Sunday, January 21, 2018

El Informe global sobre el antisemitismo apunta a los inmigrantes musulmanes como 'factor de riesgo' - Shlomo Cesana - Israel Hayom




La afluencia de refugiados e inmigrantes de países musulmanes a Europa ha provocado un aumento en la reacción antisemita contra Israel, dijo el domingo un informe del ministerio de Asuntos de la Diáspora sobre el antisemitismo global.

El ministro de Asuntos de la Diáspora, Naftali Bennett, presentó los hallazgos del informe en la reunión semanal del gabinete del domingo por la mañana. El ministerio compila regularmente un informe sobre el antisemitismo mundial antes del Día Internacional de Recuerdo del Holocausto, que se celebrará el sábado.

El informe señaló a los inmigrantes musulmanes en Europa como "un importante factor de riesgo para las comunidades judías de Europa occidental", y dijo que más de la mitad de todos los inmigrantes en Europa occidental tienen opiniones antisemitas.

"Tras el reconocimiento por parte del presidente estadounidense Donald Trump de que Jerusalén es la capital de Israel, estamos escuchando por primera vez en años llamamientos para matar judíos, y banderas israelíes están siendo quemadas en las capitales europeas", dijo el informe.

También dijo que la inmigración masiva ha desatado un discurso violento y antisemita entre los europeos nativos.

"Debido a la crisis de los refugiados y la llegada masiva de inmigrantes, los partidos de extrema derecha están haciendo avances inusuales en términos de apoyo público. Las campañas de los partidos populistas de derecha en Francia, Gran Bretaña y Alemania han acelerado la velocidad en la que "el antisemitismo se infiltra en el diálogo político, algo que se expresa por un aumento de la retórica antisemita y los comentarios antisemitas", dijo el informe.

Según el informe, en 2017 se registró un número récord de incidentes antisemitas en Alemania, Gran Bretaña y Francia. Solo en Gran Bretaña se reportó un aumento del 78% en el número de casos de violencia física perpetrada contra judíos. Según el CST, un grupo dedicado a proteger y defender a las comunidades judías de Gran Bretaña, en el año 2017 se registraron 767 incidentes antisemitas en todo el país, la cifra más alta desde que comenzó a rastrear tales denuncias en 1984.

En Alemania, una nueva edición anotada del "Mein Kampf" de Hitler se convirtió en un éxito de ventas, y un alto funcionario del partido de extrema derecha Alternativa por Alemania, fue citado definiendo a una conmemoración del Holocausto como una "desgracia". Un total de 522 incidentes antisemitas fueron reportados en Alemania en los primeros nueve meses de 2017.

A pesar de los esfuerzos activos de Francia para combatir el antisemitismo y la disminución de los actos antisemitas en el 2016, Francia experimentó una serie de ataques graves en el 2017, incluido el asesinato de la mujer judía Sarah Halimi en su propia casa por un musulmán. Mientras el caso está bajo investigación, algunos supermercados kosher en un suburbio de París fueron incendiados, y una niña judía fue atacada por un inmigrante musulmán.

Según las cifras de la policía francesa para 2016, uno de cada tres delitos basados ​​en delitos raciales denunciados se cometió contra los judíos, aunque los judíos representan menos del 1% de la población de Francia.

Mientras tanto, el número de incidentes antisemitas reportados en Ucrania se ha duplicado. Docenas de monumentos y tumbas judías han sido destrozadas, y un museo judío y sinagogas fueron dañados en Odessa. En Austria, se censaron 477 incidentes antisemitas en el transcurso de 2017.

Los datos cubren el antisemitismo en su forma familiar, pero también abordan el "nuevo antisemitismo", enraizado en el odio al Estado de Israel.

Además, el informe analiza la creciente incitación en internet y en las redes sociales, que ha proporcionado a minorías y a grupos marginados una vía para difundir su odio y hacer que sus voces se escuchen entre la población en general.

En mayo de 2017, el Pew Institute realizó una encuesta de 2.000 residentes en cada uno de los países de Europa oriental y central. El 20% de los encuestados no quería judíos en su país, y el 30% no quería que los judíos fueran vecinos. En Rumania, el 22% quería revocar el derecho de los judíos a tener ciudadanía, y el 18% de los polacos dijo lo mismo.

"Este año, otros cinco países adoptaron la nueva  definición de antisemitismo de la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, una que ayuda a aprobar leyes, establecer normas y aplicar medidas en casos de antisemitismo en estos países", dijo Dvir Kahana, director general del Ministerio de Asuntos de la Diáspora.

"El Ministerio de Asuntos de la Diáspora seguirá trabajando, junto con el Ministerio de Asuntos Exteriores, con los gobiernos del mundo para que adopten una definición actualizada de antisemitismo y trabajen vigorosamente con los gobiernos y autoridades de todo el mundo para contenerlo", dijo Kahana. .

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home