Thursday, October 26, 2017

La ex presidenta argentina Cristina Kirchner defiende un pacto secreto con Irán en una investigación sobre el encubrimiento del atentado de la AMIA - Ben Cohen - Algemeiner


La ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner se mostró desafiante el jueves en un tribunal de Buenos Aires mientras defendía un pacto secreto negociado por su gobierno con el régimen iraní en 2011.

Kirchner comparecía ante una investigación federal sobre la acusación de Alberto Nisman  - el fiscal argentino asesinado en enero de 2015 - de que al firmar dicho acuerdo, el gobierno de Kirchner exoneró a Irán de su responsabilidad por el atentado de julio de 1994 contra el centro judío AMIA en Buenos Aires. En el atentado con bomba murieron 85 personas y cientos resultaron heridas, sigue siendo uno de los peores actos de terrorismo desde la Segunda Guerra Mundial.

La comparecencia de Kirchner en el tribunal fue la última de una serie de testimonios de ministros clave y de asesores políticos de su administración, incluido su ministro de Asuntos Exteriores, Héctor Timerman, acusado de finalizar el acuerdo en una reunión en enero de 2011 con su homólogo iraní en la ciudad siria de Alepo, y que fue organizada personalmente por el presidente Bashar al-Assad. La semana pasada, el ex espía Ramón Bogado dijo en la investigación que el pacto incluía disposiciones para la transferencia de tecnología y experiencia del programa nuclear nacional de Argentina al régimen de Teherán.

Los reporteros dentro del tribunal comentaron que Kirchner estuvo incómoda durante su aparición, leyendo una declaración preparada y negándose a responder preguntas. Al principio del proceso, el ex presidente rechazó el vaso de agua provisto por el tribunal, instruyendo a los ujieres que "debía de ser de vidrio grueso".

En su declaración, Kirchner señaló que el acuerdo había sido respaldado por el Congreso argentino en 2013, descuidando agregar que luego fue declarado inconstitucional por un tribunal federal el año siguiente. Argumentando que la judicatura argentina no tenía el derecho constitucional de tratar una decisión de política exterior como una investigación criminal, Kirchner afirmó que los esfuerzos para extraditar a los cinco sospechosos iraníes por el atentado de la AMIA para el juicio que se desarrollaba en Argentina habían llegado a un punto muerto en 2011. Irán se mantuvo firme en su negativa de extraditar a los sospechosos y Argentina no lleva a cabo juicios in absentia, dijo ella.

Kirchner presentó el acuerdo con Irán como "una solución diplomática y pacífica por la cual ambos países optaron por resolver la disputa y permitir que el poder judicial argentino llevara a cabo las investigaciones necesarias para el progreso necesario del caso (AMIA)".

La insinuación de Kirchner de que los iraníes habrían cooperado con los investigadores del atentado de la AMIA fue calificada como una "falsedad sin sentido" por un destacado comentarista del caso, que ha procedido durante más de veinte años sin obtener una sola condena.

"Kirchner dice que el pacto le habría permitido a Alberto Nisman viajar a Teherán y llevar a cabo su investigación allí", comentó el experto en política argentino Eamonn MacDonagh a The Algemeiner. "Incluso si ella estaba actuando con la mejor voluntad del mundo, ¿cómo diablos se suponía que Nisman iría a Irán, dado que el mismo régimen amenazó muchas veces con asesinarlo?"

Una de esas ocasiones, señaló MacDonagh, tuvo lugar en 2007, cuando Nisman fue amenazado en persona por delegados iraníes en una conferencia de la Interpol, la agencia internacional encargada de hacer cumplir la ley, que emitió "notificaciones rojas"  para los seis sospechosos originales en el atentado de la AMIA.

Kirchner desestimó la acusación de que ella se había confabulado a sabiendas en un encubrimiento de Irán como "absurda e insultante". También lanzó un enojado ataque verbal contra el veterano juez federal a cargo de la investigación, Claudio Bonadio, diciendo que él también había engañado en la investigación de AMIA en el momento en que Nisman la estaba desarrollando.

Fuera del tribunal, Kirchner declaró a los periodistas que "la única traición aquí es el uso de la judicatura para perseguir a los opositores", una referencia a las crecientes presiones legales sobre ella y sus ex colegas del presidente argentino Mauricio Macri, recién salido de una abrumadora victoria en las elecciones de mitad de mandato durante la semana pasada, y que continúa con su campaña contra la corrupción generalizada que prevaleció durante los años de los Kirchner.

Kirchner, quien fue elegida para el Senado de Argentina en las elecciones de mitad de mandato del 23 de octubre, aún puede tener que enfrentarse a medidas que traten de evitar que tome posesión el 10 de diciembre, perdiendo así la inmunidad de ser procesada. El miércoles, un miembro del Congreso de la Argentina y uno de los ministros más cercanos de Kirchner, Julio De Vido, fue arrestado después de ser despojado de su inmunidad. De Vido ahora se enfrentará a cargos de corrupción que implican el uso indebido de fondos públicos por una suma de cientos de millones de dólares.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home