Monday, December 07, 2015

Obama, Kerry, la AP, y la solución de dos Estados - Mirabelle (IsraellyCool)



Hace unas semanas, el presidente palestino Mahmoud Abbas admitió finalmente algo que aquellos de nosotros que recibimos la noticias sobre Israel de otras fuentes que el New York Times y AP ya sabíamos desde hace mucho tiempo: que en el 2008, el entonces primer ministro israelí Ehud Olmert ofreció una retirada del 99,5% de Cisjordania, con intercambios de tierra que representaban alrededor del 6%, junto con un compromiso histórico para compartir Jerusalén y una indemnización para los refugiados, y que Abbas rechazó esa oferta.

Mientras que Abbas nunca ha negado que la oferta existió, ahora por fin lo ha admitido claramente en una entrevista televisada en Israel la semana pasada. El tardío reconocimiento de la AP de la oferta de Olmert, y del rechazo de Abbas, en un reciente artículo sobre la entrevista televisada otorgó una ridícula credibilidad a la explicación de Abbas de su rechazo: que no tuvo el tiempo suficiente para estudiar el mapa que Olmert le presentó. El jefe de la oficina de la AP en Jerusalén, Josef Federman, ofreció a continuación este análisis:
La visión de paz de Olmert fue impulsada por la creencia de que el continuo control de Israel sobre los palestinos estaba llevando el país al desastre. Sin el establecimiento de un Estado palestino, los asentamientos de Israel en Cisjordania alcanzarían tales dimensiones que la separación se convertiría en imposible. La elección, entonces, sería anexionar la tierra y la creación de un estado verdaderamente "binacional", con la mitad de sus ciudadanos árabes, o convertirse en una entidad de apartheid en el que millones de árabes no tendrían plenos derechos.
Estas ideas se hacen eco de sentimientos similares articulados en repetidas ocasiones por el secretario de Estado John Kerry, así como el presidente Obama. En marzo de 2014, Obama le dijo Jeff Goldberg,
Todavía no he oído hablar, sin embargo, de una visión convincente de cómo Israel sobrevivirá como un Estado judío y democrático y en paz con sus vecinos en ausencia de un acuerdo de paz con los palestinos y una solución de dos estados.
Del mismo modo, el secretario de Estado John Kerry dijo el AJC en junio de 2013 lo siguiente:
Nos estamos quedando sin tiempo. Nos estamos quedando sin posibilidades. Y seamos claros: si no tenemos éxito ahora - y sé que estoy diciendo cosas que no gustan - puede que no tengamos otra oportunidad.
Obama, Kerry, los bienintencionados periodistas y los grupos que dicen buscar la paz todos ellos piensan que si siguen presionando a Israel para que se esfuerce más, entonces el problema podrá ser resuelto.

Aunque parezca increíble, ninguno de ellos ha tenido en cuenta la posibilidad de que sea Abbas, y el liderazgo palestino, quien realmente no quiera una solución de dos estados pacífica y negociada. Ciertamente, existen evidencias de que no lo quieren, y eso ha quedado muy claro con la admisión de Abbas de su rechazo a la oferta de 2008, y ciertamente parece ser una posibilidad que ya debería ser públicamente considerada por Obama, Kerry, los bienintencionados periodistas y los grupos que dicen buscar la paz. Pero mientras tanto, desde el presidente de los Estados Unidos a los bienintencionados periodistas, siguen repitiendo el mantra de que aunque Abbas no esté de acuerdo con una solución de dos Estados, "Israel será el que colapsará de alguna manera". ¿Por qué entonces el mundo no es capaz de dirigir su mirada a los líderes palestinos?

A pesar de la sabiduría convencional entre los progresistas occidentales de que Israel es la parte más fuerte en el conflicto, lo cierto es que el resultado de una solución negociada de dos Estados no podrá convertirse en realidad sin el acuerdo de la Autoridad Palestina y de su Presidente. Si lo que Abbas, y el liderazgo palestino, desea realmente es un único estado de mayoría árabe en lo que hoy es Israel, entonces cada vez que John Kerry diga que sin una solución de dos Estados Israel dejará de ser una democracia judía, Kerry, simplemente, está reforzando la determinación de Abbas a no hacer nada y a esperar ese resultado.

Lo absurdo de tales pronunciamientos, los de Obama, Kerry, los bienintencionados periodistas y los grupos que dicen buscar la paz, es que aquellos que los formulan afirman que "lo hacen porque les importa mucho Israel, porque no quieren que Israel sea víctima de sí mismo". Todo lo que lo hacen, sin embargo, es fomentar el rechazo y la negativa palestina.

Cada vez que un líder gubernamental o no gubernamental dice que la ventana de la solución de dos estados se está cerrando, ellos le están diciendo a Abbas que tomó la decisión correcta en el 2008 rechazando la oferta de Olmert. Le están diciendo a Abbas que debe continuar con su rechazo a un acuerdo negociado para una solución de dos Estados, tal como hizo su predecesor Arafat, porque si los palestinos siguen manteniendo su negativa a dicho acuerdo finalmente Israel se colapsaría y ellos tendrían un estado árabe mayoritario en todo Israel.

¿Por qué Abbas debería conformarse con Cisjordania (y tal vez en Gaza si puede arrebatársela a Hamas) cuando cree que con el tiempo podrá obtener también Israel?

Por supuesto, Israel nunca permitirá que su Estado se convierta en uno de mayoría árabe La idea es absurda tanto para la mayoría de la izquierda israelí, así como por supuesto para el centro y la derecha israelí, y por buenas razones. Así que lo único que estos periodistas y estos políticos están haciendo cada vez que advierten del mítica y cuasi inminente solución de un único estado es animar a la perpetuación de un statu quo letal.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home