Sunday, October 15, 2017

Occidente a Israel: "Haced lo que decimos, no lo que hacemos" - Daniel Krygier - Mida



El pueblo judío ha tenido diferentes estándares a lo largo de gran parte de su historia. Por lo tanto, no es sorprendente que el estado judío también tenga distintos estándares. En un debate con la destacada periodista israelí Caroline Glick, el ex embajador de Dinamarca en Israel, Jesper Vahr, hizo la siguiente y sincera observación sobre las relaciones entre Europa e Israel:

"Israel insiste en que le discriminamos, en que le aplicamos dobles raseros, pero esto es porque ustedes son uno de los nuestros". Por "uno de los nuestros" el embajador danés se refería a las democracias occidentales.

Esta actitud tan común entre la élite política europea, revela más sobre Europa que sobre Israel y el Oriente Medio. Mientras que la Europa postcolonial afirma ser el campeón del "antirracismo", muestra un profundo racismo condescendiente con unas bajas expectativas hacia los estados musulmanes y árabes, los cuales son percibidos como niños eternos que no pueden ser considerados responsables de sus acciones.

Las declaraciones del embajador Vahr también revelan la sistemática hipocresía europea hacia Israel. A diferencia de la mayoría de los países europeos, Israel pertenece a un grupo exclusivo de países que han mantenido un sistema democrático desde sus inicios. La democracia de Israel continúa prosperando a pesar del hecho de que el estado judío está sujeto a una agresión sistemática que habría demolido a la mayoría de las democracias. Por lo tanto, Israel no necesita conferencias europeas sobre democracia y derechos humanos.

Europa dio abrumadoramente la bienvenida a la eliminación del architerrorista Osama Bin Laden. "Un mundo sin Osama Bin Laden es un mundo mejor. Su odio era una amenaza para todos nosotros", dijo el ex canciller de Suecia Carl Bildt . El primer ministro de Dinamarca, Lars Løkke Rasmussen, resumió la posición europea: "Felicito al presidente Obama y al pueblo estadounidense por su éxito a la hora de terminar con la era de violencia y destrucción inescrupulosa e inhumana de Bin Laden"

Por el contrario, la eliminación de Israel del jefe terrorista de Hamas, el jeque Ahmed Yassin, fue condenada por el mismo Occidente que elogió la eliminación de Bin Laden. El ex ministro de Asuntos Exteriores de Gran Bretaña, Jack Straw, articuló esta profunda hipocresía antiisraelí:

"Todos entendemos la necesidad de Israel de protegerse a sí mismo del terrorismo que le afecta - y su pleno derecho a hacerlo - dentro del derecho internacional. Pero no tiene derecho a participar en este tipo de homicidio ilegítimo y lo condenamos. Es inaceptable, no está justificado y es muy poco probable que alcance sus objetivos".

El jefe de política exterior de la UE, Javier Solana, agregó su voz a la habitual hipocresía antiisraelí:

"La posición de la Unión Europea ha sido condenar de manera consistente... los homicidios. En este caso particular, creo que nuestra condena debería ser más fuerte. Este tipo de acciones no contribuyen en absoluto a crear las condiciones de paz, las condiciones de diálogo, que son necesarias en este momento".

¿Pero qué hace que sea "legal" eliminar a Bin Laden e "ilegal" eliminar al jefe de Hamas que tenía numerosas vidas de civiles israelíes en su conciencia? Ni el Sr. Straw, ni el Sr. Solana ni ningún funcionario occidental actual han ofrecido ninguna respuesta.

Si bien las fuerzas de la OTAN han asesinado a más civiles de forma no intencionada que el IDF, Israel es la única democracia occidental que es sistemáticamente criticada por el uso de una fuerza "desproporcionada" y "excesiva". Si bien pocas voces serias equipararían a la UE y los EE.UU con Al Qaeda e ISIS, los críticos occidentales de Israel sistemáticamente establecen una falsa equivalencia moral entre Israel y sus genéricos despóticos enemigos.

Israel es investigado por más falsas acusaciones de "crímenes de guerra" que el resto de las democracias occidentales combinadas. El infame informe Goldstone de la ONU no hizo distinción moral entre el Israel democrático y el Hamas genocida. No se ha producido ningún informe similar de la ONU contra ninguna otra democracia occidental.

Cuando la OTAN mató accidentalmente a 18 civiles, incluidas mujeres y niños, en una boda en Afganistán, no hubo llamamientos para investigaciones de "crímenes de guerra" o condenas de "fuerza excesiva".

Pocos funcionarios occidentales han sido más hostiles hacia Israel que la actual ministra de Asuntos Exteriores de Suecia , Margot Wallström, quien infamemente exigió una investigación sobre las "ejecuciones extrajudiciales" israelíes en un momento en que una ola de terrorismo árabe estaba atacando a civiles israelíes. El 22 de octubre de 2015, la policía sueca mató a Anton Lundin Petterson, de 21 años de edad, quien asesinó a tres inmigrantes con una espada y un cuchillo en una escuela en la ciudad sueca de Trollhättan. La policía sueca reivindicó la autodefensa y ni Wallström ni ningún funcionario sueco exigieron una investigación sobre "ejecuciones extrajudiciales".

En su web, la BBC declara su posición con respecto al término terrorismo: "Intentamos evitar el uso del término "terrorista" sin atribución. Cuando usemos el término, deberíamos esforzarnos por hacerlo con coherencia con las historias que informamos en todos nuestros servicios, y de una manera que no socave nuestra reputación de objetividad y precisión". La BBC sistemáticamente se niega a usar el término terrorismo cuando los civiles israelíes son las víctimas, pero no muestra las mismas inhibiciones cuando los blancos atacados son británicos, europeos y estadounidenses.

Mientras Occidente nunca toleraría que miles de cohetes cayeran sobre Nueva York, Londres o París, condena hipócritamente a Israel por defenderse contra los ataques con cohetes contra Sderot, el aeropuerto Ben Gurion, Tel Aviv y Haifa.

Gran parte de Occidente ve la amenaza nuclear iraní principalmente como un "problema judío". Esto explica por qué la mayoría de los gobiernos europeos defienden el acuerdo nuclear con Irán y hacen negocios ávidamente con Teherán. Por el contrario, los gobiernos occidentales defienden las sanciones contra una Corea del Norte nuclearizada, que sí consideran una amenaza universal.

El mismo Occidente que rechaza una presencia judía en Judea y Samaria, permite el control británico de Gibraltar y las Islas Malvinas, el control danés de Groenlandia y el control francés de Córcega y Martinica.

El verdadero problema no es que Occidente espere más de Israel que de las dictaduras del Oriente Medio, sino que Occidente espera más de Israel que de sí mismo.

Los críticos anti-Israel tienen razón cuando niegan que Israel esté sometido a un doble rasero. El estado judío está sometido a un triple rasero: hay un rasero que se aplica a las dictaduras árabes musulmanas, otro a Occidente y el tercer y el más duro rasero solo se aplica a Israel. Aquellos que demonizan y distinguen a Israel no son impulsados ​​por el deseo de mantener la democracia de Israel sino por el deseo de terminar con la independencia nacional judía.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home