Monday, November 13, 2017

Para la izquierda americana, los antisemitas de izquierdas y los antisionistas son los auténticos expertos en antisemitismo - Liel Leibovitz - Tablet



Fundada en 1919 por intelectuales progresistas de Nueva York, The New School saltó a la fama dos décadas más tarde, cuando atrajo a un pequeño grupo de intelectuales judíos que huían de los nazis. Eminencias como Hannah Arednt, Leo Strauss y Erich Fromm se beneficiaron del compromiso de la institución con la acogida de víctimas del odio más antiguo y persistente del mundo, y de brindarles un lugar para buscar sus ideas en paz.

Pero hay que ver cómo cambian las cosas entre los progresistas: a fines de este mes, The New School copatrocinará un panel sobre el antisemitismo que contará, entre otros, con Linda Sarsour, quien opinó que "nada es más espeluznante que el sionismo", elogió al líder antisemita de la Nación del Islam, Louis Farrakhan, y que cree que no se puede apoyar el derecho de los judíos a su propia patria y seguir siendo feministas. Junto a Sarsour estará Rebecca Vilkomerson, que encabeza la odiosamente antisionista Jewish Voice for Peace, además de otros portavoces ligado al grupo.

La Jewish Voice for Peace (JVP), tal como acertadamente informa el AD, "usa su identidad judía para proteger al movimiento anti-Israel de las acusaciones de antisemitismo y para proporcionar a dicho movimiento de una apariencia de legitimidad". Entre los logros más recientes del JVP se encuentran su entusiasta apoyo a Rasmea Odeh, una terrorista palestina condenada por un atentado con bomba en un supermercado de Jerusalén que asesinó a dos jóvenes estudiantes judíos, y que fue deportada recientemente de los Estados Unidos después de mentir sobre el incidente en sus formularios de inmigración. El JVP también es un partidario frecuente, a pesar de sus acusaciones de lo contrario, de Alison Weir, una activista que promueve con firmeza los libelos de sangre modernos contra los judíos.

No hace falta decir, por desgracia, que en el acto - que está copatrocinado por destacadas instituciones progresistas como la revista radical Jacobin - no habrá ni un solo erudito real sobre el antisemitismo, ni una voz que no pertenezca a la izquierda más radical. Al apoyar a esta farsa patética, The New School traiciona su misión y su herencia por dos veces: primero invitando a algunos de los principales proveedores de prejuicios antijudíos a catalogar y discutir precisamente sobre el antisemitismo, y segundo al no invitar al evento a nadie que pueda interrumpir el torrente de invectivas radicales y sesgadas con hechos desapasionados y basados en la experiencia real.

"En su fundación", concluye la invitación al evento, "The New School ofreció un refugio y financiación para casi 200 eruditos judíos durante la purga de judíos de Alemania realizada por Hitler. El programa actual del New School nos ha permitido entrar humildemente en una larga tradición de combatir el antisemitismo".

Qué chiste tan malo.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home