Sunday, October 16, 2016

La izquierda radical israelí al servicio del terrorismo - Dror Eydar - Israel Hayom




Entre Yom Kippur y la fiesta de Sucot, el director de B'Tselem Hagai Elad, se ha sentado en medio de los enemigos jurados de Israel y ha dado al mundo una excusa para atacar con fuerza al Estado judío y para imponerle su propia agenda.

Organizaciones como B'Tselem y sus compañeros entre la izquierda radical israelí hablan mucho de democracia, mientras que ellos mismos desprecian a la nación y a sus ciudadanos que opinan de una manera diferente. En contraste con su falsa propaganda, este grupo cuenta con la tolerancia de la democracia israelí, lo que les permite engañar al mundo con su constante difamación en nombre de una moral distorsionada. Las verdades a medias que usa Hagai Elad, carentes de contexto histórico y geopolítico, harán avanzar el terrorismo diplomático contra nosotros, algo que va a traducirse en última instancia en terrorismo real, algo que "incluso los propios israelíes ya lo saben", por lo que así justifican la lucha contra los ciudadanos israelíes.

Si buscamos un paralelo al vergonzoso comportamiento de la izquierda radical israelí, tenemos que dirigirnos a la facción más belicosa de la secta ultraortodoxa Neturei Karta, cuyos miembros posan y se fotografían con los enemigos de Israel, entre ellos el ex presidente de Irán Mahmoud Ahmadinejad. Ellos son como "los Sanballats" (el líder Samaritano Sanbalat horonita) en el período del Segundo Templo, "los enemigos de Judá y Benjamín", que "habían presentado una acusación general contra los habitantes de Judá y de Jerusalén" y calumniaban a los repatriados de Sion desde el Imperio persa (Esdras 4: 1-6). La izquierda radical israelí también se comporta como un culto religioso, haciendo caso omiso de la realidad cuando contradice sus creencias. El mundo debe saber que Elad es la contrapartida tardía de Moshe Hirsch, el absurdo "ministro de exteriores" de la secta ultraortodoxa.

Una gran diferencia. La religión judía encontró una manera de expiar los sentimientos de culpa y el pecado: el arrepentimiento (confesión), la oración y la caridad. Las organizaciones de "derechos humanos" como B'Tselem han regresado hacia las formas de las religiones antiguas, esas que hoy se pueden encontrar en el Islam radical: ellos no están satisfechos con un arrepentimiento verbal por lo que creen que es la culpa de Israel, sino que tratan de sacrificar las vidas judías en el altar de sus aspiraciones políticas. Pero no serán solamente las vidas judías las que se interrumpirán por la estupidez de la izquierda radical israelí, sino también la vida de los palestinos, los cuales serán abandonados al cruel liderazgo de movimientos como Hamas y el grupo del Estado Islámico. Este es el significado práctico de la incitación desenfrenada por Haig Elad y los suyos para "poner fin a la ocupación" o para establecer "un estado palestino".

Haig Elad representa a una facción extrema, la punta de lanza de un pequeño grupo social que desprecia a su nación, odia a su país y recoge los beneficios de su pretendida superioridad moral con la que se presentan ante el mundo con respecto a la sociedad israelí. Sin embargo, este grupo se preocupa esencialmente sólo de sí mismo, de su situación y de sus ganancias a expensas de sus hermanos.

El poeta Uri Zvi Greenberg los describió como la gente del séptimo día (después de que la tierra fuera realizada en seis días): "En el séptimo día... ellos se levantaron desde el valle de los desviados... Datan y Aviram Sanbalat y... sus amigos..., de generación en generación..., y con las mismas voces guturales: 'No tenemos nada de David y ningún legado de Ben-Yishai' ". Esta es la forma en que serán recordados en la historia de nuestro pueblo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home