Sunday, August 14, 2016

La guerra de los diputados árabes de la Knesset contra Israel - Evelyn Gordon



No está claro por qué, 16 meses después de las elecciones, el primer ministro Benjamin Netanyahu decidió repentinamente hace unas semanas pedir perdón por su advertencia el día de las elecciones de que los árabes "iban a las urnas en masa (movilizados por la izquierda)", sobre todo porque su explicación - que se refería a un específico partido político en lugar de a los árabes en su conjunto - puede parecer una distinción sin apenas diferencia: la gran mayoría de los árabes votó por esa parte específica, y la gran mayoría de los votantes de ese partido son árabes. Sin embargo, en un sentido, sus palabras fueron muy oportunas: pocas semanas antes habían proporcionado una amplia evidencia de hasta qué razón tenía para advertir contra ese  partido, la Lista Común árabe, y esta semana llegaron aún más pruebas.

La noticia que surgió hace unas semanas era que el presidente palestino, Mahmoud Abbas, había trabajado activamente solicitando el voto para esa Lista Común. Eso no es realmente sorprendente, ya que los propios votantes de dicho partido se han quejado de que su principal preocupación es la causa palestina en lugar del bienestar de los ciudadanos árabes de Israel. Sin embargo, dada la enérgica campaña de Abbas contra Israel en los foros internacionales, los israelíes no son comprensiblemente muy felices de tener a esos representantes en el parlamento de Israel.

Aún más indignante, sin embargo, es lo que ocurrió durante dos semanas anteriores a la disculpa de Netanyahu. Dos veces durante esas semanas, uno de los tres partidos que participaron en la Lista Común tomó la medida sin precedentes de condenar públicamente a uno de los principales estados árabes por forjar relaciones más cálidas con su propio país, aquel en cuyo parlamento sirve. Después, no contento con tratar de socavar las relaciones exteriores de Israel, incluso expresó su apoyo a los grupos terroristas anti-israelíes. Y estas afirmaciones no fueron hechas por el sector radical de la Lista Común, sino por el Hadash, el partido que generalmente se considera el más moderado de los tres, uno cuyo presidente, que también encabeza la Lista Común en su conjunto, le gusta compararse con Martin Luther King.

La primera condena se produjo después de que el canciller de Egipto visitara Israel el mes pasado por primera vez desde 2007. En un comunicado de prensa, el Hadash no sólo lamentó el hecho de que el país al que sus representantes parlamentarios juran lealtad no parece estar pagando "ningún precio diplomático o económico" por seguir unas políticas a las que el Hadash se opone, sino que incluso acusó a la creciente alianza entre Egipto e Israel de ser "una alianza que socava una paz justa y una verdadera estabilidad en la región".

Piensen en eso un momento: Un partido sentado en el parlamento de Israel acaba de declarar que la paz entre Israel y sus vecinos árabes - algo que uno pensaría que todos los israelíes le darían la bienvenida, y sus ciudadanos árabes sobre todo - en realidad socava la estabilidad regional. ¿Hadash cree que la hostilidad israelí-egipcia, la que llevó a no menos de cinco guerras en los 30 años antes de que esos países firmaran un tratado de paz, es de alguna manera mejor para la estabilidad regional? ¿O es simplemente tan hostil al país que representa que considera que cualquier cosa que sea beneficiosa para Israel, como la paz, es mala por definición?

Esa pregunta fue respondida de manera efectiva a la semana siguiente, cuando el Hadash emitió su segunda condena, esta vez por la primera visita a Israel de una delegación de Arabia Saudita. Israel no tiene relaciones diplomáticas con Arabia Saudita, por lo que el hecho de que un grupo de académicos y empresarios de Arabia Saudita, encabezados por un general retirado que anteriormente ocupó puestos de alto rango en el gobierno de Arabia Saudita, obtuviera el permiso de Riad para esta visita fue algo innovador.

Una vez más, el Hadash condenó la visita con el argumento de que suponía "legitimar" las políticas de Israel. Pero esta vez, fue aún más lejos: "La visita merece nuestra condena", dijo  su comunicado de prensa, "ya que forma parte de una normalización de la cooperación entre Arabia Saudita e Israel contra Irán, Siria y movimientos de resistencia en la región".

En otras palabras, el gran pecado de Riad a los ojos del Hadash es que está cooperando con Israel en contra de esos países y grupos conjurados abiertamente con la destrucción de Israel - Irán, que reitera constantemente su deseo de borrar a Israel del mapa y alimenta a grupos terroristas anti-Israel como Hezbollah y Hamas, y "los movimientos de resistencia", un eufemismo árabe para esos mismos grupos terroristas anti-Israel, que también declaran su deseo de erradicar  Israel y lo han atacado repetidamente. Evidentemente, el Hadash preferiría dejar que estos grupos persigan su objetivo de destruir a Israel sin ser molestados. Es el equivalente exacto de que un congresista de los EEUU condenara a otros países por ayudar a los Estados Unidos en contra Al Qaeda después del 11-S.

Esta no es la primera vez que Hadash y su líder, Ayman Odeh, han revelado sus verdaderos deseos. Odeh también se niega notoriamente a condenar el terrorismo palestino: "No puedo decirle a la nación (palestina) cómo luchar... No pongo líneas rojas a la nación palestina árabe", dijo el año pasado. Sin embargo, esto nunca parece afectar a ciertos periodistas israelíes progresistas, incluso extranjeros, para repetir servilmente su propia comparación de sí mismo con Martin Luther King, y todo ello sin tener en cuenta todas las evidencias que la niegan. Los hechos evidentes es que Martin Luther King nunca tuvo problemas de condenar la violencia y nunca habría apoyado a organizaciones terroristas contra su propio país.

No es de extrañar que Netanyahu, como la mayoría de los israelíes, no se hayan emocionado al tener un partido tan abiertamente hostil a Israel sentado en la Knesset y consiguiendo fondos del contribuyente israelí. Pero algunos pueden preguntarse por qué sus acciones son tan importantes, dada la aparente impotencia de los partidos árabes: Después de todo, las declaraciones de prensa de Hadash claramente no desaniman a los egipcios ni a las aperuras de Arabia Saudita.

La respuesta es que mientras que los miembros árabes de la Knesset tienen muy poco poder para dañar las relaciones exteriores de Israel, tienen un enorme poder para dañar las relaciones entre los judíos y árabes en Israel. Cuando los judíos israelíes escuchan declaraciones como las antes mencionadas de unos parlamentarios que han recibido una gran mayoría de votos árabes, es natural que supongan que esos mismos votantes árabes comparten las opiniones de sus diputados, y que ellos también apoyan el terror anti-israelí  y buscan el aislamiento económico y diplomático de Israel. Como he señalado antes, esta suposición no es necesariamente correcta, pero sí es perfectamente racional. Y es un gran obstáculo para la integración árabe, porque los seres humanos ordinarios siempre serán renuentes a recibir en sus lugares de trabajo, barrios e instituciones a un minoría de la que sospechan querer destruir su país. Ese no son prejuicios, se trata de sentido común.

Netanyahu, como he escrito al principio, hizo un esfuerzo para promover la integración árabe y él entiende que los políticos árabes, con su interminable flujo de vitriolos anti-Israel, están envenenando este esfuerzo. Es por eso que está totalmente justificado advertir contra esa "partido específico", y por qué los judíos americanos progresistas deseosos de promover la coexistencia deben hacer lo mismo. Lejos de ser la solución, los partidos árabes existentes forman una gran parte del problema, y ​​calificarlos de "moderados" no van a convertirlos en lo que no son.

Lo que Israel necesita desesperadamente es un liderazgo político árabe verdaderamente moderado. Pero muy posiblemente nunca vaya a obtenerlo siempre y cuando las personas que están a favor de la convivencia insistan en abarcar a los radicales en lugar de rehuirles.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home