Sunday, October 15, 2017

El acuerdo de unidad palestina "libaniza" Gaza y alimenta su disputa con Israel - Debka



Irán y sus aliados libaneses son los grandes ganadores del acuerdo de reconciliación palestino firmado por las facciones rivales Hamas-Fatah el jueves 12 de octubre en El Cairo. Fue el jefe de operaciones terroristas de Hamas contra Israel, Saleh Arouri, quien firmó el acuerdo por su partido. Pospuso su regreso al departamento de lujo que Hizballah puso a su disposición en el suburbio chiita de Dahya, en Beirut, para permanecer durante una semana más para discutir puntos que aún están pendientes.

El acuerdo de unidad palestina se puede dividir típicamente entre la versión pública diseñada para el consumo popular y el texto secreto, que es el más realista. Todas las partes del acuerdo se confundieron en esta presentación para desdibujar la contradicción entre el acuerdo publicado y su implementación inevitablemente disfuncional.

Desde el principio, el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, calificó al acuerdo como "el final de la ruptura", a pesar de que a su representante Ahmed Azzam se le impidió secretamente partir a su casa en Ramallah, o incluso a su hotel de El Cairo, hasta que lo firmó.

Los funcionarios estadounidenses se contentaron con expresar su esperanza de que el acuerdo alivie la crisis humanitaria de Gaza, sin más comentarios. Y las fuentes en Jerusalén dijeron que no tenían nada que decir hasta que Hamas reconozca al Estado de Israel y desaparezca su ala militar, un enfoque totalmente irrealista que probablemente logre el efecto inverso.

Tanto los Estados Unidos como Israel no realizaron la menor protesta ante la presencia de un jefe terrorista en la firma del acuerdo de reconciliación entre las facciones palestinas rivales. Entonces, ¿para qué ofrecieron los EEUU una recompensa de 12 millones de dólares por información que condujera a la captura de dos jefes terroristas de Hezbolah, Talat Hamiyah y Fouad Shukr? Saleh Arouri, que vive en el elegante vecindario de Beirut gobernado por Hezbolah, probablemente gestiona regularmente la coordinación entre las redes terroristas de Hezbolah y Hamas.

Entonces, ¿en qué manos caerán las armas pesadas y los aviones de guerra que Washington suministró al ejército libanés "para combatir al ISIS", cuando es un secreto a voces que Hezbolah controla al ejército libanés?

Incluso el ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, tuvo que admitir esta semana - aunque de mala gana - que el ejército libanés no era más que un ala de Hezbolah y totalmente bajo su control.

El asentimiento estadounidense e israelí a una "libanizada" Franja de Gaza se explica mejor como el resultado de su incapacidad de evitar que Siria sea controlada por Irán y su títere libanés.

En cuanto a la Franja de Gaza, mientras la Autoridad Palestina se compromete a desplegar 3.000 efectivos de seguridad en las fronteras y cruces del enclave, Hamas mantiene intacto su brazo militar de 20.000 efectivos, las brigadas Ezz e-din Al-Qassam, que puede abrumar a esos efectivos procedentes de Ramallah en cualquier momento. Pero lo más importante, la Autoridad Palestina tiene el papel de proporcionar a la fuerza terrorista de Hamas una línea de defensa contra Israel.

También en el sur del Líbano, el ejército libanés y las fuerzas de la ONU, el FPNUL, destacan por proteger las fortalezas de Hezbolah contra el ejército israelí.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home