Sunday, July 09, 2017

¿La espada devorará a los israelíes para siempre? Depende, mientras Israel permanezca reacio a derrotar a sus enemigos, entonces sí, la espada continuará devorándolos - Israel Harel - Haaretz



El gabinete de seguridad está debatiendo cómo tratar con las fábricas de producción de misiles que Irán está estableciendo en el Líbano. En un intento por calmar al público, el jefe de personal del IDF comentó: "No hay necesidad de alarmarse".

Recordatorio: Después de la Segunda Guerra del Líbano, cuando Hezboláh reabasteció su arsenal con misiles mejorados, el IDF, que se habían abstenido de frustrar ese rearme, utilizo las mismas palabras: "No hay necesidad de alarmarse".

En la actualidad, incluso sin las nuevas fábricas de armamento, Hezboláh posee unos 150.000 misiles y cohetes, aproximadamente el 10% de los cuales se describen como "estratégicos". El IDF puede estar preparado, dijo el jefe de personal, "con una amplia gama de herramientas de las que es mejor no hablar", pero también está claro que si el enemigo ataca primero, cientos de misiles se deslizarán a través de esas "herramientas". Y uno puede asumir que esta amplia gama de herramientas no detendrán por completo el continuo lanzamiento de misiles. Porque incluso cuando Israel podría absorber ese primer golpe, sus respuestas son limitadas y no parecen apuntar a la búsqueda de la victoria. Todas las guerras desde la guerra de Yom Kippur lo atestiguan así.

Por lo que sabemos, el gabinete no tomó ninguna decisión sobre un posible ataque preventivo, y muy probablemente tampoco habrá ninguno. Hezboláh - más exactamente, Irán - determinará cuando "desde el norte el mal brotará sobre todos los habitantes de la tierra".

Las fábricas, las posiciones y las zonas de lanzamiento de Hezboláh están situadas en escuelas, hospitales, edificios de apartamentos y mezquitas. Israel tendrá dificultades para llevar a cabo un ataque aéreo preventivo - o incluso un ataque posterior tras una agresión de Hezboláh - sobre los blancos militares en el corazón de una población civil.

A pesar de los traumas del pasado producidos al optar por responder a los ataques con misiles, los actuales líderes de Israel preferirían absorber un primera ataque de Hezboláh, tal como hicieron sus predecesores en la  la Guerra de Yom Kippur y posteriores. Israel se contuvo cuando los egipcios avanzaron nuevos misiles antiaéreos hacia el canal después del acuerdo de alto el fuego de 1970, permitiendo así los ataques a la Fuerza Aérea en la Guerra del Yom Kippur. Incluso cuando esta guerra estuvo en nuestro umbral, el gobierno no aprobó una ataque preventivo para no ser acusado de agresión.

Esto debe decirse: Es más fácil para el liderazgo israelí asumir críticas internas por la pérdida de personas a manos de un primer ataque del enemigo, que las críticas externas (y a continuación internas) por llevar a cabo un ataque preventivo contra el enemigo.

En la Segunda Guerra del Líbano la mayoría de los misiles estratégicos pudieron ser destruidos, pero los misiles "regulares" también sembraron la muerte, la destrucción, el miedo y el caos entre una población que entró en pánico y huyó en masa desde el norte. Se puede imaginar lo que ocurrirá cuando en una tercera campaña se lancen misiles en un número mucho mayor y cuya gama cubre todo el estado.

Las academias militares y los institutos de investigación se divierten utilizando el término "guerra asimétrica". Miren cuán fuerte es Israel en poder militar, economía y ciencia. Ningún enemigo puede vencernos, ni siquiera un grupo de estados.

Pero en lo que respecta a los estados, esta aparentemente es una tesis válida. Pero contra organizaciones terroristas, la asimetría se invierte. Los débiles se convierten en los fuertes, especialmente debido a las limitaciones que Israel se impone a sí mismo, incluso a riesgo de duros golpes contra su población, economía e infraestructuras.

Muchos israelíes se preguntan con aire desesperado: "¿Deberá la espada devorarnos para siempre?". Depende. Mientras el enemigo no sea derrotado, la espada continuará devorándonos. Además, los que se hacen esta pregunta, que por lo general suelen echar la culpa a su propio estado, están alentando al enemigo para que no deje de utilizar su espada. Ellos tienen bastante responsabilidad por esto "para siempre". Esa es la auténtica verdad.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home