Friday, June 02, 2017

La herencia Obama en los campus: guerras de identidad, raza y género. Los "guerreros por la justicia social", el desastre que acecha a la sociedad americana


Como consecuencia de la violencia en las universidades Middlebury y Berkeley, y las consecuencias del acoso de la turba estudiantil que en la facultad de Rhodas College se unió para condenar a la profesora de estudios de género Rebecca Tuvel, muchos comentaristas han comenzado a analizar la nueva cultura del campus de la interseccionalidad como una forma de religión fundamentalista, incluyendo unos rituales públicos con bastante parecido a una caza de brujas.

Uno de los casos más claros de estas dinámicas se desarrolla actualmente en la Evergreen State College, en Olympia, Washington. (El caso más claro fue la protesta, la huelga de hambre y una sesión de lucha como respuesta a unas palabras en un correo electrónico bien intencionado de Dean Mary Spellman, en la Claremont McKenna College en 2015, sobre la viabilidad de crear un espacio seguro en el campus para los estudiantes minoritarios y la existencia de disfraces étnicos en Halloween utilizados por estudiantes blancos que "ridiculizaban las culturas minoritarias").

El acusado en esta ocasión es un profesor supuestamente heterodoxo de biología, Bret Weinstein. El 23 de mayo, un grupo de estudiantes interrumpió una clase que estaba dando, lo rodearon, le maldijeron, le gritaron, lo llamaron racista, y pidieron que renunciara o fuera despedido. La policía del campus ha dicho a Mr. Weinstein que por su propia seguridad debe permanecer fuera de la escuela por unos días. De hecho tuvo que dar unas clases en un parque fuera del campus.

Bret Weinstein es un profesor de biología en la Evergreen State College. Él apoyó a Bernie Sanders, retuitea con admiración los tuit del periodista de extrema izquierda Glenn Greenwald y fue un abierto partidario del movimiento Occupy Wall Street.

Ustedes podrían pensar que el señor Weinstein, que se identifica como “profundamente progresista”, es el típico profesor que adorarían los estudiantes de una de las universidades más a la izquierda del país. Por el contrario, se ha convertido en una víctima de la cada vez más amplia campaña de acoso por parte de los estudiantes de izquierdas, los SJW, esos "guerreros por la justicia social" que reaccionan contra cualquiera que se atreva a desafiar la rígida ortodoxia ideológica en el campus.

¿El crimen de este profesor? Tuvo el descaro de desafiar un día de la segregación racial.

Un poco de historia: El “día de la ausencia” es una tradición en la Evergreen State College que se remonta a la década de 1970. Como el Sr. Weinstein explicó el miércoles en The Wall Street Journal, “en los años anteriores los estudiantes y profesores afroamericanos organizaban una jornada en la que se reunían y debatían sobre el racismo y otras cuestiones intersectoriales en actos organizados por la Asesoría de Servicios Multiculturales de la escuela. En suma, un acto simbólico por el que todos los residentes negros no se presentaran y así se recalca su ausencia y su importancia. Pero este año el guión se modificó, las personas de color serían invitadas a permanecer en el campus, mientras que a todos los blancos se les pidió que se mantuvieran alejados de la escuela, a los profesores que no dieran sus clases, y a los estudiantes blancos que no asistieran. La decisión fue tomada después de que los estudiantes de color (negros, latinos, asiáticos) “expresaran su preocupación por la sensación de que ellos ya no eran bienvenidos en el campus tras la elección presidencial del 2016”.

Weinstein pensó que esto era incorrecto. El profesor de biología se lo dijo en un email a Rashida Love, la diseñadora y organizadora de esta nueva celebración. “Existe una enorme diferencia entre un grupo que decide ausentarse voluntariamente de un espacio compartido con el fin de poner de relieve sus funciones subestimadas y vitales, y que un grupo o coalición aliente que otro grupo se vaya. El primer caso supone un fuerte llamamiento a la conciencia, el segundo es una demostración de fuerza y un acto de opresión en sí mismo”.  En otras palabras, lo que pretendía ser una petición a los estudiantes y profesores blancos de salir de la universidad, era algo más que eso. Era un acto de acoso moral, ya que de permanecer en el campus una persona blanca eso implicaría ser catalogada de racista.

Las personas razonables pueden debatir si experimentos sociales como "el día de la ausencia" son válidos y esclarecedores. Tal vez podría entenderse como una forma útil de poner de relieve la falta de diversidad racial, en especial en una escuela con tanto orgullo progresista como Evergreen. Sin embargo, el debate razonable se ha vuelto ausente en Evergreen, puesto que ya no son admisibles y permisibles las objeciones de un profesor tan progresista a esta políticas.

En respuesta a ese email, y a la negativa de Weinstein de participar en el “día de la ausencia / presencia” (a mantenerse alejado a causa de su raza), un grupo de unos 50 estudiantes marchó hacia su clase para interrumpirla. Al igual que con los famosos vídeos de los estudiantes que se enfrentan al profesor Nicholas Christakis en Yale - el profesor defendía un correo de su mujer que sugería que Yale no debería prohibir el uso de disfraces étnicos en Halloween por resultar ofensivos para las minorías -, este profesor trató de mantener un diálogo, pero los estudiantes le gritaron obscenidades e insultos, y le acusaron de “apoyar la supremacía blanca” cuando trató de explicar que solamente buscaba la verdad.

El vídeo debe ser visto para creérselo, porque hará que cualquier persona que crea en la promesa de la liberalización de la educación superior pierda rápidamente sus esperanzas. Los estudiantes dejan muy claro que no están interesados en la discusión o el diálogo, acusándole de racismo y exigiéndole que se disculpe y/o renuncie. Algo más tarde ese misma día, los manifestantes ocuparon la biblioteca y se dirigieron al presidente de la universidad George Bridges, emitiendo demandas e incluyendo que se despidiera a Weinstein. El vídeo de su enfrentamiento con el presidente también es difícil de ver, pues se gritan obscenidades al presidente de su universidad y le dicen “cierra tu jodida boca”.

Esta misma caza de brujas ocurrió el mes pasado en Duke, donde Paul Griffiths, un profesor de teología, se opuso a un correo electrónico enviado por un profesor alentando a todos los miembros de la facultad a participar en la formación de la diversidad. Él se atrevió a decir en público lo que saben muchos profesores y suelen decir en privado sobre la diversidad en la formación. Una vez más, no hubo ningún racismo en su correo, pero el mero hecho de oponerse a estas políticas fue tomada como una evidencia de racismo que debía ser castigado. Pronto renunció, bajo la presión de los procedimientos disciplinarios iniciados contra él por la administración de la universidad.

Hay varias lecciones que los profesores estadounidenses deberían extraer de estos eventos:

1) Nunca se opongan a cualquier política de la diversidad públicamente, ya no está permitido. Usted puede expresar sus preocupaciones en una conversación privada, pero si lo hace de una manera pública está invitando a que le visite una turba o al castigo del administrador de la universidad.

2) No asuma que ser políticamente progresiva le protegerá (como Weinstein y los Christakis averiguaron). Cualquiera que sea su política, puede decir o hacer algo que sea interpretado de forma incorrecta y poco generosa. Sus intenciones no importan. Esto es especialmente cierto si su universidad ofrece a los estudiantes formación en la detección de "microagresiones" .

3) Si una turba estudiantil se dirige contra usted, hay muchas probabilidades de que el presidente de la universidad se ponga del lado de la turba y valide su narrativa (como han hecho los presidentes de Yale y Evergreen, aunque los presidentes de Middlebury y Claremont McKenna no lo hicieron ).

4) Si la turba estudiantil se enfrenta a usted, la gran mayoría de sus miembros no serán violentos. Sin embargo, dado el nuevo procedimiento operativo estándar, debería asumir que uno o más miembros esté dispuesto a usar la violencia en contra de usted, y puede jurar que muchos de los miembros de esa turba creerán que la violencia en su contra es moralmente justificable .

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home