Friday, March 02, 2018

No cuenten con que Bibi abandone... sin embargo - Bret Stephens - NYT



Si siguen las noticias de Israel, podrían conjeturar que los días de Benjamin Netanyahu como primer ministro están contados. La policía recomienda que se le acuse de múltiples cargos de soborno, fraude y abuso de confianza. Incluso se pueden presentar nuevos cargos en investigaciones adicionales. Un ex alto asistente de Netanyahu acordó esta semana servir como testigo en su contra. Los informes de prensa sugieren que Bibi se aferra al poder.

Pero no estén tan seguros, porque si mañana se realizaran elecciones, Bibi, como Netanyahu es universalmente conocido en Israel, y su partido el Likud probablemente ganarían, según las últimas encuestas. Aproximadamente la mitad de los israelíes creen que el primer ministro debería renunciar, pero eso es menos del 60% de diciembre. Netanyahu no tiene intención de renunciar, incluso si el fiscal general decide acusarlo. Los miembros del Likud permanecen leales a su líder. Sus socios de la coalición pueden detestarlo, pero por ahora ven una mayor ventaja política en un primer ministro herido que en uno nuevo.

Además, Bibi ha sido, para los israelíes, un buen primer ministro. Algunos indicadores:

Economía: desde que Netanyahu regresó al poder en 2009, la economía ha crecido casi un 30%, casi el doble de la tasa de crecimiento de Alemania o Estados Unidos. Unos 3.6 millones de turistas visitaron Israel en 2017, un récord para el Estado judío. El lunes Israel anunció un acuerdo de $ 15 mil millones de dólares para exportar gas natural a Egipto desde sus enormes campos en sus costas.

Diplomacia: los lazos personales de Netanyahu con el primer ministro indio Narendra Modi son excepcionalmente cercanos, como lo son con el japonés Shinzo Abe. Las relaciones de Israel con los países africanos y el mundo árabe son las mejores que ha tenido en décadas. La reacción en Riyadh y El Cairo ante la decisión de la administración Trump de trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén fue un encogimiento de hombros. El discurso de Netanyahu en el Congreso de 2015 contra el acuerdo con Irán, considerado como una afrenta para la administración Obama, resultó ser una inspiración para los vecinos de Israel. Y los argumentos de Netanyahu contra el acuerdo ahora prevalecen en la actual Casa Blanca.

Seguridad: en el 2002, en el momento álgido de la segunda Intifada, los israelíes sufrieron más de 400 muertes por terrorismo. En 2017, hubo menos de dos docenas. Dos guerras en Gaza y sus alrededores, ambas iniciadas por Hamas, fueron devastadoras para los palestinos pero causaron relativamente pocas bajas israelíes. La Fuerza Aérea israelí perdió un F-16 después de sufrir un fuerte fuego antiaéreo sirio, pero parece haber sido un golpe de suerte. En su mayor parte, Israel ha podido atacar objetivos sirios, iraníes y de Hezbolá a voluntad.

Nada de esto parece impresionar mucho a los no israelíes. Los judíos de la diáspora se enfurecieron el año pasado cuando el gobierno dio marcha atrás en un plan para permitir que hombres y mujeres oraran juntos en el Muro de las Lamentaciones. La mala decisión de Israel de deportar por la fuerza a migrantes africanos ha provocado una indignación adicional y justificada.

Y luego están los palestinos. La queja central de los críticos de Netanyahu es que no ha cumplido la promesa de su discurso de 2009 en la Universidad Bar-Ilan, donde afirmó aceptar el principio de un Estado palestino. Los cargos subsidiarios incluyen su negativa a detener la construcción de asentamientos o dar al ex primer ministro palestino Salam Fayyad un impulso político suficiente.

No hace falta decir que, en principio, un Estado palestino es una idea fantástica, es decir, suponiendo que se parezca a los Emiratos Árabes Unidos. Pero los israelíes no tienen motivos para creer que se parecerá a nada de eso, excepto a la forma en que lo es hoy Gaza: un estado militante, despótico, desesperado y agresivo. Los críticos extranjeros de Netanyahu están exigiendo que replique a gran escala, en Cisjordania, lo que ha fallado catastróficamente a una escala menor en Gaza. Es una pretensión absurda.

También es extraño que las mismas personas que insisten en que Israel ayude a crear un Estado palestino para "poder seguir siendo una democracia" parezcan tan indiferentes a los puntos de vista de los integrantes de esa "democracia palestina". La izquierda política de Israel no fue destruida por Netanyahu, fue eliminado por los atentados suicidas palestinos, las oleadas de cohetes desde Gaza, los ataques mediante túneles y los constantes rechazos a las ofertas de un estado. La larga permanencia de Bibi en el cargo es la consecuencia, no la causa, de todo eso.

Específicamente, es la consecuencia de la internalización en Israel de las dos grandes lecciones de los últimos 30 años. Primero, que una separación con los palestinos es esencial, a largo plazo. Segundo, que la paz con los palestinos es imposible, a corto plazo. El resultado es una política que equivale a un tipo de patrón de espera indefinido, con Israel dando vueltas sobre una pista de aterrizaje donde sabe que aún no puede aterrizar aunque tema quedarse sin combustible.

Los riesgos aquí son obvios. Pero es difícil imaginar otro tipo de enfoque, por lo que cualquier sucesor de Netanyahu tendrá que seguir políticas esencialmente idénticas, unas políticas cuyo principal argumento consistirá en rechazar falsas promesas de salvación.

Hay una larga historia judía en esto. A pesar de todos sus defectos, pocos lo han hecho tan bien como Bibi, razón por la cual ha perdurado y probablemente continúe haciéndolo.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home