Saturday, May 12, 2018

Cómo los israelíes ven el mundo - Yossi Klein Halevi - NYTimes



En 2002, cuando gran parte de la comunidad internacional criticaba severamente a Israel por su dura respuesta militar a la ola de atentados suicidas palestinos conocida como la Segunda Intifada, el secretario general de las Naciones Unidas Kofi Annan se preguntó con retórica exasperación: "¿Puede Israel tener razón y el resto del mundo eestar equivocado?"

La mayoría de los israelíes seguramente habrían respondido: por supuesto.

Después de todo, solo dos años antes, Israel había ofrecido retirarse de prácticamente toda Cisjordania y Gaza. A cambio, recibió la peor ola de terrorismo en su historia. Esta narrativa israelí de por qué el proceso de paz fracasó transformó la política de Israel durante una generación, lo que llevó al colapso casi total de la izquierda como una fuerza política viable. Mientras tanto, gran parte del mundo ignoró la obstinada propuesta de Israel y continuó criticando al estado judío por la continua ocupación que había tratado de terminar.

Hoy, los israelíes estamos experimentando otro momento de desconexión radical con gran parte de la opinión mundial.

Todos los viernes durante las últimas semanas, el grupo islámico Hamas ha movilizado a decenas de miles de manifestantes que se han embarcado en una "Marcha de retorno" hacia Israel. El objetivo inicial es destruir la valla y cruzar la frontera internacionalmente reconocida de Israel. El objetivo a largo plazo es destruir demográficamente el estado de mayoría judía a través de un "retorno" de los descendientes de refugiados palestinos de la guerra de 1948.

En respuesta, Israel ha utilizado fuego vivo contra los manifestantes más violentos, matando a unos 40 e hiriendo a más de mil en el último mes de protestas.

Israel ha sido condenado ferozmente por funcionarios de las Naciones Unidas, líderes europeos y organizaciones de derechos humanos, que insisten en que las Fuerzas de Defensa de Israel están, una vez más, recurriendo a una fuerza desproporcionada. Pero para los israelíes, las manifestaciones semanales - que están acompañadas de bombas incendiarias y cometas ardiendo enviadas a los campos israelíes y los avances de pequeños grupos de miembros de Hamas en territorio israelí - son una amenaza intolerable.

Los israelíes ven estas manifestaciones como parte de un ataque más amplio que incluye continuos intentos, a lo largo de cada frontera, de penetrar las defensas del país, ya sea a través de túneles desde Gaza, oleadas periódicas de misiles y cohetes disparados desde Gaza y Líbano y, lo más preocupante de todo, amenazas de la creciente presencia militar iraní en Siria. Esos ataques forman parte de un plan iraní cada vez más exitoso para rodear las fronteras de Israel con lo que el Líder Supremo de Irán, Ali Khamenei, ha llamado "el anillo de oro en la cadena de resistencia".

Mientras que el mundo ve imágenes que confirman que el estado judío es el Goliat de la región, muchos de nosotros consideramos a nuestro país como un Goliath y David simultáneamente. En nuestro conflicto con los palestinos, somos el poder abrumador. Pero en nuestro conflicto con gran parte del mundos árabe y musulmán, somos vulnerables. Israel ha sido el menos favorecido en el pasado. Y si disminuimos nuestro estado de alerta, podríamos volver a estarlo. La presencia de enclaves terroristas en casi todas las fronteras de Israel ayuda a explicar la determinación del IDF a la hora de evitar que los manifestantes intenten romper la valla fronteriza.

Pero esa postura resuelta crea otra amenaza estratégica para Israel. Las mismas tácticas que nos mantienen relativamente seguros en una de las regiones más peligrosas del mundo están minando nuestra credibilidad moral en el extranjero. Así pues, éste es el dilema de Israel: ¿puede mantener su disuasión en el Oriente Medio sin socavar fatalmente su posición en Occidente?

Uno de los momentos más bajos en la desconexión israelí con la opinión mundial ocurrió en 2010, cuando el barco turco Mavi Marmara intentó romper el bloqueo marítimo israelí de Gaza. Los comandos israelíes que abordaron el barco fueron atacados y en la escaramuza que siguió, 10 activistas islamistas fueron asesinados y varias decenas de heridos, junto con 10 soldados israelíes también heridos. Israel argumentó que hacer cumplir su bloqueo marítimo era esencial para impedir que los misiles iraníes llegaran a Hamas. Además, insistió Israel, sus soldados estaban en peligro de muerte por pasajeros armados. Pero el consenso internacional contra Israel fue devastador: Israel había matado a trabajadores de ayuda humanitaria supuestamente pacíficos, y su bloqueo contra Gaza era un crimen de guerra.

Un año después, las Naciones Unidas dieron a conocer los sorprendentes resultados de su investigación sobre el incidente. Si bien culpó a Israel por el "uso excesivo de la fuerza", reconoció que los soldados se enfrentaron a una violencia organizada. Lo más sorprendente de todo es que la investigación apoyó el derecho de Israel a abordar el barco e imponer el bloqueo como actos de legítima defensa coherentes con el derecho internacional, la primera vez en la memoria que las Naciones Unidas habían mantenido una posición israelí.

Sin embargo, hoy esos hallazgos casi se olvidan por completo, e Israel una vez más es acusado de mantener un bloqueo inmoral de Gaza.

La disonancia moral entre Israel y la comunidad internacional sólo refuerza a una derecha dura israelí que sostiene, en las palabras de una antigua canción de Israel, que “todo el mundo está contra nosotros”. Quizás sea una impresión israelí desproporcionada, pero por ejemplo, el hecho de que Israel sea criticado en los foros de las Naciones Unidas con más frecuencia que todos los demás países del mundo combinados, refuerza esa mentalidad aislacionista. Cuando los críticos de Israel trivializan las amenazas a las fronteras de Israel tildándolas de "manifestaciones pacíficas", los israelíes concluyen que la opinión mundial es obtusa u hostil. El resultado es un rechazo de cualquier crítica.

Por el contrario, cuando los israelíes sienten una voluntad en la comunidad internacional de considerar sus preocupaciones, tienden a responder con mayor apertura a las críticas morales desde el exterior. El proceso de paz de Oslo nació en parte debido a una atmósfera cambiante hacia Israel a principios de la década de 1990, cuando el colapso de la Unión Soviética, que había liderado la campaña diplomática contra Israel, dio como resultado que numerosos países establecieran relaciones con el Estado judío.

La promesa del Estado de Israel al pueblo judío era terminar con su otredad aparentemente eterna y restaurarlo dentro de la comunidad de naciones. Parte de permanecer fieles a esa visión es prestar atención a las advertencias de los extraños, especialmente de los amigos, y no retirarse en un amargo aislamiento. Pero no menos importante para el cumplimiento de la promesa de Israel es garantizar que quienes pretenden destruirlo no puedan violar sus fronteras. Cómo equilibrar esos dos imperativos define el desafío al que se enfrenta hoy Israel.

Labels:

0 Comments:

Post a Comment

Links to this post:

Create a Link

<< Home