Sunday, May 15, 2016

¿Qué quieren y qué rechazan los israelíes? - Shmuel Rosner



Como investigador principal del JPPI, he estado involucrado en la elaboración, análisis y publicación de una nueva encuesta que es un componente más del muy ambicioso indice sobre el pluralismo que ayer puso en marcha al JPPI. Informes acerca de los datos de la encuesta del JPPI aparecieron en muchos medios de comunicación.

Como miembro del equipo que investiga sobre el pluralismo (el índice fue ideado por el profesor Steven Popper), tuve la oportunidad de trabajar con los datos y de pensar mucho en ellos, y algunos de estos pensamientos creo que vale la pena compartirlos.

Hoy me referiré a sólo una parte de la encuesta: una cuestión en la que preguntamos a los israelíes cuales eran los grupos de la sociedad israelí que más contribuyen al éxito de Israel. Las respuestas fueron tenían un formato de ranking: 1 significaba una contribución negativa, 2 algo menos negativa, 3 tirando a positiva y 4 una contribución positiva.

Ofrecimos a los encuestados unos 21 grupos a evaluar. Algunos eran grupos políticos (gente de derechas, gente de izquierda), otros grupos estaban definidos geográficamente (como los colonos o los habitantes progres del norte de Tel Aviv), otros eran grupos étnicos o religiosos (como los árabes musulmanes, los judíos de la Reforma o los drusos), y finalmente también preguntamos por los inmigrantes de Francia, Rusia y Etiopía, por los judíos de la diáspora y por los israelíes en el extranjero.

Aquí está la clasificación por orden de preferencia, representando la clasificación promedio para cada grupo de 1 a 4. Los comentarios siguen al gráfico:

1.- Los soldados son reyes y las reinas. Y en la parte inferior de la lista están dos grupos que no contribuyen al esfuerzo militar de Israel: los árabes musulmanes y los haredis. Los israelíes no siempre decir o hacen lo correcto, pero su evaluación de los grupos que contribuyen al país en muchos casos es bastante lógica y coherente. No se basa en la raza o la religión: los drusos sirven en el ejército y por lo tanto se les clasifica de manera positiva. Los sionistas religiosos sirven y contribuyen, y por lo tanto también se les clasifica de manera positiva.

2.- Hay muchas supuestas discrepancias sobre esta evaluación de los diversos grupos. ¿Cómo puede ser que los "seculares, asquenazis y kibbutznik" tengan una alta y positiva puntuación, mientras que los "izquierdistas", que en términos generales son aquellos israelíes que tienden a ser seculares, asquenazies y en muchos casos son kibbutznik tengan una puntuación tan baja?

No es un problema: cuando los israelíes consideran a estos grupos piensan en sus imágenes de los kibbutznik como personas que se ofrecen voluntariamente a luchar en las unidades de élite del IDF, trabajan la tierra, tienen ideales y son civilizados. Mientras tanto, a los izquierdistas se les considera como muy críticos con Israel y en muchas ocasiones alejados de la sociedad israelí.

Es decir, cuando los israelíes piensan en los kibbutznik no piensan en la política, pero cuando piensan en los izquierdistas piensan en la política. La compartimentación forma parte del proceso de clasificación de tales grupos. Funciona para la izquierda y también por la derecha. Los sionistas religiosos tienen una alta clasificación, mientras tanto, su reencarnación política, los colonos, tienen un rango mucho menor. Una vez más, se piensa en los sionistas religiosos como individuos idealistas, entregados, como miembros comunitarios y voluntarios de la sociedad israelí. Pero se piensa en los colonos - muchos de los cuales son sionistas religiosos - como un grupo político. Un grupo político controvertido.

3.- La baja clasificación de los musulmanes árabes es preocupante, pero no sorprendente. En un estado de confrontación política constante, no es fácil para los judíos israelíes ver más allá de las declaraciones, de los titulares y de las acciones provocadoras de los políticos árabes que supuestamente los representan. Sin embargo, dos grupos israelíes también ubican a los árabes cristianos en la parte inferior de su lista: sionistas religiosos y haredis. ¿Su clasificación se basa en sentimientos religiosos? Con los haredis uno podría justificar tales sospechas al observar como ubican a tres grupos en la parte inferior: árabes cristianos - no judíos -, musulmanes árabes - no judíos -,  y judíos de la Reforma, que de acuerdo con lo que dicen los haredis en otra pregunta, tampoco serían auténticos judíos.

4.- Es interesante observar que los israelíes consideran que la contribución de los judíos de la diáspora se sitúa por encima de la de los israelíes que se fueron al extranjero. Es decir: los israelíes sienten de manera instintiva que vivir como un judío en la diáspora es de alguna manera mejor que abandonar Israel para vivir como un judío en la diáspora.

5.- La baja clasificación de los judíos de la Reforma no es unánime. Los haredis los clasifican en la parte inferior, inferior a todos los demás grupos judíos. Sin embargo, los nacional religiosos les sitúan en el segundo lugar de la parte inferior, ocupando para los judíos liberales religiosos de Israel - esto significaría la ortodoxa liberal - el tercer lugar en la parte inferior (debo decir que fue una sorpresa). Para todos estos grupos, el término "Reforma" se percibe negativamente. Pero recuerden, el judaísmo de la Reforma no ve en estos grupos (israelíes religiosos ortodoxos) como al público objetivo de sus actividades. Así que tal vez lo que digan del judaísmo de la Reforma en realidad no les interese.

6.- Los israelíes de tendencias "izquierdistas" también se clasifican en la parte inferior. Son un grupo muy pequeño políticamente hablando - entre el 4% y el 5% - en nuestro estudio. Son un grupo que parece ser más crítico con Israel de lo que solía ser, mucho más frustrado por su incapacidad a la hora de tener un impacto en las políticas de Israel y mucho más alienado de la sociedad israelí. La alienación de la izquierda provoca una reacción violenta en otros grupos que se sienten alienados de la izquierda y que tienden a ver sus acciones como teniendo un efecto negativo en el éxito de Israel. La marginación de la izquierda no es un fenómeno nuevo, pero la encuesta JPPI demuestra que es real.

7.- Tomen a los tres grupos de la parte inferior: árabes musulmanes, haredis e izquierdistas. ¿Cuál es la característica común que comparten estos tres grupos? Eso es fácil: los tres son grupos que se niegan a formar parte de la corriente principal de la opinión pública de Israel.  Rechazan a la corriente principal de esa opinión pública, y ésta a su vez les rechaza a ellos.

Al ser muy críticos y a menudo muy desdeñosos de la corriente principal de Israel, ésta les devuelve la falta de aprecio. Una de las cosas que la encuesta JPPI muestra es que los israelíes tienen un gran anhelo por la unidad. Ellos están de acuerdo en que un número muy alto de judíos - seculares, tradicionales y/o religiosos - son buenos judíos. También quieren que su gobierno sea considerado con  la opinión de las minorías. Se sienten cómodos siendo quienes son en Israel. Y por eso sospechan de los grupos que se muestran como perjudiciales a la hora de tener este sentimiento de unidad: los musulmanes árabes, que rechazan el ethos sionista; los haredis que no comparten la carga laboral y la del ejército; y los izquierdistas, que no aceptan la autoimagen de Israel como un país que no se ubica en general en la izquierda.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home