Thursday, August 10, 2017

Los árabes ahora QUIEREN que la policía los inspeccione cuando van a Al Aqsa. Esto no se puede inventar - Elder of Ziyon



Esta historia (aparece en el diario palestino feleesten) es absurda a menos que usted entienda la cultura árabe del honor y la vergüenza.

Muchos jóvenes palestinos estaban molestos porque la policía israelí ha aumentado las inspecciones de sus mochilas y bolsas, de camino hacia la mezquita de Al Aqsa, a raíz del hecho de que se hayan utilizado como depósito de armas para atacar a los israelíes.

Así que se les ha ocurrido un extraño plan que consiste en pasearse con mochilas o bolsas vacías a su espalda. Esto hace que la policía israelí los detenga y revise sus mochilas y bolsas.

Como las bolsas y mochilas se encuentran vacías, ellos afirman que la policía israelí se muestra "enojada", y por lo tanto los jóvenes árabes son felices.

Un árabe que vio este juego me dijo: "Vi a un grupo de agentes de policía detener a un grupo de jóvenes jerusalemitanos del barrio del Sheikh Jarrah, registraron sus bolsas y mochilas, y todas estaban vacías, y pude ver la ira en los rostros de oficiales de policía que no pudieron hacer nada más que inspeccionar y devolver las bolsas y mochilas a sus dueños".

Esto significa que estos jóvenes árabes tratan deliberadamente de ser detenidos y registrados por la policía israelí, retrasando así la visita a su amado, supuestamente, santuario, y todo ello porque piensan que la policía israelí se siente frustrada al buscar en sus enseres y no encontrar armas. Y si viajan en grupos, todos ellos deben esperar a que cada bolsa o mochila sea inspeccionada.

Esto parece ser les hace felices.

Mientras que normalmente se supone que ser detenido y registrado representaba una humillación para los árabes, ahora parece ser que consideran esa experiencia como humillante para la policía israelí, y por ello desean ser detenidos y registrados.

Mucho peor para ellos eran los detectores de metal, esos que les permitían un camino mucho más rápido y directo para orar (y para jugar al fútbol) en el Haram al-Sharif, pero eso les resultaba demasiado "humillante", por lo que prefieren ser inspeccionados uno a uno ya que ahora eso no les resulta humillante, al contrario, creen que así están humillando a la policía israelí en vez de ser ellos los humillados (por los detectores de metal).

Todo esto también ilustra una mentalidad de juego de suma cero: si no somos humillados, entonces es el enemigo el que debe sentirse avergonzado. Y viceversa.

La razón de que no haya un plan de paz que funcione es porque los occidentales tratan de pensar lógicamente sobre el conflicto y ver lo que cada parte desea. Pero aquí no impera una lógica occidental. Los árabes, por lo general, no funcionan en un mundo lógico a la occidental, sino en uno emocional. Allí donde el mismo evento puede ser considerado honorable o humillante basándose en la mentalidad de ese día.

Al final, sin embargo, cualquier control judío sobre lo que ellos consideran únicamente como tierras árabes y musulmanas representa la humillación final, y esa vergüenza no puede ser borrada, no importando cuántas concesiones israelíes obtengan.

Los palestinos no necesitan ayuda. Necesitan un ejército de trabajadores sociales y psicólogos para que les ayude en su autoestima (= honor). Si tuvieran la mitad de confianza en sí mismos como pretenden tenerla, podrían hacer concesiones para una paz real en lugar de buscar victorias simbólicas como frustar, supuestamente, a la policía israelí en sus registros.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home