Sunday, December 04, 2016

El 9 de diciembre de 1666, cuando todos menos uno de los devotos de Shabbetai Zvi fue excomulgado - David B. Green - Haaretz



El 9 de diciembre de 1666 fue la fecha en la que los rabinos de Constantinopla excomulgaron a todos los seguidores de Shabbetai Zvi, con la excepción de Nathan de Gaza, el hombre más responsable de la propagación de ese fervor mesiánico por todo el mundo judío. Un año y medio antes, Nathan, un hombre culto que era un estudioso de la cábala luriánica, había tenido una visión que le informó que Shabbetai Zvi (1626-1676) era el agente mesiánico, ese que daría paso a la era de la redención. Después de convencer a Shabbetai de la verdad de su visión, Nathan, un brillante divulgador y portavoz, asumió la misión de difundir la palabra a través de Tierra Santa y Europa.

Abraham Nathan ben Elisha Hayyim Ashkenazi - sólo más tarde conocido como Nathan de Gaza, sobre todo por sus enemigos - nació en Jerusalén en 1643. Su padre fue Elisha Haim Ben Yaakov, un judío polaco o alemán que añadió el apellido "Ashkenazi" al nombre de la familia cuando se estableció en Jerusalén. Elisha Haim trabajó como un emisario de la población judía de Jerusalén para recaudar dinero para sus miembros en Europa y en Marruecos.

Nathan se crió en la ciudad santa, donde estudió durante sus primeros 20 años con el gran talmudista Jacob Hagiz. A finales de 1663, cuando Samuel Lissabona, un rico empresario de Gaza, consultó a Hagiz sobre un marido apropiado para su hija, le recomendó a su alumno estrella, Nathan. Después de casarse con la hija de Lissabona, Nathan se trasladó a Gaza, y fue allí donde comenzó a profundizar en la cábala luriánica.

De acuerdo con el gran erudito del misticismo judío Gershom Scholem, su exposición a la cábala despertó en Nathan "un despertar que tuvo la violencia de una explosión". Mientras que Nathan había sido previa y simplemente un alumno brillante, ahora también parecía estar poseído por una nueva fuerza espiritual.

Desde principio de 1663 y durante dos años más tarde, Nathan tuvo intensas visiones místicas, que describió en sus escritos. En su última visión, fue testigo de los misterios de la creación y vio una imagen de un individuo que identificó más tarde como Shabbetai Zvi en un carro divino. El patriarca Jacob también se le apareció, y le dijo a Natán: "Así ha dicho el Señor: He aquí vuestro Salvador, Shabbetai Zvi es su nombre".

Este segundo incidente duró unos 24 horas. Durante ese tiempo Nathan bailó en éxtasis y emitió una fragancia extraña que según algunos parecía el aroma del Jardín del Edén. Esta segunda experiencia le dotó de la reputación de un profeta. De hecho, el nuevo estatus de Nathan como visionario y sanador llegó a oídos del propio Shabbetai Zvi, que estaba en Egipto en una misión para los judíos de Jerusalén.

Se sabía que Shabbetai Zvi había sufrido de dificultades emocionales, y fue identificado por Scholem como padeciendo un trastorno maníaco-depresivo. Al oír hablar de los talentos especiales de Nathan, dejó de lado su misión y se apresuró hacia Gaza, donde buscaba "una tikun [cicatrización o reparación] y paz para su alma", según un relato de dicha época. Nathan, sin embargo, cayó al suelo en señal de respecto cuando se reunió con Shabbetai Zvi.

Después de una intensa presión por parte de Nathan, el 31 de mayo de 1665 Shabbetai, cuya primera reacción había sido de incredulidad, se mostró dispuesto a aceptar el manto del Mesías. Y Nathan se dio a la tarea de promover su mensaje. Los dos se complementaban, uno confiado y articulado,, el otro inseguro de sí mismo e impredecible.

Nathan anunció que la era mesiánica se iniciaría en 1666, y sería anunciada por la llegada de las diez tribus perdidas de Israel a Tierra Santa, dirigidas por el Mesías montado sobre un león con un dragón de siete cabezas en su boca.

El resto de la historia es bien conocida: Shabbetai Zvi se dirigió a Constantinopla en 1666, donde, según la profecía de Nathan, se colocaría la corona del sultán sobre su propia cabeza. En su lugar, fue detenido a su llegada a la capital otomana, y finalmente, después de haber sido trasladado a una prisión en Adrianópolis, se le dio la opción de convertirse al Islam o ser ejecutado. Eligió la primera opción, y su conversión, el 16 de septiembre de 1666, llevó a que la mayoría de sus decepcionados seguidores le abandonaran. Otros le siguieron en su apostasía, mientras mantenían viva en secreto esa nueva y subveriva secta judía, que transformó buena parte de la ley judía.

Nathan, sin embargo, mantuvo su creencia en Shabbetai, aunque él mismo no toma se convirtió al Islam. Sin embargo, tan alta era la estima en que se le tenía que cuando los rabinos de Constantinopla lanzaron una prohibición de contactar con los seguidores de Shabbetai Zvi, no incluyeron a Nathan entre los sujetos a dicho herem. En su lugar, tal como escribe Gershom Scholem, "solicitaron a las comunidades judías que le dieran la espalda dondequiera que apareciera, y sobre todo, no permitir ningún contacto entre él y los creyentes".

Nathan de Gaza terminó sus días siendo un creyente, mientras seguía viajando de una comunidad a otra dando a conocer a Shabbetai. Murió el 11 de enero de 1680, probablemente en la ciudad de Uskup, ahora Skopje, capital de Macedonia, que es donde fue enterrado. Su tumba siguió siendo un lugar de peregrinación para algunos hasta que fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home