Saturday, February 10, 2018

El terrorismo organizado palestino está de regreso - Ron Ben Yishai - Ynet



El asesinato de Raziel Shevah en enero fue una llamada de atención para todas las agencias de seguridad asignadas para combatir el terror. Inmediatamente quedó claro que el ataque fue llevado a cabo por una célula terrorista profesional, bien entrenada y bien financiada que eligió cuidadosamente la ubicación de la emboscada cerca de Havat Gilad, con rutas de escape y escondites para después del ataque.

Algunos de los detalles con respecto a la fuga y el ocultamiento siguen bajo orden de confidencialidad, pero está claro que se llevaron a cabo profesionalmente.

Lo que esto significa es que esta no era una "organización de resistencia local" o un "ataque de un lobo solitario", sino el acto de una infraestructura de terrorismo bien arraigada. Hamas ya se ha adjudicado la responsabilidad.

La diferencia entre una infraestructura terrorista organizada y el terrorismo popular local es la cantidad de tiempo requerida para su establecimiento, incluidos los "verdugos", los colaboradores para ayudarlos y un centro de comando bien financiado, probablemente ubicado en un terreno que no está directamente bajo control israelí. También son necesarios canales de comunicación efectivos y secretos.

En el caso del "escuadrón Jarrar", dirigido por miembros de la familia Jarrar, ahora se sabe que sus miembros llevaron a cabo una serie de ataques terroristas antes del asesinato de Shevah. A pesar de esos ataques, lograron evadir el descubrimiento de las fuerzas de seguridad israelíes.

La célula fue descubierta solo después del asesinato de Raziel, e incluso entonces lograron una fuga efectiva. Fue necesaria una extensa y extenuante campaña operativa y de inteligencia para rastrearlos, y todo ello a pesar de que el padre de Ahmed Jarrar, el jefe de la célula, era un miembro experimentado de Hamas desde la segunda intifada.

En general, la infraestructura de la célula de Jarrar es una reminiscencia de la organización de Hamas durante la Segunda Intifada. Además, la semana pasada, las fuerzas de seguridad palestinas descubrieron cargas explosivas en Cisjordania en una región bajo su control. Las fuerzas de seguridad israelíes que examinaron los cargas determinaron que eran muy complejas, del tipo que solo unos profesionales del terrorismo muy organizados saben cómo producir.

Desde hace algunos años, no hemos sido testigos de fenómenos e infraestructura de este tipo en Cisjordania. Esto significa que Hamas finalmente logró crear una infraestructura terrorista competente, sin el conocimiento del IDF y el Shin Bet, y ello porque utilizaron métodos clandestinos típicos de un terror clandestino estable y competente, con una infraestructura de comando y de control competente y distante.

La conclusión es que el Shin Bet y el IDF ahora deben concentrar más esfuerzos en inteligencia y en operativos para frustrar este terrorismo establecido y sofisticado, del tipo que existió durante la Segunda Intifada, hasta que fue aplastado en 2007.

Esto no significa que la IDF y Shin Bet puedan descuidar la lucha contra los atacantes solitarios y los grupos de resistencia locales inspirados por la incitación en las redes sociales y no por algún tipo de centro de comando. Ambos deben combatirse por igual.

El Shin Bet publicó una declaración que decía que "2017 terminó sin un solo ataque terrorista institucional en Judea y Samaria. Esto es el resultado de una inversión masiva por parte del servicio de seguridad del Shin Bet y el IDF contra las infraestructuras terroristas de Hamas. Una célula que tenga éxito en llevar a cabo un ataque no prueba lo contrario, y ciertamente no representa a la gran mayoría de las células terroristas que fueron frustradas por adelantado".

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home