Monday, August 15, 2016

La verdad sobre Hezbolá - Yossi Melman - JPost



La buena noticia es que el público israelí está madurando poco a poco y cada vez menos contiene la respiración cuando el secretario general de Hezbolá ofrece sus discursos inflamatorios.

En el pasado, los medios de comunicación israelíes se mostraban preocupados por los contenidos de los discursos de Nasrallah.

El fin de semana pasado, el líder de Hezbolá Hassan Nasrallah pronunció otro discurso y cosechó muy poca atención en Israel.

En otras palabras, Hezbolá y Nasrallah ya no son noticias de primera página. Esto también se debe a que, de manera lenta pero segura, los medios de comunicación y el público israelí en general han cambiado su percepción de la Segunda Guerra del Líbano, cuyo 10 aniversario ambos están conmemorando.

A diferencia de los primeros años después de la guerra, la cual fue promovida por los medios de comunicación como un fracaso colosal, ahora existe un creciente reconocimiento de que a pesar de los fracasos tácticos, Israel obtuvo importantes logros estratégicos.

Por encima de todo, hay paz y tranquilidad en la frontera con el Líbano. Durante los últimos 10 años ni un solo ciudadano israelí ha sido herido y sólo cuatro soldados israelíes han muerto a causa de escaramuzas.

Desde el final de la guerra, varios altos mandos de Hezbolá fueron asesinados, incluyendo su "ministro de defensa" Imad Mughniyeh y su sucesor y yerno Mustafa Badreddine, en operaciones atribuidas al Mossad. Esto demuestra cómo la inteligencia israelí ha logrado penetrar profundamente en el grupo chiíta libanés.

Hezbolá es una organización mucho más débil, mientras que Israel es mucho más fuerte. Esto se debe también a la sangrienta guerra civil en Siria en los que al menos 1.600 combatientes de Hezbolá han muerto y otros 6.000 resultaron heridos. No es un asunto menor para un ejército - reclutas y reservistas combinados - de unas 45.000 personas.

Además de todo esto, Hezbolá tiene problemas financieros, hasta el punto de que retrasa los pagos a sus miembros y a las familias de las víctimas y, ciertamente, a sus proveedores. No es de extrañar que Hezbolá esté disuadido, y todos sus representantes, incluido Nasrallah, de que no querer verse arrastrados a una nueva ronda bélica con Israel.

Es cierto que Hezbolá ha acumulado más de 100.000 misiles y cohetes, al menos un millar de los cuales son de largo alcance y lo suficientemente precisos como para golpear casi cualquier lugar estratégico y militar en Israel. Hezbolá también está mejor equipado y entrenado que el de hace 10 años. Tiene una mejor inteligencia y posee drones

En su discurso anual, Nasrallah una vez más hizo alarde de la fuerza de su organización y de su determinación de seguir adelante con su lucha de "resistencia" contra Israel.

También se jactó de que Israel es un país débil, desgarrado internamente por sus divisiones sociales y económicas, una especie de repetición de su discurso después de la guerra de 2006 en el que comparó a Israel a una tela de araña.

Pero él sabe mejor que nadie cual es el verdadero equilibrio de poder entre las dos partes. En el caso de que una nueva guerra estallara, la maquinaria militar israelí aplastará a Hezbolá, matar a un mayor número de sus tropas tanto como sea posible y destruirá sus arsenales y bases. Hezbolá no es rival para el ejército israelí. El público israelí lo sabe y lo mismo ocurre con Nasrallah.

Por eso Nasrallah se esconde en un bunker mientras que los niños israelíes juegan al aire libre. '

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home