Tuesday, December 13, 2016

Los medias suicidas de Israel - Israel Harel - Haaretz



 La última alarma: Los medios israelíes, ­en otras palabras, !! la democracia israelí !!, ­está luchando por su vida. ¿Y quién está amenazando esa vida? La derecha antidemocrática, por supuesto,
encabezada por el primer ministro, un perseguidor bien conocido de los periodistas.

Es cierto que la influencia de la prensa está en declive, pero la influencia del primer ministro en este proceso es secundaria. Está siendo dirigida, en primer lugar, por los propios medios. Los medios de comunicación tienden a exagerar los acontecimientos en muchas áreas, especialmente en su exceso de celo a la hora de la persecución de sus rivales políticos.  Un número cada vez mayor de los israelíes ven como ciertos grupos de comunicación, en lugar de buscar la justicia tal como dicen, buscan sin cesar la cabeza del primer ministro Benjamin Netanyahu.

Es por eso que los más revelaciones y sospechas publiquen en su contra, más se fortalece su posición y más de deteriora la confianza pública en los medios. Es cierto que Netanyahu también ataca a los periodistas por medios indignos de un primer ministro, pero la mayoría del público, ese "pueblo primitivo" que retratan los medios, en realidad apoya sus reacciones contra conocidos periodistas como Raviv Drucker e Ilana Dayan. Estos importantes periodistas, que recientemente nos han proporcionado sobre todo mercancía reciclada contra Netanyahu (demostrando así su sesgo), deberían preguntarse: ¿Tal vez también nosotros seamos responsables, aunque sólo ligeramente, de las severas críticas contra nosotros entre el público?

Muchos israelíes aún recuerdan cómo los que están excavando en los cubos de basura de Netanyahu (que realmente huelen mal, a pesar de que ninguna prueba se ha encontrado en ellos de auténticos delitos), se unieron para formar un muro fortificado que defendiera al ex primer ministro Ehud Olmert, ese "famoso tzadik" de la prensa. Después de ello, incluso si encuentran una pistola humeante, buena parte del público la interpretará como fruto de una conspiración. Ese es el castigo inevitable para unos medios de comunicación sesgados, y para todos nosotros.

Después de todo, sin unos medios de comunicación que sean creíbles y respetados, cuya subjetividad política permanezca ausente al igual que los juegos de venganza personales, los corruptos, que ya no temen a los medios de comunicación, podrán continuar con sus robos y hostigamientos.

Una caza de brujas también se está desarrollando contra el antiguo general y comandante de la Brigada Givati, el general Ofer Winter. Es no solamente (o también) sobre las kipás y la prematura convocatoria a filas durante la Operación Borde Protector en Gaza.

Las principales personalidades de los medios son hostiles al oficial que fomentó la lucha directa [con el enemigo], una acción decisiva para la victoria, tal como demostró Winter. Los héroes de los medios de comunicación son esos oficiales que advierten contra posibles "pendientes resbaladizas" y que durante los viajes de las Fuerzas de Defensa de Israel a Polonia comparan el único crimen del IDF en Kafr Qasem con los crímenes nazis en el Holocausto

No hay duda de que Winter cometió un error cuando se retrasó a la hora de informar a la Unidad de Investigación de la Policía Militar sobre el asunto de acoso sexual en el Tzabar Batallón. Sin embargo, el objetivo de las flechas que iban dirigidas contra él desde el programa de investigación del Canal 10 Hamakor, años después de que el ex comandante del batallón Liran Hajbi fuera castigado, era claro: detener la promoción de uno de los oficiales de combate más sobresalientes que sirven en el ejército actualmente. Este hombre simplemente está siendo perseguido, y no sólo por los medios de comunicación.

Tenemos malos recuerdos de la extraña conferencia llevada a cabo "en su honor" sin su presencia en el Instituto de la Democracia de Israel, donde atacaron su personalidad y su convocatoria que distribuyó en vísperas de entrar en combate. Ninguno de los participantes en dicha conferencia, la crema de la intelectualidad israelí, comentó: Amigos míos, estamos quemando en la hoguera a alguien al que no se ha invitado, dándole la oportunidad de defenderse.

No me hago ilusiones de que mis palabras caigan en oídos comprensivos. El ansia  por la caza es profunda. No existe ninguna razón de ser,  ni siquiera una que demuestra que los cazadores en realidad están perjudicando principalmente su propio prestigio personal y profesional - y ese interés público al que apelan y que tanto se toman en vano -, sin reconocer siquiera el daño que están causando a la situación de la prensa en Israel. El pretencioso y autosatisfecho manifiesto de apoyo a Raviv Drucker, que fue publicado hoy mismo, ofrece una explicación clara de por qué el estado de la prensa se encuentra en su punto más bajo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home