Saturday, January 09, 2016

Un entierro digno para todos los soldados caídos de Israel - Shmuel Rosner - Jewish Journal



Hace dos años y medio escribí un artículo sobre el caso del soldado Evgeny Tuluzko, un soldado del IDF que murió mientras cumplía su país:
El soldado Evgeny Tuluzko está enterrado en el cementerio militar del Monte Herzl, en el área A, parcela 23, fila 1, lápida 2. Murió en febrero durante un entrenamiento básico, y cuando Israel celebró su Día de los Caídos, el 9 de abril, fue el último sus soldados caído. 
Es costumbre en ese día de fiesta que el jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa de Israel coloque una bandera en la tumba de los más recientes caídos. Sin embargo, este año, el Maj. General Benny Gantz honró la tumba no de Tuluzko, sino de Shlomo Nitzani, fallecido el pasado mes de octubre. Nitzani era un teniente coronel y fue un héroe, mientras Tuluzko era un simple soldado. Más relevante aún: Nitzani era judío, y Tuluzko no lo era.
El clamor de la opinión pública israelí fue muy significativo, y varios legisladores decidieron poner fin a esta costumbre de enterrar a los soldados cuya judeidad está en duda - las reglas del Rabinato - por separado.

El IDF y el Ministerio de Defensa de Israel entendieron que esto podría ser un problema. Mientras que muchos israelíes creen que todos los soldados que luchan los unos al lado de los otros deben también ser enterrados los unos al lado de los otros, también hay muchos israelíes observantes que no aceptaría un acuerdo que, en su opinión, contradice la Halajá, la ley judía.

El resultado fue una negociación rápida. Por un lado, el diputado Elazar Stern, un ex general, y por el otro lado el Ministerio de Defensa, encabezado por el ministro Moshe Yaalon. Y, muy pronto, un entendimiento se logró:
Bajo una directriz propuesta por las Fuerzas de Defensa de Israel, los soldados que no son judíos según la ley judía serán enterrados en la misma sección que sus camaradas judíos, pero en una fila diferente. El acuerdo sobre la propuesta entre el ministro de Defensa Moshe Yaalon y el diputado Elazar Stern, del partido Hatnua se informó el domingo en los medios israelíes.
Eso fue hace dos años y medio. El tiempo vuela. Y esta mañana el diario israelí Yediot Ajaronot informó (en hebreo) que el Ministro de Defensa firmó finalmente el nuevo conjunto de reglas que regirán el entierro de soldados del IDF cuya judeidad está en cuestión - es decir, aquellos soldados que el Rabinato no reconoce como judíos.

Las reglas son simples: todos los soldados (excepto los soldados que sean musulmanes, drusos o cristianos y que tienen sus propios cementerios) yacerán juntos. Las mismas áreas, las mismas parcelas, las mismas líneas. La única salvedad a la regla es que cuando un soldado no judío (de acuerdo con las definiciones del Rabinato, no todas los cuales son aceptables para todos los israelíes) sea enterrado junto a un soldado judío, se mantendrá una distancia de unos dos metros entre las dos tumbas, lo que es el equivalente del halájico "Arba Amoth" (cuatro Amoth - una medición de distancia). Esta es halájicamente aceptable para el Rabinato y socialmente aceptable para los israelíes.

Cuando hace dos años y medio le pregunté a Elazar Stern si estaba satisfecho con el compromiso propuesto, él me dijo que no es el ideal, pero que refleja "la complicada naturaleza de la sociedad israelí". Su respuesta sigue en pie. De hecho, le dijo al Yediot Daily exactamente lo mismo en respuesta al último, con suerte, desarrollo de esta historia.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home