Monday, October 03, 2016

Las lecciones de Shimon Peres - Daniel Gordis - Tablet


 (Este artículo fue escrito el 16 de septiembre, antes del fallecimiento de Shimon Peres el 28 de septiembre)

Me'ah ad ve-Esrim es el dicho tradicional judío que nos deseamos los unos a los otros: que puedas vivir para tener 120 años.

La edad en la que la Biblia dice que murió Moisés, "ciento veinte años", ha llegado a significar plenitud e integridad. El próximo año, el 2017, marca los 120 años desde que Theodor Herzl puso en marcha el sionismo político y el proyecto de construcción de un Estado judío con el Primer Congreso Sionista en Basilea en 1897.

Un siglo es también una marca de integridad. El próximo año, el 2017, hará un siglo desde que los británicos emitieron la Declaración Balfour en 1917. Es cierto que los británicos finalmente desistieron de su respaldo inicial a un "hogar nacional para el pueblo judío" limitando la inmigración judía a Palestina a casi cero desde mediados y finales de la década de 1930, pero 1917 marcó la primera vez que una gran potencia mundial pública y descaradamente se situaba detrás del proyecto que Herzl había puesto en marcha dos décadas antes.

También pasa algo parecido con los 70 años. "Setenta años", dice la Mishná en Avot 5:21, "es la época de la plenitud". Y el próximo año, el 2017, hará setenta años que la ONU votó el 29 de noviembre la partición de Palestina y la creación de un Estado judío.

Estamos en la víspera de todos esos importantes aniversarios... pero no llegarán hasta el próximo año. Tal vez eso forma parte de la razón por la que Shimon Peres, tras su muy grave derrame cerebral, nos ha dejado a muchos de nosotros particularmente tristes. Las actualizaciones sobre su estado encabezan las noticias de Israel varias veces al día. Todo un país está a la espera de ver y oír lo que sucederá. Peres, para decir la verdad, no es precisamente un hombre joven, pero ha vivido una vida extraordinaria con grandes propósitos y logros. Sin embargo, es difícil no sentirse melancólicos: ¿Hay alguien vivo que merezca más cumplir esos 120 años desde el Congreso Sionista, un siglo desde Balfour, y esos 70 años de "plenitud" desde la Resolución 181?

¿Por qué sería tan maravilloso tener a un saludable, y en estado de alerta, Shimon Peres viviendo para celebrar esos aniversarios? Debido a que es, en muchos sentidos, el colofón de Theodor Herzl. Herzl, a menudo llamado el "padre de la nación", puso el movimiento sionista en marcha. Fue David Ben Gurion y sus colegas quienes lo llevaron a buen término, y Peres es el último del círculo de Ben Gurion que sigue vivo. Dayan, Meir, Rabin y muchos otros fueron parte de ese esfuerzo, pero todos ya se han ido. La presencia permanente de Peres ante el ojo público israelí fue nuestro último eslabón con la generación fundadora. Cuando lo perdamos, no habrá ninguna duda de que la era que definió la realización sionista habrá terminado.

A pesar de que todo el país tiene a Shimon Peres en sus pensamientos, y que hasta el Gran Rabino ha instado a la nación para que ore por Peres, está claro que le vamos a perder. Si lo hacemos, sin embargo, en el año anterior a esos aniversarios y a la "plenitud" que reflejan, tal vez también podamos extraer una lección de todo eso. El movimiento sionista aún no ha cumplido los 120 años desde Herzl. Tampoco hemos tenido ese siglo completo desde Balfour. Y todavía no hemos llegado a los setenta años de plenitud desde la resolución 181. Esto es, todavía seguimos estando en el principio. Este proyecto es aún muy joven y es aún vulnerable. No es aún demasiado tarde para darle forma.

Y es que la vida de Shimon Peres estaba a punto. Cuando fue necesario, en particular, en la víspera de la Campaña del Sinaí en 1956, procuró armas avanzadas para Israel. Sin embargo, nunca perdió la esperanza de que la paz podía ser aún posible. En el 2007, Peres se convirtió en el primer presidente en visitar Kfar Kassem, el lugar de la masacre en 1956 de ciudadanos árabes por soldados del IDF, y pidió perdón. Él fue el hombre que estuvo profundamente involucrado en la búsqueda de un arma nuclear de Israel, y el hombre que firmó los Acuerdos de Paz de Oslo. En sus últimos años, creció fascinado con la nanotecnología y se convirtió en el favorito de la juventud de Israel.

Más que nada, Shimon Peres no fue un político muy exitoso, y ha representado durante mucho tiempo la creencia en la posibilidad, la creencia en el sionismo acoplado al realismo. Con el envejecimiento de Peres y ahora muy frágil justo en la víspera de todos esos aniversarios, la plenitud de esos años no ha sido del todo lograda, y su enfermedad es una especie de forma de pasar la antorcha. Su generación hizo lo que pudo. Depende de nosotros recoger este manto y emular su sabiduría antes de que sea demasiado tarde para no perder la promesa de esos aniversarios. Todavía rogamos para que Shimon Peres viva para verlos.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home