Tuesday, December 20, 2016

Cómo los antisemitas utilizan el Holocausto para atacar a Israel - Ben Cohen - TheTower



A finales de noviembre, unos manifestantes radicales en Londres atacaron un edificio comunal judío. Mientras luchaban con la policía ante sus puertas, gritaban "!Asesinos de bebés!", Y clamaron: "!Esto es un holocausto!". De acuerdo con medios de comunicación locales, entre ellos el Jewish Chronicle y el Jewish News, los manifestantes también cubrieron el edificio con una pintada que incluía una estrella de David, un frotis sobre un "Holocausto kosher" y referencias a la persecución nazi de los judíos.

¿Cuál era la razón de la ira de los manifestantes, la causa de su arrebato desvergonzadamente antisemita? Probablemente estén pensando, por una buena razón, que tenía algo que ver con Israel. Pero de hecho, no tenía que ver.

El edificio atacado era el matadero kosher Kedassia, y los atacantes eran miembros de un grupo militante vegano, al parecer tratando de evitar la entrega de un camión cargado de pollos vivos. Aún siendo una protesta bastante loca, por no mencionar la obscenidad de esta preocupación por una serie de pollos mientras  seres humanos reales están siendo asesinados por miles en Siria, estas personas sin duda que tienen el derecho a protestar contra la producción y el consumo de carne.

Lo que es importante, sin embargo, es que el carácter de la protesta estuvo totalmente determinada por la naturaleza judía del objetivo. Seleccionar para este protesta a un matadero kosher cuando los judíos representan a menos del 1% de la población británica, apesta a antisemitismo. Como Shimon Cohen, portavoz de Kedassia, observó: "Hay 760 millones de pollos sacrificados al año en este país, y la comunidad judía es responsable de menos de un millón de ellos. Me pregunto por qué se ha elegido enfocarlo en nosotros".

Pero yo puedo pensar en un par de razones creíbles. Para empezar, siempre ha existido un sesgo desagradable de antisemitismo en el movimiento de derechos de los animales (Hitler fue un conocido defensor de los animales). No es casualidad que una de las primeras medidas adoptadas contra los judíos por los nazis fue la prohibición de la shechita (sacrificio kosher). En nuestro tiempo, la producción de carne Kosher ha sido prohibida en varios países europeos, como Dinamarca y Suiza, y se ha enfrentado a retos legales en Polonia y los Países Bajos. La lógica aquí es que la shechita prohíbe el previo aturdimiento del animal antes del sacrificio, por lo tanto, sería un método más cruel que la producción de carne no kosher.

Esta conclusión es bastante dudosa, más motivada por el prejuicio que por la evidencia científica, invocándose para limitar los derechos civiles de los judíos observantes, y también de los musulmanes cuyo método de sacrificio halal es sometido a objeciones similares.

En segundo lugar, la obsesión entre los activistas de izquierda de protestar en contra de Israel utilizando las más inimaginables y viscerales formas ha legitimado el uso de imágenes nazis en la condena de la conducta judía. La palabra "Holocausto" se ve con frecuencia desde el 2006, cuando Israel se enfrentó en una guerra defensiva contra Hezbolá en el Líbano, y nuevamente durante los tres conflictos en Gaza durante la última década. Si Gaza es un "campo de concentración", si los palestinos se enfrentan a un "genocidio", si el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu es un sucesor de Adolf Hitler - todos estos temas que han surgido en torno a las redes sociales -, entonces no queda mucho para emplear las mismas imágenes con relación a los rituales del judaísmo.

Todos los antisemitas, si su principal motivación es el odio al Estado de Israel, creen que el sentido de "pueblo elegido" dictado por Dios, es lo que "permite a los judíos pensar y actuar de una manera que se niega a los mortales comunes". Nos odian, en otras palabras, porque creemos que, de acuerdo con su visión del mundo negativa, nos creemos mejores y por lo tanto tendríamos una mayor licencia para hacer lo que queramos.

Estas tendencias deben preocuparnos, porque cada vez más y más ideas que gobiernan en estos momentos la política en el mundo occidental tienen poca correspondencia con los hechos reales. Un resultado de esto ha sido la reducción dramática del centro político. Cuando nuestros políticos electos de la izquierda y de la derecha permiten o se involucran con el extremismo, cuando articulan o permiten una retórica incendiaria, hacen que sea infinitamente más difícil combatir las teorías de conspiración y el discurso basado en el odio entre el público en general.

A pesar de ello, nuestras democracias todavía contienen suficientes políticos dispuestos a reconocer los peligros. Se debe agradecer a la primera ministra británica, Theresa May, por anunciar que su gobierno adoptará oficialmente la definición de antisemitismo empleado por la Alianza Internacional de la Memoria del Holocausto. Detestada por los antisionistas debido a su identificación de la demonización de Israel y del sionismo con el antisemitismo, la definición es un instrumento digno para determinar si un discurso o un acto particular es antisemita.

Con razón, la definición afirma que utilizar los sufrimientos históricos de los judíos como un instrumento con el que golpearles, lo cual implica que el 99% de las veces que se compara a Israel con la Alemania nazi es una forma de antisemitismo. Hablar de un "Holocausto kosher", ya sea en Gaza o en un matadero en el este de Londres, puede ser legítimo o ilegal dependiendo de donde vivas, pero siempre es un discurso del odio.

El anuncio de Theresa May es potencialmente histórico ya que allana el camino para que otros países adopten la misma definición para hacer frente a las acusaciones de antisemitismo en sus propios territorios.

El abuso del Holocausto puede tomar diferentes formas. La más común es el tipo que he descrito anteriormente, donde el comportamiento judío es equiparado al de los nazis. Pero también aparece bajo formas más sutiles, por ejemplo, en Polonia, donde el gobierno nacionalista quiere prohibir cualquier discusión sobre la complicidad de Polonia en el exterminio de los judíos durante la ocupación nazi. El distinguido historiador de la Universidad de Princeton Jan Gross, un polaco-americano, se enfrenta actualmente a juicio por su afirmación de que los polacos mataron a más judíos que los alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. En lugar de dejar que esta afirmación sea desautorizada por los historiadores serios, como de hecho ya ha sucedido, el gobierno polaco ha decidido voluntariamente presentarlo como un ultraje (un "insulto público a la nación") similar a negar el Holocausto en sí.

Lo que une a todos estos ejemplos es la idea de que todos los involucrados - palestinos, pollos, polacos - se ven bloqueados en una pretendida competición victimaria con los judíos. El abuso del Holocausto es, por lo tanto, una táctica central para ganar en esa competencia.

Por supuesto, no existe tal competencia, excepto en las mentes de los que la han creado. Después de todo, nunca habrá dos víctimas que puedan ser exactamente iguales. Pero tal verdad no significa nada para aquellos que están convencidos de que los judíos son el principal obstáculo entre ellos y un mundo mejor, y que utilizan el Holocausto como un instrumento.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home