Sunday, June 12, 2016

Una célula jordana del ISIS ligada a los asesinatos de Tel Aviv - Debka



Khaled al-Mahmara, uno de los dos primos palestinos que abrieron fuego en el Mercado de Sarona de Tel Aviv la noche del miércoles, matando a cuatro israelíes e hiriendo a 17, era un miembro de una célula secreta del ISIS en la Universidad al-Mutah, de Al Karak, Jordania. Estaba en una misión de dirigir ataques terroristas masivos en Israel orquestados desde Jordania.

 Expertos en terrorismo consultados por Debka comentan que esta universidad se ha convertido en un semillero de extremistas terroristas islamistas con células que están casi todos vinculados operativamente o ideológicamente al Estado islámico.

Muhammad Al-Dala'een, el hijo de un miembro del Parlamento jordano que cruzó la frontera de Jordania a Irak y se unió a la organización terrorista, se inmoló hace 10 meses en un ataque suicida cerca de Mosul. Al-Dala'een era un estudiante en la Universidad de Al-Mutah.

Hace ocho meses, un oficial jordano comenzó a disparar en un centro de formación de la policía, asesinando a tres instructores extranjeros, dos estadounidenses y un surafricano. Este oficial, el capitán Anwar Abu Zaid, era un graduado de la Universidad de al-Mutah y luego se demostró mediante una investigación que estaba ligado a células clandestinas terroristas del ISIS que operan allí.

Fuentes de DEBKA comentan que la Inteligencia General jordana ha sido cooptada a la investigación israelí del ataque en Tel Aviv. Ambos organismos consideran el ataque del mercado de Sarona como una continuación de la oleada de ataques del ISIS que comenzó el lunes pasado en una sede de la inteligencia jordana en el campo palestino de Baqaa, cerca de Amman, que dejó a cinco muertos oficiales de inteligencia.

DEBKA informó el miércoles:
Dos terroristas, vestidos con camisas blancas con botones, corbatas y pantalones negros, procedentes del pueblo de Yatta, en el sur del Monte Hebrón, entraron el pasado miércoles en un restaurante cercano al mercado de Sarona en Tel Aviv, ordenaron unos alimentos, a continuación sacaron sus metralletas Karl Gustav y comenzaron a disparar contra personas sentadas en el interior del restaurante. 
Como resultado, en uno de los ataques más terribles en la actual ola de terrorismo palestino, al menos 4 israelíes fueron asesinados y otros 4 luchaban por sus vidas en los quirófanos de hospitales Ichilov. Dos más están ligeramente y moderadamente heridos.
Uno de los dos terroristas fue capturado y el otro herido y trasladado a un hospital.
El jefe de policía del Distrito de Tel Aviv, Chico Edry, dijo que actualmente no existe más información sobre más terroristas, y llamó a los residentes de Tel Aviv a que volvieran a la normalidad. Este llamamiento, que no es más que un intento de tranquilizar, no es de gran valor, porque al igual que el comandante Edry no tenía ninguna información previa sobre el ataque, él tampoco tiene ninguna información sobre lo que va a pasar en las próximas horas y días.

El comandante Edry también expone el hecho de que las fuerzas de seguridad israelíes no detectaron la noticia que corría a través de las redes sociales desde la mañana del miércoles, alegando que un escuadrón terrorista armado había llegado a Tel Aviv con la intención de llevar a cabo un ataque terrorista.

El hecho es que estos terroristas fueron declarados desaparecidos por la AP hace un día. Es de suponer que las noticias de su desaparición no llegó a los oídos del Servicio General de Seguridad y la Inteligencia Militar que suelen estar coordinados con sus homólogos en Ramallah.

No hay duda de que este ataque fue bien planeado y durante mucho tiempo. Los terroristas estaban armados con dos pistolas ametralladoras Karl Gustav, con cartuchos y cuchillos. Parece que tenían una excelente inteligencia preliminar: el mercado de Sarona tiene un sinnúmero de entradas y salidas y de hecho es imposible de comprobar los que entran o salen del lugar

La proximidad del Ministerio de Defensa y de la Sede del IDF, las dos instalaciones israelíes más seguras que se encuentran en el Kirya de Tel Aviv, vuelven a dicha área el blanco de ataques terroristas. Con estos ataques los palestinos desean demostrar que pueden alcanzar estas instalaciones y sus alrededores.

Sin lugar a dudas, hubo alguien que armó a los terroristas, les dio instrucciones de cómo cargar las armas, de como manipularlas y de como evitar los atascos de cartuchos, y cómo elegir los asientos en el restaurante desde los que observaron a las víctimas antes del ataque.

El hecho de que los terroristas se separaran y luego abrieron fuego contra dos frentes ligeramente separados, indica que alguien los entrenó en un método que produzca el máximo número de bajas israelíes. Su intención era escapar después del ataque en dos direcciones diferentes, mientras que sembraban el pánico entre el público de la zona.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home