Thursday, March 22, 2018

Mientras Israel festeja el ataque de 2007 contra el reactor nuclear sirio, ¿Assad está construyendo otro? - Judah Ari Gross - Times of Israel


Mientras Israel se pavoneaba después de anunciar al mundo este miércoles que había destruido el incipiente reactor nuclear al-Kibar de Siria en 2007, un grupo de expertos con sede en los Estados Unidos publicó un informe ese mismo día sugiriendo que hay otra instalación atómica de la que Jerusalén debería estar preocupado.

El documento, publicado por el Institute for Science and International Security, revisa una afirmación realizada en el 2015 por el diario alemán Der Spiegel en la que se afirmaba que el dictador sirio Bashar Assad estaba construyendo otro reactor nuclear, este subterráneo, cerca de la ciudad de Qusayr, a lo largo de la frontera libanesa.

Las conclusiones del nuevo informe no son concluyentes, pero determinan que el régimen sirio sin duda construyó algo subterráneo en Qusayr y que algunas de las afirmaciones hechas por el Der Spiegel están respaldadas por evidencias públicamente disponibles, a saber, imágenes de satelite y datos geológicos.

Incluso si ese sitio subterráneo no es el hogar de un reactor, puede ser utilizado para almacenar material nuclear sobrante de al-Kibar, o está en cierta medida conectado con las armas químicas o los programas de misiles balísticos de Siria, según el informe.

No hay mucho que ver del lugar a partir de las imágenes del satélite: solo cinco edificios grises rectangulares en un valle entre dos colinas y, más abajo, una caseta de protección.

"Siempre nos preguntamos si este será el próximo sitio que Israel va a atacar", comentó David Albright, uno de los autores del artículo y presidente del instituto, poco después de su publicación. .

El ejército israelí se negó a comentar sobre el informe.

Es parcialmente una coincidencia que el informe salga el mismo día en que Israel reconoció formalmente que bombardeó el reactor sirio en Deir Ezzor en 2007, dijo Albright.

El grupo de expertos con sede en Washington DC, que se enfoca en la no proliferación nuclear y en temas relacionados, comenzó a verificar las afirmaciones hechas por Der Spiegel poco después de que el informe apareciera en 2015, pero no salió mucho de eso. Los autores volvieron al tema hace unos meses y seguían trabajando en él cuando llegó la noticia la madrugada del miércoles.

Al publicarlo ahora, esperan atraer el interés por las instalaciones de Qusayr y, potencialmente, obtener algunas respuestas a sus preguntas, comentó Albright.

Según el instituto, la construcción del sitio puede haberse realizado con la ayuda de Corea del Norte, que "se sabe que exporta sus conocimientos de minería y excavación a países como Siria", como lo hizo en la construcción de la instalación de al-Kibar a principios de la década de 2000

Una de las inquietudes persistentes tras el ataque de Israel en 2007 fue que, aunque el reactor pudo haber sido destruido, muchos de los materiales y equipos necesarios para fabricar un arma nuclear permanecían en paradero desconocido, incluyendo las "reservas de uranio natural, las capacidades de fabricación de combustible e incluso posiblemente capacidades de separación de plutonio", según el informe.

Citando a funcionarios de inteligencia, el Der Spiegel informó en 2015 que los materiales nucleares restantes se estaban utilizando para construir un reactor nuclear subterráneo en Qusayr.

El informe del miércoles señala que construir un reactor subterráneo sería una hazaña extremadamente difícil, con importantes desafíos técnicos asociados, pero que "no es imposible".

Las imágenes de satélite muestran que se excavaron grandes cantidades de piedra caliza del lugar y que se hicieron esfuerzos para ocultar ese hecho.

El informe también encuentra que la proximidad del lugar a un acuífero subterráneo que podría proporcionar el agua necesaria para enfriar un reactor nuclear, aunque esa no es la forma en que generalmente se logra dicho enfriamiento. Una foto de satélite de 2012 mostró una plataforma de perforación móvil, que se habría utilizado para acceder a las aguas subterráneas.

Usar el acuífero existente significaría que Siria podría renunciar a las instalaciones de refrigeración sobre el suelo.

"Tal estrategia, aunque inusual, sería coherente con los esfuerzos de Siria para evitar ser observable, como lo hizo Siria en el reactor de al-Kibar", escribieron los autores.

También señalan que el uso de agua subterránea para enfriar un reactor nuclear no es algo sin precedentes, ya que una instalación estadounidense en Alaska utiliza tal configuración.

"Creemos que este lugar se merece la inspección de la Agencia Internacional de Energía Atómica", escribieron los autores del informe, que reconocieron que tal inspección podría no ser factible hasta el final de la guerra civil siria.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home