Friday, July 14, 2017

Y ahora qué, ¿más asesinos con "problemas mentales" como en Francia, o se trata de más "lobos solitarios"? ¿Qué alegaran ahora los ídolos de la izquierda, los dirigentes de la Lista Árabe Común?


Un funcionario del Waqf podría haber ayudado a los terroristas árabes-israelíes en el ataque en el Monte del Templo. La policía verifica si los asesinos tuvieron la ayuda del grupo jordano que administra el lugar santo, afirma el Canal 10. Oficiales de policía desmontan las tiendas de luto montadas para los asesinos en sus casas de Umm al-Fahm.

Debka:

Oficiales de seguridad y expertos israelíes han estado tratando de frustrar el impacto del ataque terrorista del viernes 14 de julio en la entrada de la Puerta del León al Monte del Templo, en el que dos agentes de la policía fronteriza israelíes fueron asesinados y un tercero lesionado. Sin embargo, este evento tiene una extraordinaria y grave resonancia incluso para los estándares de Jerusalén, quien ha sufrido y sufre gran parte del terror, porque se perpetró en un sagrado santuario mundial para miles de millones de personas.

Las víctimas fueron dos policías fronterizos drusos que vivían en el norte de Israel: los sargentos Kamil Shanan, de 22 años, de Hofesh, y Hayal Satawi, de 30 años, de Marar, que formaban parte de la fuerza que custodiaba el santuario.

Debido a un grave lapso de inteligencia y de seguridad, tres ciudadanos musulmanes israelíes de la ciudad árabe de Umm al Fahm, pudieron llegar a la amplia plaza para llevar a cabo un acto de terrorismo diseñado para provocar un efecto de shock en un grado inigualable desde la Intifada palestina de 2000.

Los tres terroristas fueron finalmente eliminados a tiros en un tiroteo con la policía en las afueras de la cúpula dorada de la mezquita de la Roca en el complejo del Monte del Templo.

Incluso bajo una mirada superficial a la forma en que se desarrolló este ataque, este acto nos muestra que los servicios de seguridad de Israel no lograron sacar las lecciones necesarias del ataque palestino del 16 de junio en las afueras de la Puerta de Damasco de la Ciudad Vieja. Entonces, también, hubo un tiroteo en el que participaron tres terroristas. Uno de ellos apuñaló a una mujer oficial de la guardia fronteriza hasta asesinarla.

Así que la firma ya estaba en las puertas de la Ciudad Vieja. Sin embargo, la afirmación de una responsabilidad del Estado islámico fue descartada, aunque ya no sea posible descartar el atentado como un ataque de "lobos solitarios", como han estado mantenido los portavoces oficiales desde que comenzó la ola de terror desde hace dos años.

Su fracaso a la hora de analizar correctamente el ataque de la Puerta de Damasco proporcionó una gran ventaja a los asesinos del Monte del Templo de este viernes. De hecho, estuvieron varios pasos por delante de las agencias de seguridad israelíes a la hora de aplicar la ley y la lucha contra el terrorismo.

Sin embargo, se ha inventado un nuevo eufemismo, el "terrorismo de autosacrificio", para explicar estos actos, en lugar de realizar una investigación exhaustiva que determine la mano detrás del ataque, que obviamente estuvo planeado en detalle.

El equipo de los tres terroristas, armados con dos rifles Karl Gustav y una pistola, fue capaz de entrar en el Monte del Templo con dichas armas.

Esta es la primera vez que se conozca que los extremistas musulmanes palestinos montan un tiroteo en un lugar sagrado respetado por los musulmanes, aunque sea sagrado para las tres grandes religiones monoteístas, además de ser el lugar histórico de los templos judíos. Mientras seguían disparando, los tres hombres armados se retiraron hacia la entrada en la amplia plaza del Monte del Templo y se dirigieron hacia las mezquitas, la Cúpula de la Roca y Al Aqsa.

Los agentes de la policía fronteriza sobrevivientes les dieron persecución y se enfrentaron a ellos fuera de la mezquita de la Cúpula de la Roca, eliminándolos.

Su coraje salvó el día. Si los terroristas hubieran conseguido refugiarse en uno de esos santuarios musulmanes, Israel se habría enfrentado a la terrible situación de tener que lidiar con unos terroristas armados escondidos en un santuario musulmán, con la posibilidad de encender las llamas en el Oriente Medio y más allá.

Los funerales de los dos sargentos del cuerpo de policía se llevaron a cabo mientras se espera una exigencia de responsabilidades por el fracaso ahora de momento en suspenso.  Las fuentes de Debka creen detectar el sello del ISIS en el ataque. El Estado islámico tardó 24 horas en asumir la responsabilidad del asesinato de la Puerta de Damasco el mes pasado.

En todo caso, esta no sería la primera vez que el Estado islámico ha golpeado en Israel y es muy probable que no sea el último.

Otro árabe israelí, Nashat Milhem de Kfar Arara, mató a dos israelíes en un café al aire libre en Tel Aviv el 8 de enero de 2016. Seis meses después, el 8 de junio, otro terrorista asesinó a tres israelíes. El ISIS golpeó por tercera vez en la Puerta de Damasco hace un mes, apuñalando y asesinando a Hadas Malka, una mujer policía de 23 años.    


PD. Lieberman tiene razón (no es el primero que lo dice, esta idea fue original de la izquierda israelí de hace unos años). Si existe un acuerdo serio, algo ya cuestionable con el liderazgo palestino, ciertas zonas del actual Israel pobladas por árabes y limítrofes, deben pasar a formar parte del estado palestino. Mantener una gente así no tiene sentido y sólo generara más problemas en el futuro, como una posible kovosización.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home