Saturday, December 03, 2016

La guerra de 1948 todavía no ha terminado - Einat Wilf y Adi Schwartz - Haaretz



Cualquier persona que quiera entender por qué el conflicto entre el movimiento sionista y los árabes palestinos no se ha solucionados tras más de 100 años de conflicto, no va a encontrar la respuesta en los debates eruditos sobre si un cuarto, un tercio o la mitad de los árabes fueron expulsados o huyeron durante la Guerra de Independencia de 1948.

Cualquier persona que quiera entender cómo este conflicto ha dado lugar a millones de personas que hoy en día dicen ser "los refugiados de una guerra que terminó hace 68 años", mientras que la enorme mayoría de ellos son descendientes de primera, segunda y tercera generación que nunca fueron expulsados, no encontrará la respuesta en los estudios que investigan si los residentes de una aldea u otra fueron expulsados ​​o huyeron, cómo y cuándo.

Y lo que es peor: cualquier persona que se centre en estos detalles en el supuesto de que pueden explicar por qué el problema continúa vivo en la actualidad, o bien que trate de averiguar por qué el conflicto palestino-israelí es único, caerá en la misma trampa de aquellos que deliberadamente trataron de perpetuar el problema en primer lugar.

A lo largo del siglo XX, y especialmente a partir de mediados del siglo XX, durante la decadencia de los imperios, la liberación de las naciones y el nacimiento de nuevos países, los intercambios forzados de población fueron un medio aceptado para la elaboración de las nuevas fronteras, y se considera incluso que fue una etapa esencial para garantizar la paz. Decenas de millones de personas fueron expulsadas de sus hogares, a veces con gran crueldad, y obligados a exiliarse a decenas y miles de kilómetros de distancia, sin conseguir ninguna otra oportunidad de volver atrás y regresar a lo que habían considerado su tierra natal durante cientos y cientos de años.

Ese fue el caso en la enorme transferencia llevada a cabo entre la India y Pakistán en 1947, durante la cual no menos de 15 millones de personas se convirtieron en refugiados. Ese también fue el caso en la Europa post Segunda Guerra Mundial: más de 12 millones de alemanes fueron expulsados ​​de Europa del Este, y más de un millón de polacos dejaron Ucrania, Lituania y Bielorrusia. Cientos de miles de chinos huyeron de China después de que los comunistas llegaran al poder en 1949, y más de un millón huyó de Vietnam del Norte a Vietnam del Sur a principios de 1950.

Ninguna de estas situaciones dio lugar a un "problema de refugiados" que no haya sido resuelto hasta la fecha. Ninguno de los millones de personas que se convirtieron en refugiados en la década de 1940 se cuestionaron seriamente regresar a sus anteriores hogares, y ciertamente no recibieron el reconocimiento internacional y el apoyo institucional a tal demanda. Poco a poco, a veces con un crujir de dientes, los refugiados fueron siendo rehabilitados en los países donde encontraron refugio y comenzaron sus vidas de nuevo.

La naturaleza única del problema de los refugiados palestinos, y la razón de su continuidad hasta el día de hoy, no guarda por tanto relación con las circunstancias de su creación: incluso si algunos árabes fueron expulsados ​​durante la guerra, su expulsión no supuso algo excepcional en el contexto global. No desde luego en su ámbito de aplicación y ciertamente tampoco en su crueldad. Por el contrario, los árabes palestinos sí realizaron una limpieza étnica total de los judíos, ya que no dejaron a un solo judío residiendo en el territorio que quedó en sus manos al final de la guerra en 1949.

Ese fue también el destino de muchos judíos que llevaban viviendo en los países árabes durante cientos y miles de años: muchos de ellos fueron expulsados ​​o tuvieron que abandonar el país debido a la actitud hostil de la población local y de los gobiernos árabes, y encontraron refugio principalmente en Israel.

El problema de los refugiados palestinos, su centralidad en la conciencia palestina y el hecho de que sea tan agudo, sólo puede entenderse en su contexto dentro de la narrativa palestina. De acuerdo con los palestinos, este no fue uno de los habituales, aunque lamentables, efectos secundarios de las guerras, además de los muertos y heridos. Es por eso que para los palestinos fue algo totalmente diferente e incomparable con la muerte y la expulsión de los judíos en esa misma guerra.

Así la expulsión y la huida los palestinos es contemplada como formando parte de "una conspiración imperialista extranjera, en la cual el sionismo era el representante occidental", y en primer lugar estaba destinado a expulsar a un pueblo nativo de su tierra. Los palestinos se niegan a ver su salida de la tierra como algo que lamentablemente sucede durante las guerras (en su caso, la parte que de hecho inició dicha guerra y la perdió), sino que formaba parte de una conspiración ejecutada por una población (la judía) que no tenía derechos a la tierra, y que se dotó de un país al que no tenían derecho por no pertenecerles.

La salida de los árabes del país durante la guerra, ya sea a través de la expulsión o de su huida por decisión propia o de su liderazgo, se ha convertido en un símbolo de la injusticia que, según ellos, caracteriza a todo el proyecto sionista. La deliberada decisión árabe de "seguir siendo refugiados y de no ser rehabilitados durante todas las décadas que han pasado desde el final de la guerra, supuso y supone una clara declaración política": significa el no reconocimiento de los resultados de la guerra centrados en el derecho del pueblo judío a su autodeterminación y soberanía, al menos en parte de su tierra natal.

El problema de los refugiados palestinos, y en particular su continuación, no es el resultado en si de los acontecimientos de una guerra, sino de una decisión árabe y palestina que trata de transmitir un mensaje muy claro: la guerra que comenzó hace 69 años en respuesta al plan de partición de las Naciones Unidas, una guerra cuyo objetivo era impedir que el pueblo judío consiguiera su derecho a la autodeterminación en su tierra natal, "esa guerra de 1948 todavía no ha terminado".

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home