Monday, April 02, 2018

Sabbatai a los 70 - Stuart Schoffman - Jewish Review of Books



Nací con el Estado, en 5708. La narrativa heroica de Israel, milagrosamente resucitada de las cenizas, fue plantada en mi médula. En el vertiginoso verano del 68, hice mi primera visita a Israel. Volé desde Atenas, dejé mis maletas en casa de la tía Betty y me dirigí directamente al Kotel. Era viernes y esa noche fui a la Universidad Hebrea de Hillel, en la calle Balfour. Después de la oración, vi a la gente rodear a un anciano al que al principio no pude reconocer. Y así sucedió que, en mi primer día en Israel, estreché la mano del presidente Zalman Shazar (1889-1974), periodista, poeta e historiador, vástago sentimental de Chabad y un descarado aficionado a Shabbtai Zevi (1626-1676),  el subestimado falso mesías.

Veinte años después, hice aliya desde el polo opuesto del sueño judío moderno: Hollywood. Cambié Malibu por Jerusalén, justo en mitad de la Primera Intifada. "¿Por qué demonios un joven guionista haría una cosa tan loca?", se maravilló la joven enviada por Yediot para entrevistarme. "Livnot u'lhibanot", le respondí. "¿Para construir y ser reconstruida? ¿Crees en eso realmente?". Lo creía. Y ahora, a los 70 años, todavía lo hago.

En 1899, en un asombroso ensayo en hebreo estadounidense titulado "La aflicción familiar", Theodor Herzl describió su sionismo: "Hemos intervenido como una especie de enfermeros voluntarios, y queremos curar a los pacientes, a los judíos pobres y enfermos, por medio de una forma de vida saludable en nuestro suelo ancestral... ¡Cuando vivamos allí otra vez, nosotros también disfrutaremos de un buen nombre!". Herzl se vio a sí mismo como una figura mesiánica, y no siempre con ambivalencia. En su novela utópica Altneuland, los protagonistas disfrutan de una ópera llamada Sabbatai Zevi, para la cual Herzl ofrece un lema útil: "Incluso sus enemigos estaban intimidados por la personalidad de ese líder de masas". Nuestro líder se elevó, pero luego murió a los 44 años, en 1904. Rav Abraham Isaac ha-Cohen Kook, recién llegado a Jaffa, elogió a Herzl como un "Mashíaj ben Yosef", el heraldo sufriente del redentor davídico. Otros rabinos, por el contrario, se mostraban debidamente horrorizados.

En 1950, mientras servía como el primer ministro de Educación y Cultura de Israel, Shazar publicó una conmovedora y elegante memoria llamada Kokhvei Boker (Estrellas de la mañana). Nacido Shneur Zalman Rubashov (adoptó su apellido acrónimo solo a los 60 años), creció en una familia Chabad en un pueblo llamado Steibtz, en la Rusia Blanca. Su padre, un comerciante piadoso y leído, se inclinó hacia el sionismo. El rico amigo del padre, Reb Mendel, un partidario del rabino ferozmente antisionista del pueblo, le advirtió: "Es un asunto muy serio. Dios me perdone, pero el final del Dr. Herzl puede ser fácilmente el de Shabbtai Zevi". Esta fue la primera vez que Shazar escuchó ese nombre.

A los 18 años fue a San Petersburgo, donde estudió con Simon Dubnow, entonces escribiendo su décimo volumen sobre la Historia mundial del pueblo judío. Dubnow, escribió Shazar, sostenía que "toda la historia judía constituía una sola creación humana, pues cada período estaba enraizado en el que le precedía". A los veintitantos años, Rubashov se formó como historiador académico en Friburgo, Estrasburgo y Berlín, donde compartió habitación en la misma pensión judía que Gershom Scholem, ocho años menor que él. En las reuniones de jóvenes sionistas, "Rubashov era un orador fascinante, a menudo eufórico", escribió Scholem en De Berlín a Jerusalén. "Nunca habíamos escuchado algo así, y lo más notable de todo era que realmente tenía algo que decir".

Y no solo sobre el tema del sionismo. A lo largo de su vida, Rubashov produjo una variedad de artículos en exquisito hebreo sobre el sabbateanismo. El primero, "El secretario del Mesías", fue publicado en HaShiloach en 1913. El joven autor exploró la carrera de Samuel Primo, quien celosamente promovió la abolición por parte de Sabbatai de la festividad de Tisha be Av, pero que con el tiempo se convirtió en un feroz oponente rabínico del movimiento sabbateano. “Ahora que los historiadores han comenzado a reevaluar el hasidismo”, declaró Rubashov, “(también) deben apreciar la ‘savia’ vital del sabateanismo, su poder de inspirar a la nación judía”.

La erudición de Shazar mereció no menos de 14 notas al pie (ocasionalmente quisquillosas) en el magistral “Sabbatai Sevi: El Mesías Místico”, de Scholem. Su mayor proyecto fue publicado póstumamente: una traducción hebrea anotada de un manuscrito yiddish original (que le proporcionó Bialik), de la novela “Bashraybung Shabsai Tsvi”, una narración escrita a principios del siglo XVIII en Ámsterdam por un tal Leyb ben Ozer.

Reconozcámoslo, el sionismo herzliano necesitaba ese zumbido mesiánico, que es la razón por la cual el "plan de Uganda" nunca tuvo ninguna posibilidad. El vendedor más ingenioso del territorialismo fue el amigo y aliado de Herzl, el autor anglo-judío Israel Zangwill. En medio de la euforia posterior a la Declaración Balfour, se lamentaba: "Hay, de hecho, mucho en común entre estas manifestaciones histéricas e hiperbólicas y el frenesí popular al que se asistió con Sabbatai Zevi". Y esta frase magistral: "Sion es una novia que después de su divorcio de Israel se ha casado dos veces con gentiles, una vez con un cristiano y la otra con un mahometano, y cuando Israel regrese encontrará el lecho gravado por dos entrometidos". Dicho sin rodeos: "El sionismo no será seguro ni siquiera con la restauración de los sacrificios de animales (la restauración del Templo)". Zangwill no se sorprendería con los fanáticos del Monte del Templo de hoy.

Un tsunami de opiniones “expertas" - “¿A dónde se dirige Israel a los 70?" - nos obstruye la mente. ¿Estaba en lo cierto Reb Mendel de Steibtz, el amigo de su padre? Y si el sionismo fue sabbateano, ¿sería eso tan terrible?.

En 1924, Zalman Rubashov hizo aliyah. Al año siguiente, se puso a trabajar en un nuevo periódico, Davar. En julio de 1925, en la víspera de Tishá be Av, escribió un editorial titulado "Yom Shabbtai Zevi": “La tradición sostiene que el mesías nacería en el lúgubre noveno día de Av. Y si nosotros los judíos fuéramos ‘b'nei shoresh’ - es decir, estuviéramos plenamente enraizados en nuestra historia -, honraríamos a Shabbtai Zevi en este su 300 cumpleaños”. (Si también deberíamos ayunar, él no dice).

Según él, Sabbatai construyó un "movimiento popular como el golah (o galut, o el exilio) nunca había conocido". Él "superó la diáspora, venció la naturaleza medieval del judaísmo y forzó a abrir las puertas de una nueva historia hebrea". "Él atacó con fuego nuevo las rocas eternas de la religión, para redimir al pueblo y al individuo". En otras palabras: El Gran Pretendiente fue un trágico héroe prometeico que encendió una revolución duradera. Escribiendo en hebreo en la secular Tel Aviv, Shazar convirtió audazmente un fiasco mesiánico en un manifiesto sionista.

Hace varios años, el historiador israelí David Assaf publicó un blog sobre Scholem y Rubashov. En 1937, cuando Scholem publicó "Mitzvah ha-ba'ah b'averah" ("Redención por el pecado"), el artículo seminal que se convirtió en su monumental biografía, le dio a su viejo amigo una copia con una inscripción maliciosa: "Al último Shabbtai-Zvinik Zalman Rubashov / De parte un herético creyente y leal admirador (ma'amin kofer v'ohev ne'eman)". En su blog, Assaf señaló que en yiddish la expresión Shabbtai-Zvinik - "Sabbateano" - también significa "hipócrita".

Shazar era todo lo contrario. En una visita de estado a los Estados Unidos en 1966, fue a Brooklyn para ver el Rebbe de Lubavitch (Chabad). Las críticas israelíes se sucedieron: “Esto era algo impropio. Es el Rebbe quien debe acercarse al presidente”. No entendieron que el Shazar no ortodoxo era en el fondo un nostálgico Chabadnik, fiel a sus raíces. Sirvió en el gobierno en dos legislaturas de cinco años, hasta mayo de 1973, y murió el año siguiente. Scholem entregó un tributo al shloshim: "En cierto sentido, fue la tragedia personal de Shazar el que no pudiera cumplir su destino como historiador... El erudito estudioso y el estadista dentro de él se esforzaron por vivir juntos, pero no pudo encontrar el equilibrio y el compromiso".

Lo encontré solo una vez, en Balfour Street, pero nos permitimos diferir. Al hojear los estudios sabbateanos del tercer presidente de Israel, recuerdo a su mentor, Simon Dubnow, quien escribió en 1893: "Recordamos los acontecimientos del pasado a la gente, no solo a un puñado de arqueólogos y numismáticos. Trabajamos por el autoconocimiento nacional, no por nuestra propia diversión intelectual". Algunos historiadores lo hacen mejor en las páginas de los libros, otros en el escenario de la historia judía.

Labels: ,

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home