Thursday, August 03, 2017

La banalidad del terrorismo - Yoar Limor - Israel Hayom



Las imágenes del ataque terrorista del miércoles en un supermercado en Yavneh, en el centro de Israel, y que parecen haber sido extraídas de una película de terror, ofrecieron una rara visión de la banalidad del terrorismo.

Aquí está el terrorista, caminando por el supermercado, buscando una víctima. Y ahí está esperando que el subgerente le dé la espalda... y luego le apuñala. Y entonces la víctima pelea por su vida... y luego llega el momento en que el terrorista es sometido, seguido de algunas reacciones familiares de civiles tratando de ajustar las cuentas con el terrorista, mientras otras personas tratan de detenerlos y protegen al terrorista.

Si no fuera por estas escalofriantes secuencias, el ataque de Yavneh sería sólo otra línea en las secas estadísticas del "palestino, entrado ilegalmente en Israel, hiere seriamente a civiles israelíes en un ataque con puñaladas".

Las estadísticas muestran que ha habido 225 ataques terroristas dentro de la Línea Verde desde principios de 2017. Diecisiete de estos ataques fueron clasificados como "significativos" y el resto como incidentes terroristas menores, principalmente por lanzamiento de rocas y bombas incendiarias.

Durante el mismo período de tiempo, 13 israelíes murieron y 104 resultaron heridos en 663 ataques terroristas a través de Judea y Samaria, 64 de ellos "significativos".

Sin duda, la agencia de seguridad Shin Bet descubrirá lo que llevó a Ismail Ibrahim Abu Aram, de 19 años de edad, del pueblo de Yatta adyacente a Hebrón, para llevar a cabo el ataque del miércoles. El IDF ya ha allanado su casa tratando de averiguar si tenía cómplices o dio alguna indicación de que planeaba llevar a cabo un acto de terror. Los militares cercaron el miércoles Yatta, un conocido nido de terror que también ha producido a los terroristas que llevaron a cabo el ataque mortal del año pasado en el mercado de Sarona en Tel Aviv.

La investigación indudablemente indicará, por enésima vez, la facilidad con que los palestinos pueden infiltrarse en Israel y ser empleados ilegalmente. El terrorista Yavneh tomó la misma ruta. El Ministerio de Defensa emitió una declaración poco después del ataque, anunciando por enésima vez la finalización de la "última parte de la valla de seguridad en el sur del Monte Hebrón", diciendo que ayudará a prevenir "la infiltración de palestinos y terroristas en el territorio israelí". Esta historia ya la hemos oído anteriormente.

Desde la reciente crisis en el Monte del Templo, el número de alertas de terrorismo ha aumentado notablemente. A pesar del acuerdo de compromiso alcanzado en el lugar sagrado, las tensiones sobre el terreno no han sido totalmente desactivadas y el número de alertas sigue siendo mayor de lo habitual. Las estadísticas lo demuestran: La cantidad de incidentes terroristas, mayores y menores, ha aumentado significativamente en las últimas dos semanas y con ella el número de víctimas.

Esta situación exigirá que el establishment de defensa permanezca en alerta máxima, tanto operacional como en inteligencia, en el futuro previsible. Pero la rama de seguridad no puede hacerlo solo. Los civiles israelíes deben alistarse en este esfuerzo para complementar los esfuerzos de seguridad y tomar medidas decisivas contra los israelíes que emplean a trabajadores ilegales palestinos. Necesitamos acción, no sólo palabras.

Sin embargo, la experiencia nos enseña que la acción no es probable.

PD: 

¿Es tan complicado terminar de una vez la valla de seguridad? También hemos conocido que un miembro del clan Jabanin, tres de cuyos componentes asesinaron en la proximidad del Monte de Templo a dos policías israelíes, llevaba de contrabando en un camión a ilegales palestinos hacia Israel. Y parece ser que luego "cantó" que un funcionario israelí de la policía de fronteras estaba al tanto.

Y luego están los árabes israelíes que facilitan en sus áreas el trabajo de ilegales palestinos...

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home