, ¿quién es el invasor, señor Tibi?

Aún así, después de que Jerusalén fuera liberada de las fuerzas de ocupación jordanas dutante la Guerra de los Seis Días, Israel hizo algo que algunos describen como una tragedia eterna y un trágico error: colocaron (de hecho abandonaron o entregaron) el lugar más sagrado para el pueblo judío bajo el pleno control de otra religión, una religión para la que ese lugar era solamente el tercero más importante de su fe, y ello dependiendo del período histórico.

Esa situación solamente perjudicó a los propios judíos: Los musulmanes ampliaron el área de oración en el Monte del Templo, destruyeron restos y antigüedades de la era pre-islámica, y construyeron más mezquitas (mientras se mantenía ese embarazoso ojo ciego de los diferentes gobiernos israelíes). Así pues, ¿de dónde sacan ese desvergonzada mentira acerca de un cambio en el status quo? ¿Cuánta gente va a pagar con su vida por ese montón de mentiras?

Tibi y la facción de los instigadores se niegan a reconocer al verdadero propietario del Monte del Templo: Dios. Incluso las personas que no son religiosas entienden que el valor del Monte del Templo se encuentra en su santidad, lo cual convierte ese tema en sumamente volátil. Todos conocemos al principal incitador, el jeque Raad Salah del Movimiento Islámico israelí, un conocido antisemita y un mentiroso descarado, y aún no podemos entender por qué todavía está libre. El jueves, Salah dijo que "Al-Aqsa está por encima de la soberanía israelí", Tal como él lo ve, el Islam está por encima de la soberanía de Israel, por lo que todos los métodos para avivar las llamas son legítimos. ¿Por qué el Movimiento Islámico de Israel sigue siendo legal? ¿En que se diferencia de Hamas y del Estado islámico?

¿Y qué decir de los diputados árabes "seculares"? El líder de la Lista Árabe Unida, Ayman Ouda fue preguntado por el periodista Razi Barkai sobre "cuáles eran sus líneas rojas". Ouda respondió: "Yo no dibujo líneas rojas para el pueblo árabe palestino".

A la luz de esta situación vergonzosa, las respuestas paulovianas de los diputados de la izquierda israelí provocan más burla que desesperación: "La solución es un acuerdo diplomático", "tenemos que separarnos de los palestinos", y "buscar poner fin al conflicto".

Son unos genios.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home