Wednesday, February 15, 2017

La enorme hipocresía del "primer gobierno feminista del mundo": Las ministras suecas optan por la hijab

a
De pie ante Trump


Con el hijab ante los mollahs iraníes. !! Unas valientes !!

En un comunicado que se ha ido viral en Twitter y Facebook, UN Watch, una organización no gubernamental de los derechos humanos en Ginebra, expresó su decepción porque el autoproclamado "primer gobierno feminista del mundo" sueco sacrificó sus principios y traicionó los derechos de las mujeres iraníes, cuando la ministra de Comercio Ann Linde y otros miembros femeninos del gobierno sueco caminaron el pasado sábado ante el presidente iraní Rouhani llevando hijabs, chador y capas largas, en deferencia a las opresivas leyes de la modestia de Irán que vuelven obligatorio el llevar el hijab, y todo ello a pesar de las promesas del gobierno de Estocolmo de promover "una perspectiva de igualdad de género" a nivel internacional, y adoptar una "política exterior feminista" en el que "la igualdad entre mujeres y hombres sea un objetivo fundamental".

De este modo, las líderes femeninas de Suecia ignoraron el reciente llamamiento de la activista por los derechos de las mujeres iraníes Masih Alinejad, quien instó a las líderes femeninas europeas a "la defensa de su propia dignidad" y a negarse a doblegarse ante las hijab obligatorias durante su visita a Irán.

Alinrejad creó una página en Facebook para las mujeres iraníes que resisten a esa ley y muestran su cabello como un acto de resistencia, y que ahora cuenta con 1 millón de seguidores.

"Las mujeres europeas son hipócritas", ha comentado Alinejad. "Defienden a las mujeres musulmanas francesas, condenando la prohibición de los burkines porque piensan que la compulsión es mala, pero cuando viajan a Irán sólo se preocupan por el dinero".

La escena de Teherán implica también un agudo contraste con la postura feminista adoptada por la primera ministra sueca Isabella Lövin contra el presidente estadounidense, Donald Trump, con un tuit viral y luego un artículo en The Guardian en el que afirmaba que "el mundo necesita de fuertes liderazgos por los derechos de las mujeres".

Hubo otro fuerte contraste: la misma semana en que las líderes políticas suecas llevaban todas sus hijabs, Teherán fue la sede del campeonato mundial de ajedrez femenino, y numerosas ajedrecistas de todo el mundo renunciaron a su oportunidad de participar porque se negaron a someterse a la imposición de un hijab y a la discriminación contra las mujeres de Irán.

La ministra de Comercio sueca Linde, quien firmó varios acuerdos con los ministros iraníes mientras lleva puesto un hijab, comentó "no ver ningún conflicto" entre la política de derechos humanos de su gobierno y firmar acuerdos comerciales con una dictadura opresiva que tortura a los presos, persigue a los homosexuales, y es uno de los principales ejecutores de menores.

"Si Suecia realmente se preocupa por los derechos humanos, no debería estar potenciando a un régimen que brutaliza a sus propios ciudadanos mientras lleva a cabo un genocidio en Siria. Y si se preocupa tanto por los derechos de las mujeres, entonces las ministras nunca deberían haber ido al Irán misógino", dijo el director ejecutivo de la UN Watch Hillel Neuer.

El gobierno sueco ha sido objeto de fuertes críticas de los diputados derechistas, centristas y de izquierda suecos, que dijeron que los ministros no deberían haber avalado un "apartheid de género".

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home