Tuesday, November 01, 2016

El mundo (y qué decir de la hipócrita progresia occidental) permanece en silencio, excepto cuando se trata de Israel - Ben-Dror Yemini



La masacre en Mosul y en sus alrededores ya ha comenzado. Todo el mundo se está matando y masacra a los otros. No sólo es el ISIS. Y el mundo permanece observando. El mundo sabe lo que sucede y lo que sucederá. Y el mundo permanece en silencio. Hace sólo unas semanas, sucedió en Alepo, en Siria. El gran hospital fue destruido. El mundo lo sabe y guarda silencio.

La mayor potencia del mundo ha decidido no intervenir. Solamente unos pocos observadores en el terreno. Algún apoyo aéreo. Nada mas. Esto fue legitimada por el presidente estadounidense Barack Obama, el Nobel de la Paz del 2009. Había prometido intervenir en caso de Siria utilizara armas químicas. Había una ilusión a corto plazo con respecto a un acuerdo. El uso de armas químicas sucedió y prosigue. La matanza sólo se ha ampliado.

Cada masacre en masa requiere que cada ser humano sea un judío, a pensar del silencio del mundo en la década de 1940. Hay un doble lección del Holocausto, tanto nacional como humana. La lección se ha aprendido a nivel nacional. Israel puede defenderse. La lección universal y humana nunca ha sido aprendida.

No empezó hoy. Desde la Segunda Guerra Mundial, cerca de 86 millones de personas han sido asesinadas, y principalmente sacrificada. Según un estudio de la Asociación Americana de Salud Pública, la cifra es de 190 millones. Cinco millones en el Congo. Y el mundo se mantuvo en silencio. Un millón durante la invasión de Rusia y el control de Afganistán. Y el mundo siguió en silencio. Tres millones de personas en la guerra de independencia de Bangladesh. Y el mundo continuó en silencio. Alrededor de medio millón de personas en la guerra de la independencia de Argelia. Y el mundo permaneció en silencio. Millones de niños, refugiados y personas que padecen hambre en Nigeria y Somalia, a causa de la Yihad, y el mundo continuó en silenció. La mayoría de estas guerras incluyeron violencias similares y masacres aún más graves que las que tienen lugar en Siria. Y el mundo siempre se mantuvo en silencio.

Sólo para poner las cosas en proporciones, entre 80.000 y 120.000 personas han muerto en todas las guerras de Israel contra los países árabes, y de entre ellas alrededor de 12.000 eran palestinos, víctimas por lo tanto de Israel. La mayoría de los millones de personas que murieron en el mundo eran inocentes. La enorme mayoría de los muertos palestinos en las guerras con Israel eran combatientes o terroristas.

Pero no podemos decir que el mundo en general, y el mundo libre en particular, no tiene conciencia. Al contrario: se producen grandes protestas. Pero solamente son protestas contra Israel. Casi exclusivamente contra Israel. Millones de personas están siendo asesinadas en el mundo. Pero las protestas, los artículos, las manifestaciones, los informes... son principalmente contra Israel. La mayoría de las resoluciones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, en su ronda anterior y actual, son en contra de Israel.

Si bien la contribución de Israel a la violencia mundial es insignificante, la mayor parte de las protestas que se suceden en el mundo, sobre todo en Occidente, están dirigidas en contra de Israel. Masas de manifestantes han llenado las calles y plazas de Londres, San Francisco, París y Amsterdam en protesta por las "masacres" de Israel contra los palestinos, unas masacres que realmente nunca han sucedido. Sin embargo, ha habido casi cero protestas contra el resto de las masacres en el mundo.

Cuando no se trata de Israel, el mundo no sólo permanece silencioso, sino que también demuestra ser muy hipócrita. Durante el fin de semana pasado, unos manifestantes interrumpieron un evento pro-Israel en un campus en Londres en el que un israelí y ex oficial del IDF tenía programado hablar. Los manifestantes, mayoritariamente, eran o procedían por su origen de los países que actualmente llevan a cabo las mayores masacres, a los que se unieron grupos de jóvenes de la izquierda británica y del Laborismo, partido que como se ha demostrado recientemente está gravemente afectado por la enfermedad del antisemitismo. Y en otro caso, la Cámara de los Lores de Inglaterra fue anfitriona de una conferencia en la que los propios judíos fueron acusados de provocar el Holocausto o bien se cuestionó la existencia del antisemitismo (musulmán y entre la izquierda).

Hay que decirlo alto y claro: este tipo de protestas manipuladoras y venenosas contra Israel allanan el camino para el silencio del mundo libre a la luz de las matanzas y crímenes contra la humanidad que realmente están teniendo lugar. No existe una protesta global contra las actuales matanzas. Existe una protesta infundada y exagerada contra Israel. No hay aquí ningún tipo de moral humana ni de superioridad moral. Todo esto es hipocresía y fraude político.

Uno puede entender perfectamente por qué los organismos internacionales permanecen silenciosos a la luz de los auténticos crímenes existentes en el mundo, mientras que incesantemente condena a Israel. Estos órganismos tienen una composición y una mayoría muy oscura. El problema es que los que se supone que se ocupan de los derechos humanos están impregnados de esa mayoría oscura.

Y cuando ciertos representantes de Israel participan en foros internacionales y hablan de los supuestos crímenes de Israel ante los representantes de países responsables de crímenes contra la humanidad, y cuando se dirigen a organizaciones de izquierda de todo el mundo que permanecen en silencio a la luz de los auténticos crímenes y sólo desean condenar a Israel, esos ciudadanos israelíes están ayudando a este enorme fraude. Su labor no representa su preocupación por los derechos humanos, lo único que demuestra es su hipocresía y su crimen moral.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home