Saturday, February 10, 2018

El caso Netanyahu - Jonathan S. Tobin - JNS




La policía de Israel ha recomendado la acusación del primer ministro. Pero hay menos en los cargos de corrupción de lo que sus críticos quieren haver creer. Hasta que se demuestre lo contrario, sigue siendo el hombre indispensable de la política israelí.

El jueves, el primer ministro israelí Netanyahu hizo lo que mejor sabe hacer. Bloqueó una votación programada para presentarse en un Comité la próxima semana sobre la anexión de ciertos asentamientos en Cisjordania. Al hacerlo, desafió hábilmente a sus socios de la coalición de derecha. Al mismo tiempo, también protegió a Israel de una disputa innecesaria con una administración Trump que parece inclinarse hacia el Estado judío, pero que habría tenido que reaccionar negativamente ante cualquier cosa que oliera a anexión.

Nadie más que Netanyahu es tan capaz de equilibrar los imperativos diplomáticos de Israel con su dinámica política interna. Su mezcla de política exterior y de seguridad, junto con agudos instintos políticos, ha convertido al líder del Likud en una figura única en el panorama político del país. Las encuestas lo muestran constantemente como la única persona a la que se considera capacitada para liderar el país por la mayoría de los israelíes. Eso es especialmente cierto en comparación de sus supuestos contrapartidas, como Yair Lapid de Yesh Atid o Avi Gabbay de la Unión Sionista / Laborismo.

Se agitan las preguntas sobre si la larga estancia de Netanyahu en la cumbre de la política israelí puede llegar pronto a su fin. Los medios de comunicación israelíes dicen que los jefes de la fuerza policial de Israel son unánimes al recomendar que se le acuse de cargos de corrupción. Si bien la decisión final de presentar o no los cargos será presentada por el fiscal general de la nación, el problema sigue siendo preocupante, y no parece que vaya a desaparecer.

En respuesta, Netanyahu se ha vuelto con fuerza contra la policía. Eso ha provocado comparaciones con el presidente Donald Trump y sus defensores, quienes han estado atacando lo que creen que es la injusticia de la investigación del abogado especial Robert Mueller sobre las acusaciones de una posible colusión con Rusia.

La comparación entre Trump y Netanyahu es lógica en el limitado sentido de que ambos hombres son vilipendiados por los medios de comunicación y por las elites liberales en sus respectivos países. Pero la analogía entre Trump y Netanyahu, que se ve fortalecida por la cercanía del presidente a Israel, no va tan lejos. Los dos pueden ser semejantes en su propensión a hacer enemigos, pero por lo demás no podrían ser más diferentes.

A pesar de sus diferencias de política y su evidente antagonismo personal, el líder estadounidense al que más se parece Netanyahu es a Barack Obama. Ambos son expertos en políticas arrogantes a los que les gusta ejercer el control sobre todo. También son unos virtuosos políticos a la hora de derrotar a sus oponentes tanto del sector ideológico propio como del rival. Mientras que la creencia de Obama de que tenía que "salvar a Israel de sí mismo" y apaciguar a Irán habría arruinado las relaciones con cualquier primer ministro israelí, las similitudes entre los dos hombres exacerbaron una situación ya difícil.

Los expertos estadounidenses critican rutinariamente a Netanyahu como alguien a quien le falta la visión y/o el coraje para hacer las paces con los palestinos. Sin embargo, es su visión la que está nublada. El primer ministro israelí entiende algo captado por la mayoría de los israelíes, pero que se le escapa a muchos observadores extranjeros, incluido, a veces, a Trump: "los palestinos no están particularmente interesados ​​en la paz".

A veces, los mejores movimientos son los que no se hacen, y es por eso que Netanyahu se niega a ceder territorio adicional a una Autoridad Palestina que no reconocerá la legitimidad de un Estado judío, sin importar dónde se tracen sus fronteras, algo que asume la mayoría de los israelíes. El dominio de la economía de Netanyahu también es prácticamente único entre los primeros ministros israelíes, incluida su actual cosecha de políticos.

Pero si, como su predecesor Ehud Olmert, Netanyahu termina ante la Corte luchando por su reputación y libertad, nada de eso puede importar. Una acusación lo paralizará, y hará que sea probable que el hombre que ha sido el primer ministro durante los últimos nueve años (además de los tres años de su primer mandato en la década de 1990) no permanezca en el cargo por mucho tiempo.

Las comparaciones con Olmert, quien fue condenado por corrupción en serie desde sus años como alcalde de Jerusalén, son engañosas. Los dos cargos principales contra Netanyahu son por lobby, pero a pesar de los ominosos nombres que da la policía, ninguno de los dos soporta el escrutinio.

El caso 1000 alega que Netanyahu aceptó regalos de botellas de champán y cigarros de amigos ricos que valían cientos de miles de shekels. Pero mientras eso provoca comparaciones desfavorables con los ascéticos padres fundadores israelíes como David Ben-Gurion y Menachem Begin, aunque no existen indicios de que ninguno de sus benefactores obtuviera nada a cambio. Si el soborno no fue parte de un quid pro quo, entonces no es un soborno.

El caso 2000 es aún más complicado. Se trata de conversaciones grabadas entre Netanyahu y el editor del periódico Yediot Ahronot , Arnon Mozes. Netanyahu le pidió a Mozes que redujera el volumen de las críticas en su periódico, y a cambio dijo que haría algo para reducir la circulación del Israel Hayom, el diario gratuito que había superado a Yediot como el periódico más leído del país. Aunque Israel Hayom era propiedad del aliado de Netanyahu (y donador del JNS) Sheldon Adelson, considerando que Netanyahu no tenía la capacidad de cumplir esa promesa, la conversación fue ridícula. Tampoco es razonable afirmar que fue ilegal.

Netanyahu es culpable de tener una esposa con un temperamento bastante famoso, y que fue expuesta en una cinta reciente montando una desagradable rabieta en la que criticaba a un subordinado. El comportamiento grosero de su hijo Yair también fue grabado y publicitado al público israelí. Toda la familia parece tener un sentido de derecho adquirido por sus años en el poder que con razón ofende a muchos israelíes.

Pero tanto el intento de enjuiciarlo por cargos que parecen endebles, como el escrutinio intrusivo de su familia, no dicen nada sobre su aptitud para el cargo. El principio estadounidense de los límites de mandato para los presidentes es una tradición que Israel podría considerar. Pero la razón por la cual Netanyahu, a pesar de no ser particularmente adorable, permanece en el poder es que realmente no hay una buena alternativa.

Es por eso que aquellos que cuentan los días que restan para desalojarlo de su cargo pueden estar equivocados. Nos guste o no, el astuto equilibrio político de Netanyahu, y su coraje al decir no a los malos tratos para su país, aún son necesarios. Llegará el día en que la gente de Israel habrá tenido suficiente de él, pero la suposición de que este día está cerca puede ser un error.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home