Sunday, October 09, 2016

El sionismo de Shimon Peres cambió con el viento - Israel Harel - Haaretz



El novelista Amos Oz dijo que Shimon Peres, fue un gran hombre de Estado, pero un político mediocre. Con la esperanza de que mi comentario no vaya a romper la corrección política imperante, sugeriría lo contrario. Es decir, Peres fue un hombre de muchas obras y logros, incluyendo aquellas que beneficiaron al pueblo judío y de hecho a todo el mundo. Fue probablemente el más grande político israelí, pero ciertamente no fue un hombre de Estado, y por supuesto no fue un gran hombre de Estado.

Nunca, pero nunca, Peres forjó un camino independiente propio. Siempre fue llevado. En un principio, David Ben Gurion, su gran mentor, dirigió su camino. Con todas sus impresionantes habilidades, Peres también promovió las políticas de Moshe Dayan, a cuya sombra caminó y trabajó.

En Zot Haaretz, la publicación del movimiento la Tierra de Israel, Peres escribió artículos fervorosos de acuerdo con el pensamiento de los autores y poetas que fueron sus mentores espirituales en aquellos años: Natan Alterman, S.Y. Agnon, Haim Hazaz, Moshe Shamir e incluso Uri Zvi Greenberg. Sus sentimientos hacia estos gigantes aparentemente le dominaban cuando se aprobó la creación del asentamiento de Ofra y el acuerdo histórico - que por cierto Isaac Rabin se vio obligado a aceptar - con el grupo de asentamientos de Elon Moreh, el grupo que expandió el movimiento de los asentamientos en Samaria.

Él casi podía recitar de memoria las columnas semanales de Alterman en el periódico Davar, y cuando sus mentores espirituales y políticos, cuya reputación y la estatura tuvieron una importante influencia sobre él, fallecieron, fue entonces arrastrado por otras ideas de moda en el mundo y que también se abrazaron en Israel. Así es como se vio influenciado por Oz, Yossi Beilin, periodistas, académicos y por supuesto grandes figuras mundiales que lo cautivaron (y a quien cautivó).

En los artículos de opinión de Haaretz, Gideon Levy y Ari Shavit han señalado la incontrolable necesidad de Peres ser amado y reconocido como la de un extraño nacido en el extranjero. Pero los pensadores y los constructores del estado tales como Ben-Gurion, que era de Plonsk, en Polonia, Levi Eshkol, que era de Lodz, y Agnón, que era de Buchach, Ucrania, también crecieron en pueblos remotos. Y a diferencia de Shimon Peres, fueron firmes en sus posiciones y creencias y no se pueden juzgar todas las etapas de su vida en función de si se hallaron gracia y misericordia en palacios reales y en los pasillos de poder presidenciales.

Peres recibió elogios por el valor de cambiar sus puntos de vista, pero es todo lo contrario. No tuvo el valor suficiente para apegarse a sus puntos de vista, por lo que sus logros sólo fueron motivados en gran parte por su deseo de ganarse el amor y el respeto en los círculos adecuados

Es cierto que él fue un sionista en cada pulgada de su ser, pero era un sionismo vestido y desnudado en base a las modas cambiantes y al espíritu de la época en general. Él lo extendía o lo reducía en base a los sentimientos del momento. Incluso los Acuerdos de Oslo fueron idea y fueron dirigidos por otros, y sin el liderazgo de Rabin (cuyo desgraciado liderazgo fue juzgado con resultados sangrientos) inclusive no se habría firmado ese acuerdo.

Un hombre de Estado es una persona que abre un nuevo camino, que conduce a su país con audacia y con determinación por caminos originales iluminados por una fe bien arraigada, profunda y vinculante. Shimon Peres tenía la capacidad política - más que cualquier otro político desde Ben Gurion - para dirigir al Estado judío en la dirección de su elección: el cumplimiento de un gran y activista forma de sionismo.

Fracasó porque desde la década de 1980, su enfoque voluble, separado de la realidad, fue digno del sublime reproche sublime profeta Jeremías: "Porque mi pueblo ha cometido dos males: me abandonó, su fuente de agua viva, para cavar cisternas, cisternas agrietadas, que no retienen el agua".

Me refiero con esto, por supuesto, a la observancia ideológica y política, y no en términos de observación de los preceptos religiosos.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home