Saturday, January 09, 2016

La manera correcta de leer el New York Times: pagando una tarifa adicional para que sus corresponsales te cuenten la auténtica historia - Israellycool



No pude ir a ver a Jodi Rudoren (la jefa de la oficina del New York Times en Jerusalén) durante su reciente aparición en el JCC en Manhattan, así que me quedé muy contento al ver un tweet de Camara sobre ese mismo evento.

El tweet decía:
Demasiado poco, demasiado tarde, @Rudoren admite en el JCC lo que nunca dijo a los lectores en el @NYTimes: El atacante palestino en la Puerta de Damasco tenía un cuchillo, no le fue colocado.
La Sra Rudoren ha esperado bastante para dar a conocer a sus lectores que las negaciones palestinas de que el agresor palestino tuviera un cuchillo eran falsas. Un caso similar fue particularmente emocionante, cuando Ayman Mohyeldin, un reportero de la MSNBC, intentó incluso en directo negar que el agresor árabe tuviera un cuchillo en sus manos (a pesar de la clara evidencia del vídeo del incidente que se transmitía a la vez, tal como le señalaron sus propios compañeros del estudio).

Con esto en la mente, volví al artículo de Rudoren. Tengo que admitir que aún no estaba muy seguro de cómo entenderlo a la luz de este tweet. La sra. Rudoren informaba de "una multitud de enojados hombres y niños palestinos que se reunieron detrás de las barricadas de la policía, deseosos de contar lo que habían visto: un adolescente palestino, muy excitado, que había huido de su padre después de una pelea sólo para ser fusilado poco después por los israelíes". También cita a un testigo árabe que insistió: "Él no llevaba un cuchillo, lo vi todo. Si ahora muestran un cuchillo es que se lo colocaron". En ninguna parte del artículo de la sra. Rudoren aparece la declaración de un testigo israelí que contradiga a los testigos árabes, ni tampoco utiliza palabras que pudieran implicar cierta distancia con las declaraciones de los "testigos árabes" que se relacionan (tal como "el testigo dice..."), ni hay ninguna mención del vídeo del MSNBC que muestra el cuchillo en la mano del adolescente agresor. ¿Cómo podría saber que estos testigos árabes pudieran estar mintiendo?

La Sra. Rudoren también recogía las declaraciones de la prominente funcionaria de la OLP Hanan Ashrawi, señalando que "en dos veces se ha planteado la posibilidad de que la policía israelí colocara los cuchillos posteriormente". Cuando se le preguntó si tenía pruebas de ello, la Sra Ashrawi respondió: "Yo no tengo pruebas de lo que está pasando porque no tenemos acceso a la escena de cualquiera de estos actos". Aquí tampoco, aunque quizás sólo sea mi impresión, se consignaba ningún indicio de duda en el artículo sobre las palabras de Ashrawi.

Incluso cuando la Sra. Rudoren hace una breve declaración acerca de la evidencia reseñada por la Policía israelí, parece muy decepcionante. Tras informar de los disparos contra el agresor, comentaba que "la policía israelí publicó prontamente una foto de una navaja, del tipo que utilizan los Boys Scouts, junto al adolescente asesinado". Aparte del hecho de que el agresor árabe tenía en realidad 20 años, suena como si su arma no fuera tan peligrosa asociándola con los Boys Scouts. (Esto luego fue modificado y vale la pena buscar el artículo para leer la corrección que es una verdadera pieza de razonamiento torcido en sí mismo).

Y así, de repente, me di cuenta. Así como el New York Times ofrece contenidos especiales para aquellos que lo leen en línea, y en especial para los que pagan por los servicios Premier o Ejecutivo, la única manera de leer realmente el NYTimes es pagar para que sus reporteros vengan a hablar directamente contigo.

De esta manera, y por una tarifa adicional, estarán dispuestos a contar la verdad. Así que, de ahora en adelante, cada vez que estén seguros de la verdad de lo que están leyendo, recuerden esta nueva opción de la tarifa del NYTimes, una que no se anuncia, secreta, y consideren reunir a un grupo de amigos para recaudar el dinero suficiente para pagar a periodistas y redactores del NYTimes para que vengan a su ciudad para responder a sus preguntas directamente.

Y esto porque, para ciertos temas, parece ser la única manera de conseguir la verdad en el New York Times.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home