Saturday, March 10, 2018

Cada vez más judíos turcos buscan una nueva vida en Israel - Sibel Ekin - Ahvalnews



Un domingo por la noche, me enteré de que mi amigo judío, Izak, había dejado Estambul para instalarse en Israel. Así que le envié un mensaje en su cuenta anónima en las redes sociales. Inmediatamente me pidió que borrara el mensaje, que incluía su nombre, y me contactó a través de otra cuenta explicando que había recibido amenazas por sus publicaciones sobre cuestiones judías, y que podría ser peligroso para él si los hackers encontraban un camino hacia su cuenta y conocían su nombre.

Esto puede darles una idea de lo que significa ser judío en Turquía. A los 32 años de edad, Izak dejó la ciudad donde había pasado toda su vida para convertirse en uno de los 400 judíos turcos que se establecieron en Israel el año pasado. Esta no fue una decision facil.

"Lo pensé durante dos años. Luego, cuando ocurrió el intento de golpe en julio de 2016, tomé la decisión de que era correcto abandonar Turquía sin perder más tiempo. Unos meses más tarde estaba aquí".

Entonces, ¿qué pasó el 15 de julio?

Esa noche, Izak (quien solicitó que usemos un seudónimo para su seguridad), miró en Twitter para encontrarse con cientos de mensajes de usuarios turcos culpando del intento de golpe a los judíos.

El hecho de que la oposición al golpe fuera anunciada desde las mezquitas que reproducían oraciones islámicas en sus altavoces se sumaba al sentimiento de alienación: ¿tenía que ser musulmán para querer defender la democracia?

Entonces, con la bendición de su familia, dejó su vida en Estambul y se mudó a Tel Aviv.

Israel concede la ciudadanía a los judíos de la diáspora tan pronto como se establezcan en el país. Según la asociación turca en el país, 400 judíos turcos se establecieron en Israel el año pasado, más del doble de los 164 que se mudaron allí el año anterior.

Este número sigue aumentando cada año, según la Agencia Telegráfica Judía, una tendencia que contradice las cifras de los judíos de la diáspora de los demás países, excepto Rusia. La agencia cita lo que dice son las políticas antisemitas del presidente turco Recep Tayyip Erdoğan como la causa de este aumento.

Con un número de judíos en Turquía estimado en alrededor de 12.000, los 400 emigrantes ascienden a más del 2% abandonando el país, una cantidad significativa.

Aquellos que deciden hacer este viaje y establecerse en Israel, un acto conocido como Aliyah, disfrutan de una serie de beneficios proporcionados por el estado israelí, como explicó Aaron, un miembro de la comunidad judía turca.

"Este es un país que abre sus brazos a los inmigrantes. Dan la ciudadanía a los judíos, ofrecen seis meses de enseñanza de idiomas en hebreo y el estado cubre los gastos de manutención durante un período determinado, además de proporcionar beneficios financieros por el resto de su vida".

A pesar de todos estos beneficios, instalarse en Israel no es tan fácil. Por un lado, los recién llegados deben acostumbrarse a lo que Aaron llama la guerra del país (con los militantes palestinos). Por otro lado, aprender hebreo presenta una dificultad real para los ciudadanos turcos que llegan.

Esto es corroborado por Izak, quien a pesar de conocer turco, español, inglés y francés, considera que el idioma es un asunto completamente diferente. Sin embargo, "para integrarse, uno necesita hablar el idioma a un alto nivel. Todos aquí son bilingües, incluso las damas de limpieza pueden hablar tres idiomas".

Sin una base firme en su nuevo país y sin su idioma, Izak tuvo que recurrir a lo que él llama "hacer recados" para ganarse la vida, a pesar del grado de ingeniería que obtuvo en Turquía.

Él está contento de tener ahora un trabajo de oficina, y habla sobre el respeto por la ley y el orden como uno de los beneficios del país sobre Turquía.

"Uno va y viene del trabajo, y nadie lo trata injustamente. No serás despedido por una razón injusta. Si te saltas un semáforo, te cogen tu licencia. No es como en Turquía, donde se aplican las leyes a algunas personas, pero no a otras".

El país también goza de una libertad personal mucho mayor que Turquía, según Izak, con personas homosexuales, religiosas y seculares coexistiendo. Además, el gobierno tolera duras críticas de la prensa y las personas tienen un mayor derecho a protestar.

Aaron, que pidió usar un seudónimo para su seguridad, es un judío que todavía vive en Turquía. Él cree que, aunque algunos judíos abandonan el país en busca de Israel una vez que se retiran, la mayoría son jóvenes que ya han tenido suficiente con  el antisemitismo en Turquía.

Este éxodo de jóvenes judíos ha acelerado un proceso ya iniciado por el rápido declive natural de la población judía de Turquía, me dice Aaron.

Muchos de estos jóvenes migrantes se han mudado a Israel para aprovechar la matrícula gratuita en las universidades del país, nos dice Rafael Sadi, portavoz de la Asociación Judía de Turquía en Israel.

Muchos también van para unirse a miembros de la familia. Pero la razón más dolorosa que impulsa la migración es la pobreza, según Sadi. "Los judíos pueden parecer ricos, pero muchos de nosotros somos pobres. Nuestros pobres se marchan a Israel en busca de trabajo".

La discriminación contra los judíos es otro factor que impulsa la migración, nos dice Sadi, quien describe cómo las actitudes pueden cambiar repentinamente cuando los colegas descubren que alguien es judío, incluso después de décadas de conocer a esa persona.

Por lo tanto, Izak usaba dos nombres en Turquía, un nombre que es común en el país, y otro que su familia utiliza para dirigirse a él. La presión sentida por los judíos en Turquía le impidió usar ese nombre en la vida cotidiana o en documentos oficiales. Sin embargo, en Israel no existe tal problema, y ​​ver el nombre que su familia le dio en los documentos oficiales ha sido una experiencia emocional.

"Mi padre tenía un nombre no musulmán en su tarjeta de identidad; como resultado, sufrió muchos problemas cuando hizo su servicio militar. Entonces mi familia se aseguró de tener un nombre turco en mi ID. Poder usar mi nombre judío en mis documentos oficiales fue extraño al principio, es una sensación totalmente nueva".

A pesar de todo lo que le gusta su nuevo país, realizar el cambio a su nuevo hogar en Israel, donde tuvo que lidiar con un nuevo sistema y una nueva forma de vida, fue desmoralizador, e incluso deprimente, al principio.

A pesar de todos estos problemas, él está feliz con su nuevo país.

"Le otorgan un cierto valor a una persona en Turquía, pero me veo a mí mismo como un valor más que eso. No quería seguir hablando del estado en el que se encuentra Turquía".

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home