Sunday, October 22, 2017

La Sociedad Histórica Judía Estadounidense cedió bajo la presión. ¿Bueno o malo? - Shmuel Rosner



- Sucumbiendo a la presión, un organismo judío cancela una obra que critica a Israel

- Dos programas anti-Israel cancelados en el CJH y AJHS

El primer titular es de la web izquierdista judía Forward. El segundo titular es de la web Arutz Sheva, de tendencia derechista. Ambos titulares son precisos. Pero el problema aquí no es la precisión, sino el punto de vista. La Sociedad Histórica Judía Estadounidense ha cancelado una obra que probablemente sea antiisraelí, y canceló un panel patrocinado por un grupo que también es antiisraelí. La Sociedad Histórica Judía Estadounidense cedió bajo la presión. La pregunta es: ¿uno lamenta tal suspensión o uno la celebra? ¿Se ve esto como una derrota (por la libertad) o como una victoria (por la cordura judía)?

Estos eventos no se cancelaron en el vacío - otra razón para la consternación o el regocijo -. Fueron cancelados en medio de duras críticas desde grupos de la derecha al nombramiento de un nuevo director ejecutivo para el Centro de Historia Judía. David Myers es visto por estos grupos como no apto para el trabajo debido a su participación en grupos como New Israel Fund y debido a sus críticas pasadas a Israel.

El nombramiento de Myers provocó un debate entre dos las facciones con unos puntos de vista muy determinados y poca tolerancia para la cosmovisión del otro lado. Myers fue denigrado por sus oponentes como si fuera la peor opción posible para cualquier trabajo, como si fuera el peor enemigo del pueblo judío. Myers fue defendido por sus seguidores como si su elección fuera la prueba definitiva del pueblo judío - hacer o morir -. A menudo se perdió una simple pregunta en el debate: ¿Son los puntos de vista de Myers sobre Israel relevantes para el puesto que ocupará? Perdido en este debate existe otra simple pregunta: ¿Myers, como jefe de una organización de este tipo, aceptaría la necesidad de que abstenerse de actividades y declaraciones que le volverían a él y a su institución indefectiblemente polémicos? (Sus respuestas a estas dos preguntas parecen razonablemente tranquilizadoras).

Los dos eventos cancelados llegaron en el peor momento para Myers y su organización, y el consejo de administración fue prudente al cancelarlos. Sí, estaba cediendo bajo la presión. Pero derrumbarse bajo presión no siempre es malo. La presión vino por una razón, y esta es la razón por la que muchos judíos, y yo también, nos sentimos incómodos ante unas instituciones judías que se conviertan en un organismo de moda para la propaganda antiisraelí. De hecho, no veo ninguna razón por la que el Centro de Historia Judía deba ser un centro de propaganda, a excepción de la propaganda cuyo objetivo es preservar las tradiciones y la vitalidad del pueblo judío.

La libertad de expresión no es realmente la cuestión aquí. El Centro de Historia Judía no está obligado a ser el hogar de obras de teatro y de paneles del tipo de los cancelados. Está obligado a ser, o al menos a tratar de ser, un lugar con el que se sientan cómodos tantos judíos como sea posible. Y esto significa un poco menos de nerviosismo y un poco menos de controversia. Significa poner más esfuerzos en convertirse en un lugar donde los judíos se unan, y no hay otro lugar más donde discutan sobre Israel u otros asuntos.

¿Puede el consenso estar de moda? Quizás el Centro de Historia Judía pueda conducirse de una manera que lo ponga de moda. Quizás David Myers pueda comportarse de una manera que lo ponga de moda. Esa sería una gran contribución para el pueblo judío.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home